La leyenda de la Dolores, más viva que nunca tras 200 años de historia

Esta iniciativa está organizada por la asociación El Juglar y el Ayuntamiento de Calatayud

Calatayud ya ha alcanzado una nueva edición de la Dolores rememorando el 200º aniversario de su nacimiento. Un viaje en el tiempo a través de una recreación histórica que invita a bilbilitanos y visitantes a retroceder al siglo XIX. Tres días en los que rememorar la riqueza cultural de la época, basada en el periodo histórico en el que vivió el conocido personaje de la Dolores.

“La Dolores, un viaje en el tiempo” ha bajado el telón de su IV edición con una gran afluencia de público. Una edición que llamó la atención por las novedades en su programación como el Club de Vino Warsage, desarrollado junto a la Denominación de Origen de Calatayud, o el espectáculo de circo y burlesque para adultos a cargo de DeKolores. Otra de las sorpresas fue el espectáculo de Raúl Viela, un guitarrista oscense que dio un repaso por la música clásica del XIX hasta 1900. Sin embargo, la estrella de la edición fue la ya tradicional obra teatral “El Diario de La Dolores” que congregó a más de 1.000 personas en la plaza de España, agotando todos los asientos disponibles.

Esta iniciativa está organizada por la asociación El Juglar junto al departamento de Cultura del Ayuntamiento de Calatayud. El proyecto persigue poner en valor la figura de la Dolores y todo el patrimonio cultural bilbilitano del siglo XIX, desde recreaciones históricas, artesanía de la época y música folclórica entre otras. Más de 20 asociaciones y agrupaciones de Calatayud han participado desde el pasado viernes 20 al domingo 22 realizando los distintos actos.

Además, otro de los objetivos del proyecto es recuperar el tradicional mercado de productores locales agroalimentarios situado en la plaza de España, centro del casco histórico de la ciudad. El fin último es poder decirle a todo el que visite Calatayud que: “si vas a Calatayud, no olvides preguntarnos por la Dolores”.

Durante el fin de semana, bilbilitanos y visitantes pudieron disfrutar de teatro en la calle y otras obras más breves como “Clase de Labores”, la recreación de una escuela de niñas del siglo XIX. Otra de las novedades de esta edición, la recreación del bautizo de Dolores Peinador, tendrá que esperar al año que viene ya que fue cancelado por la lluvia, al igual que la demostración de elaboración de sogas y “la banda en desfile”.

A pesar de la amenaza del temporal, el casco histórico de Calatayud congregó a centenares de personas que pasearon por su mercado decimonónico, teniendo especial acogida los espectáculos de jota de la Rondalla Bilbilitana, grupo de jotas Virgen de la Peña y la II Carrera de Bicicletas Antiguas.

Reza en su letra: “Si vas a Calatayud / pregunta por la Dolores; / que una copla la mató / de vergüenza y sinsabores…”. Acerca de este personaje femenino circula una interminable leyenda que, del teatro, saltó al cine, partiendo de un supuesto suceso en el que la maña en cuestión salía malparada.

El proyecto pone en valor la figura de la Dolores y todo el patrimonio cultural bilbilitano del siglo XIX

La leyenda

Muchas personas conocen la leyenda de la Dolores, la copla y su “fama”, pero ¿qué lleva a todo un pueblo a apodar a una mujer “amiga de hacer favores”? Según el Señor Ciego, en todos los pueblos cuecen habas, y Calatayud no va a ser diferente, porque “los motes se han puesto de toda la vida”, según él.

Nacida en 1839, Dolores es una muchacha joven que vive en Calatayud. Trabaja en el mesón de su tía Mari ya que su padre la abandonó cuando era pequeña al fallecer su madre. A Doña Marimanto no hay detalle que se le escape, como que Olimpia llega tarde a trabajar, que Jerónimo siempre tiene segundas intenciones y que Esteban, el andaluz que ronda a su sobrina, no es de fiar. Aunque en el mesón de tía Mari, la verdadera protagonista es la música.

El Diario de la Dolores es una comedia teatral de enredo que lanza una crítica a la sociedad del siglo XIX a través del humor y la historia de una muchacha normal de un pueblo de Aragón. No es un musical, pero cuenta con música en directo y la puesta en escena de canciones originales compuestas para la propia obra.

Grupos recreacionistas y comerciantes

Parte del casco histórico de Calatayud estuvo ocupado por un mercado de época, recreando en la misma plaza de España el antiguo mercado organizado por comerciantes de la zona. En esta edición de 2019, hubo diversas actividades en las que únicamente grupos recreacionistas y personas con el atuendo adecuado a la época pudieron participar.

Se recrea el siglo XIX a partir de 1839, que es el año en el que Dolores cumplió 20 años y contrajo matrimonio en secreto. Las vestimentas varían en función del periodo del siglo XIX que se represente, por lo que se permite cierta flexibilidad. La moda campesina aragonesa del siglo XIX no varió mucho, ya que los ropajes son similares a los del traje regional.

Calatayud fue una ciudad de paso de soldados, importantes personajes y grandes mercaderes por situarse en un punto estratégico entre Madrid y Barcelona. Es por ello que se podía ver en sus calles personajes más pudientes, soldados, visitantes de otras ciudades e incluso algún ilustre.

La Carrera de Bicicletas Antiguas es otro de los atractivos de esta cita

Este mercado de época se recreó con la promoción de diferentes productos agroalimentarios que se elaboran en el entorno de la Comarca como frutas y hortalizas, y productos manufacturados derivados de los mismos como mermeladas, aceite, o vino.

Programación

La recreación arrancó el viernes por la tarde con la inauguración del mercado decimonónico y la apertura del Club Warsage, en el Casino Bilbilitano, donde se recreó un club de vino burgués. Esta actividad, en colaboración con la Denominación de Origen Calatayud, ha contado con un espectáculo de burlesque y una actuación de guitarra el sábado a la misma hora.

Este año se rememora el 200º aniversario del nacimiento de Dolores Peinador, la mujer detrás de la leyenda, y para conmemorarlo se ha recreado la ceremonia de su bautizo a través de una comedia teatral, el domingo en la ermita de Nuestra Señora del Buen Parto (plaza del Olivo).

El sábado por la tarde tuvo lugar la representación teatral El Diario de la Dolores, con música en directo a cargo de El Juglar, en la plaza de España. Otro de los puntos novedosos que se suman a este proyecto es la recuperación a nivel visual de los locales de la Rúa. Conferencias, animaciones musicales, talleres infantiles, un paseo en bicicletas clásicas, entre muchas otras actividades.

Calatayud ya ha comenzado la cuenta atrás para la V edición de “La Dolores, un viaje en el tiempo”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies