Carlos Pérez Caseiras: “Los dobles grados son una de las propuestas más atractivas de la USJ para el futuro”

Pérez Caseiras es el rector de la Universidad San Jorge

Carlos Pérez Caseiras nació en Jaca en 1964. Es doctor Ingeniero Industrial por la Universidad de Zaragoza y allí ha sido profesor por muchos años, concretamente en el Centro Politécnico Superior (CPS). Ha pasado también por el sector privado y asegura que eso le ha servido para conocer de cerca el mundo empresarial y poder aplicarlo después al frente de una institución privada: la Universidad San Jorge.

Es rector desde 2009, cuando la Universidad apenas contaba con cuatro años. Este 2019 ha cumplido una década en el cargo y, en retrospectiva, ve florecer los frutos de su trabajo con una oferta académica que se consolida, nuevas apuestas formativas y un número creciente de alumnos.

Considera que los valores que hacen diferente a la USJ son su marcada internacionalización, la atención individualizada al alumno y poder formar, no solo en profesiones, sino también en valores.

Pregunta.– Usted se formó en la Universidad de Zaragoza y ha desarrollado allí gran parte de su trayectoria profesional, ¿qué le lleva a la universidad privada?
Respuesta.- Después de un periodo como profesor en la Universidad de Zaragoza, di el salto al sector privado, donde trabajé como ingeniero. El presidente del Patronato de la Universidad San Jorge me ofreció la posibilidad de ser rector años después y me pareció una oportunidad. Creo que un perfil que aúna conocimiento del entorno universitario y del sector profesional es muy valioso, porque se acusa normalmente a las universidades de vivir aisladas en una torre de marfil. Las personas que podemos aportar desde ambos ámbitos, creo que podemos servir a la institución de una forma muy interesante.

Según Caseiras, la USJ tiene una marcada vocación de internacionalización

P.– ¿Cree que existe una competencia entre UZ y USJ que se manifiesta en la duplicidad de grados?
R.- No creo que la palabra competencia sea la más apropiada en este caso. El hecho de que Aragón tenga dos universidades es bueno para todos; que haya titulaciones que se ofrezcan en la Universidad de Zaragoza y en la Universidad San Jorge permite que los estudiantes puedan elegir. Las polémicas del pasado basadas en que la oferta de la USJ podía hacer daño a los campus de Huesca o de Teruel han demostrado no ser ciertas. No ha existido ningún tipo de incidencia sobre la Universidad de Zaragoza.

P.- Lleva al frente de la institución desde 2009, diez años, los mismos que cumple Aragón Universidad. ¿Qué balance hace de todo este tiempo? ¿Ha logrado ese rodaje que prometía cuando fue elegido rector?
R.– La USJ ha experimentado un cambio muy importante. Cuando yo accedí a la responsabilidad de rector, la universidad era muy joven, apenas tenía cuatro años. Una década después, la oferta de titulaciones se ha consolidado en nuestros tres ámbitos (Comunicación y Ciencias Sociales, Arquitectura e Ingeniería y Ciencias de la Salud) con 16 Grados, aproximadamente 2.200 estudiantes y una comunidad creciente de egresados. Así que enfocamos el futuro de una forma optimista.

P.- ¿Qué sería lo más destacado de la oferta formativa de la USJ?
R.– Primero, que nuestros Grados tienen una marcada vocación de ayudar a los estudiantes a dar el salto al entorno profesional. Nos preocupan mucho las tasas de empleabilidad de los estudiantes. Otro elemento que nos diferencia es la dimensión internacional. Tenemos una política lingüística en virtud de la cual todos los estudiantes reciben una parte del Grado en inglés y también fomentamos la movilidad. Además, le damos una extraordinaria importancia a la docencia. Queremos profesores que realmente les transmitan a los estudiantes el amor por su disciplina y que dejen huella en ellos.

P.- Además del objetivo de formar a buenos profesionales, también quieren formar a buenas personas, ¿lo consiguen?
R.- La USJ tiene una doble faceta: no solo nos conformamos con formar a excelentes periodistas, abogados o enfermeros, sino que aspiramos a formar personas con criterio para enfrentarse a los dilemas éticos de su vida profesional. Forma parte de nuestra identidad como institución, una identidad inspirada en el humanismo cristiano. Pero no podemos evaluarlo de forma directa.

Cuando hablo con empleadores que han contratado a estudiantes de la USJ y me dicen que no solo son personas que se desempeñan correctamente en su profesión, sino que además tienen un elemento diferencial centrado en los valores, eso es lo que más me llena de satisfacción.

P.- ¿Qué objetivos se ha marcado la Universidad San Jorge para el nuevo curso académico?
R.- Estamos creciendo en número de estudiantes y aunque no haya sido un año de grandes novedades en ofertas de Grado, sí estamos preparando nuevas ofertas de Máster para los próximos años. A mi juicio, lo que más peso puede ganar son los dobles Grados. Este año hemos iniciado la doble titulación de Educación Infantil y Educación Primaria, pero existen de ADE con Derecho o de Ingeniería Informática y Diseño y Desarrollo de Videojuegos. Creo que son las propuestas más atractivas para el futuro.

Las tres ramas que abarca la USJ son Comunicación y Ciencias Sociales, Arquitectura y Tecnología y Ciencias de la Salud

P.- ¿Cómo prepara la USJ a sus alumnos para acceder al mercado laboral?
R.- Como he mencionado, ponemos especial énfasis en la internacionalización y en la cercanía al entorno profesional, pero también nos esforzamos porque sea un elemento diferencial la atención personalizada al alumno. Tenemos un tamaño más reducido que otras universidades, con grupos más reducidos, y los tutores pueden trabajar individualmente con cada uno de ellos. Desde el principio se les acompaña a conseguir sus objetivos pero también se les asesora en la dimensión internacional o en la actividad profesional. Creo que el cuidado del alumno es uno de nuestros rasgos diferenciadores en cuanto a preparación del estudiante.

P.- A veces se habla de “titulitis” en el mercado laboral español; para trabajar en determinado sitio es necesario tener esto o aquello, pero luego hay jóvenes que acumulan másteres e idiomas y están en paro o en trabajos de baja cualificación. ¿Cree que se está desmereciendo la valía de las nuevas generaciones?
R.- Es verdad que se habla de titulitis, es verdad que, en nuestro país, hay veces que los títulos tienen un valor que a lo mejor no se corresponde con el contenido o la utilidad. Pero no debemos exclusivamente ver la formación universitaria desde una perspectiva utilitarista. Tú puedes hacer unos estudios que a lo mejor no son los que te ofrecen la mejor perspectiva profesional, pero la formación universitaria tiene valor por sí misma. Las universidades nos esforzamos porque no sea solo la perspectiva utilitarista la que cuenta, sino también la dimensión de experiencia, que es muy importante.

P.- Este año han estrenado “Connecta Talento”, un programa que potencia las aptitudes de los alumnos con mayor proyección, ¿en qué consiste?
R.- Connecta Talento es un programa derivado de USJ Connecta, una feria de empleo que acerca a empresas y estudiantes. Con Connecta Talento, a un conjunto de estudiantes -los más motivados o que tienen más vocación- se les ofrece la posibilidad de tener un mentor personal desde primeros cursos. Este mentor es un directivo o directiva de empresas que tienen acuerdos con la universidad o de otras pymes aragonesas con gran proyección.

¿Qué hace el mentor con el estudiante? Le aconseja en su itinerario académico, le integra dentro de la empresa, le ayuda a labrarse una orientación que encaje con sus capacidades. Los estudiantes lo agradecen porque, muchas veces, les entra el agobio de “¿¡qué voy a hacer!?” en el último semestre de carrera. Intentamos revertir eso.

Caseiras no cree en la competencia con la Universidad de Zaragoza, ya que las polémicas “duplicidades” han demostrado no ser ciertas

P.- ¿Y cómo está siendo la experiencia?
R.- Muy positiva. El año pasado empezamos con un grupo de unos 20 o 30 estudiantes de distintos Grados y se han empezado ya a hacer las primeras actividades y reuniones con los mentores. Los estudiantes tienen que invertir un poco de su tiempo, lógicamente, pero lo ven de forma muy grata. Y también los empleadores, que tienen posibilidad de conocer personas que a lo mejor en el futuro trabajan en sus organizaciones, y que les aportan un soplo de aire fresco. Así que la experiencia es extraordinariamente positiva.

P.– También hay cabida este año para alumnos sénior, ¿qué puede contar del Diploma Sénior USJ en Cultura y Civilización Contemporáneas?
R.- Esta es de las últimas incorporaciones a la oferta formativa de la USJ. Está dirigida a personas mayores de 50 años y consta de tres cursos que abordan temas del ámbito de nuestra universidad, es decir, Humanidades, Salud y Tecnología. Hemos intentado que sea más dinámico y, aparte de clases magistrales y conferencias, tiene talleres, actividades prácticas y visitas.

Lo presentamos en sociedad a final del curso pasado con una cierta inquietud, puesto que era la primera vez que hacíamos algo así. Pero tengo que decir que dos días después hubo que cerrar el cupo de plazas porque ya habíamos cubierto todas nuestras expectativas. El curso comienza a final del mes de octubre y tenemos muchas esperanzas en que sea todo un éxito.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies