La nueva ordenanza de accesibilidad beneficiará a discapacitados físicos, psíquicos y sensoriales

El alcalde ha visitado el trabajo que realiza la fundación DFA

El Ayuntamiento de Zaragoza creará un grupo de trabajo para modificar la ordenanza de la accesibilidad para que la norma recoja derechos reconocidos y no solo para personas con discapacidades físicas, sino también para las personas con capacidades especiales en lo sensorial e intelectual. El objetivo es que este grupo de trabajo comience a funcionar este mismo mes de septiembre para que Zaragoza se convierta en una “referencia nacional”.

Y es que, tal y como ha recordado Azcón, la ordenanza municipal sobre accesibilidad de Zaragoza data del 2003 y, desde entonces, ha lamentado, los avances en materia de movilidad y tecnología, no solo en cuanto a las barreras físicas, sino también en las sensoriales, “han sido muy significativos y, sin embargo, no se han visto reflejados en la normativa”.

Azcón ha hecho hincapié en la importancia de que el Ayuntamiento haga un esfuerzo “muy importante” para ejecutar las partidas presupuestarias destinadas a reducir barreras arquitectónicas porque, según ha criticado el alcalde, el anterior gobierno, de una partida de unos 2,4 millones destinados a reducir estas barreras, 1,2 han quedado sin invertirse. Además, se ha pasado de una partida de 2,6 millones en 2017 a 390.000 euros en 2019, aunque también es cierto, ha dicho, que de estos 390.000 euros ya hay 315.000 ejecutados.

Y para conseguir que la capital aragonesa se convierta en una referencia nacional en esta materia, ha dicho Azcón, además, “hay que trabajar de forma conjunta con las entidades que día a día sufren y saben cuáles son los problemas reales”.

El alcalde de Zaragoza ha visitado en profundidad el trabajo que realiza DFA. Una entidad que lleva más de 40 años cuidando a personas con discapacidad en la capital aragonesa. En concreto, la residencia de San Fernando lleva desde 2003 prestando un “magnífico servicio” a casi 80 usuarios que “son atendidos profesionalmente por otros tantos trabajadores”.

Por su parte, la presidenta de DFA, Marta Valencia, ha acogido con gran satisfacción la propuesta del alcalde respecto a esta nueva ordenanza porque “lo que queremos es poder decidir por nosotros mismos por dónde ir, sin depender de si las aceras son estrechas o no están rebajados los bordillos”. Aunque se ha avanzado mucho, ha reconocido Valencia, “todavía falta mucho”.

Zaragoza a cota cero 

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha dejado claro que su intención no es eliminar el plan de cota cero en la ciudad, sino que lo que quiere es que las partidas presupuestarias destinadas a arreglar las calles y reducir barreras arquitectónicas “se gasten exactamente en eso, y no en ese plan, porque son cosas distintas”.

El objetivo del nuevo gobierno PP-Cs ha remarcado Azcón es que para las calles que, de manera conjunta con el Departamento de Movilidad e Infraestructuras, se decida que sean de cota cero, “se creen partidas presupuestarias específicas para ellas” y que las partidas globales destinadas al mantenimiento de aceras o reducir barreras “se destinen exclusivamente a eso, porque si otra forma, dejamos sin mantener aceras y eso también perjudica a las personas con movilidad reducida”.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Azcón dice que no subirá impuestos ni reducirá servicios pese al “boquete” heredado de la izquierda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies