La depuradora de Maella entra en funcionamiento

La obra fue adjudicada en 2017 por un importe de 2.044.604 euros

Con la puesta en marcha de la depuradora de Maella, el Instituto Aragonés del Agua alcanza el objetivo de depurar las aguas de todas las localidades con una carga contaminante superior a los 2.000 habitantes equivalentes, en la provincia de Zaragoza. La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Maella se ha diseñado para una media de 900 metros cúbicos de entrada de agua al día, con una capacidad para 3.675 habitantes equivalentes y un tratamiento intensivo de las aguas residuales.

La obra fue adjudicada en 2017 a la empresa FCC Aqualia por un importe de 2.044.604 euros. Las próximas depuradoras en entrar en funcionamiento serán la de Calaceite y Mazaleón en la provincia de Teruel, cuya finalización está prevista para principios de 2020 y a continuación se pondrán en marcha las EDAR de Más de las Matas y Castellote.

Asimismo, en el Pirineo oscense, se encuentran en licitación y próximos a su adjudicación los contratos de obras correspondientes a las depuradoras de Formigal-Sallent de Gállego, Ansó y Hecho-Siresa. En diciembre de 2018, el Consejo de Gobierno adoptó el acuerdo de promover el impulso a las obras pendientes de depuración en el Pirineo a través de dos vías: mediante la ejecución directa de las obras que darán servicio a las 19 aglomeraciones urbanas más importantes, en el periodo 2019-2024, por un importe de 74 millones de euros y mediante convocatorias de subvenciones para las pequeñas EDAR, por debajo de los 1000 habitantes equivalentes, con un importe de 43 millones de euros para el periodo 2019-2026.

Sobre las obras ejecutadas por el Gobierno de Aragón a lo largo de la legislatura pasada cabe destacar la finalización de las obras de la zona 10A en Teruel, con la puesta en marcha de las depuradoras de Beceite, Cretas, La Fresneda, Valderrobres y Peñarroya de Tastavins. Así como de las de la zona tres de Huesca oriental (Benabarre, Castejón de Sos, Castillonroy, Esplús, Fonz, Salas Antas-Salas Bajas, Altorricón, Berbegal, Peralta de Alcofea, San Esteban de Litera, El Grado, Almunia de San Juan, Estadilla, la ampliación de Tamarite de la Litera y los colectores de Albelda, Alcampell y Tamarite.

Además, gracias a la entrada en funcionamiento en 2017 de la EDAR de Utebo, que da servicio conjuntamente a Utebo, Sobradiel, Pinseque, La Joyosa, Torres de Berrellén, así como a los barrios zaragozanos de Garrapinillos, Casetas y Villarrapa, se resolvió el único incumplimiento que tenía Aragón por encima de los 15.000 habitantes equivalentes.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
La Guardia Civil interviene 390 kilos de setas que no reunían las condiciones sanitarias pertinentes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies