Los agricultores alertan de incrementos del 600% en el precio de la fruta respecto a lo que reciben

Desde UAGA han amenazado con hacer movilizaciones ante una problemática que "no se puede sostener"

El sector de la fruta en Aragón está viviendo una “situación crítica”. Tras seis años de veto ruso, desde UAGA alertan de una “tormenta perfecta” que amenaza con acabar con el modelo de explotaciones familiares. El incremento del precio final respecto a lo que reciben los pequeños agricultores, que en ocasiones pasa de 0,25 a 1,5 euros por kilo, está provocando que muchos profesiones se planteen dejar de producir.

Para la organización agrícola, esta situación podría acabar con un “modelo familiar, cercano y que vertebra el territorio”, con zonas como Calatayud donde “ha habido heladas, pedregadas” y “prácticamente no está habiendo producción”. Su secretario general, José María Alcubierre, ha mantenido que “se están vendiendo a pérdidas”, lo que aboca a un sector “insostenible”.

En este sentido, el corresponsable del sector de la fruta en UAGA, Alberto Ortega, ha expuesto que la fruta es el único sector “que no sabe a qué precio va a salir el producto al mercado”. “Nos están incremento todos los precios y no sabemos nunca cómo vamos a comercializar. Nos encontramos precios vamos y no tenemos referencias sobre qué ingresos vamos a generar. Y después vemos en los supermercados diferencias del 400%”, ha criticado.

Por ello, reclaman que parte de ese diferencial revierta en el productor para “poder pagar un sueldo digno”, ha reconocido otro de los corresponsables del sector, Óscar Moret, ante las dificultades para afrontar la subida del Salario Mínimo Interprofesional. De hecho, esta cuestión ya dificultó las negociaciones con los colectivos para la firma del convenio colectivo del campo en la provincia de Huesca, y está haciendo lo propio con el de Zaragoza, paralizado hasta el mes de septiemre. “Socialmente entiendo que no se comprenda. Queremos que el temporero cobre más, pero necesitamos que se dé valor al producto en origen. Es justo que con un diferencial del 600%, algo revierta en el campo y en los trabajadores”, ha afirmado.

Ante toda esta situación, desde UAGA han amenazado con hacer movilizaciones ante una problemática que “no se puede sostener”. “Se enclavan, ya no en la defensa del sector, sino en la defensa de las explotaciones familiares y del territorio. Las administraciones públicas deben hacer algo, porque la Ley de la Cadena no está funcionando”, ha concluido el secretario general, José María Alcubierre.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Cuatro nuevos buses eléctricos suben al 27% la tasa de vehículos sostenibles de la flota municipal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies