Los niños saharauis concluyen su estancia en Aragón visitando el Palacio de la Aljafería

Estos 146 niños vuelven este lunes con sus familias a los campos de refugiados

Un año más, se acaba el verano y toca despedir a los niños saharauis acogidos durante el verano por las familias aragonesas gracias al programa “Vacaciones en Paz”. Este año han sido 146 los niños que durante dos meses han convivido con distintas familias aragonesas y para conmemorarlo una representación de estos menores –unos 20- han visitado el Palacio de la Aljafería, sede de las Cortes de Aragón.

Allí, estos niños han sido recibidos por el presidente de la Institución, Javier Sada, y una representación de diputados de los distintos grupos que componen el Parlamento. Sada ha querido reiterar el “absoluto apoyo” de las Cortes de Aragón al pueblo saharaui y su derecho a la autodeterminación y se ha felicitado por el ejemplo de solidaridad que dan las familias aragonesas acogiendo a estos jóvenes.

Además, Sada se ha reunido con el representante del pueblo saharaui en Aragón, Sidahmed Darbal, que ha agradecido al Gobierno de Aragón que financie el viaje que realizan todos estos niños desde los campamentos de refugiados de Argelia.

Darbal también ha querido reconocer todas las declaraciones de solidaridad con la causa saharaui emitidas por las instituciones aragonesas ya que suponen una “inyección de moral”. “Aunque estas declaraciones para Marruecos sean papel mojado para nosotros son importantes porque significa que alguien nos escucha y que estamos ahí”, ha matizado.

Marruecos solo entiende el lenguaje de la guerra

El representante de los saharauis en España ha calificado de “complicado bache” la situación del conflicto tras la dimisión de Horst Köhler, expresidente de Alemania, de su cargo como enviado especial de la ONU al Sahara Occidental por motivos de salud.

“Estamos mucho más cerca de la guerra que ayer”, ha señalado Darbal, que cree que el conflicto bélico es el único lenguaje que Marruecos comprende para otorgar al fin la ansiada autodeterminación tras 45 años de lucha.

La piscina, la actividad favorita de los niños

Estos 146 niños, de edades comprendidas entre los 8 y 13 años, además de ser recibidos por los representantes de las instituciones aragonesas han podido evadirse durante dos meses de la dura realidad de vivir en un campo de refugiados gracias a la solidaridad de las familias aragonesas.

Pilar Guzmán, una de estas “madres de acogida”, ha recalcado que pese a que para muchos de estos menores al principio es “un impacto fuerte”, ya que no han visto jamás cosas como una ducha o una piscina y no hablan ni una sola palabra de español, esta suele ser una experiencia enriquecedora tanto para los niños como para las familias que reciben a estos menores.

La piscina es lo que suele ser lo que más gusta a estos niños. Mayuba, de 13 años, señala la piscina y la visita al Parque de Atracciones como “muy divertidos” y se mostraba emocionada por conocer la Aljafería.

Malakh, que como Mayuba también repite por tercer año visita a tierras aragonesas, también se mostraba entusiasmado con la piscina. “Hemos estado en la playa y en la montaña. Pero lo que más me ha gustado ha sido conocer Zaragoza y la piscina”, ha afirmado.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
La capital aragonesa registra uno de los veranos más calurosos con 39 “noches tropicales”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies