Comienza el derribo del centro San Martín de Porres que traerá “un futuro lleno de oportunidades”

Está previsto que la obras del nuevo colegio finalicen en el plazo de un año

Tras casi 80 años de historia, el centro de Educación Especial de San Martín de Porres del zaragozano barrio de Torrero ha comenzado a derribarse este lunes. Con ello, la entidad dedicada a la discapacidad intelectual Atades pretende levantar en el mismo lugar uno nuevo, con la visión puesta en mejorar exponencialmente el servicio que ofrece a sus usuarios.

La directora del colegio San Antonio de Atades -al que acudirán los del San Martín de Porres este curso-, Ana Lozano, ha participado en este memorable día, en el que Atades inicia una apasionante etapa en la que incorporará la última tecnología y nuevas técnicas de rehabilitación y aprendizaje a la etapa educativa de los 120 alumnos con los que contaba hasta ahora y los 30 del de San Antonio, una vez esté terminado.

“Para nosotros la construcción de este nuevo colegio supone un reto apasionante y poder vislumbrar un futuro lleno de proyectos y oportunidades”, ha señalado Lozano, quien se ha mostrado rotunda al asegurar que “mejorará la calidad de vida y de enseñanza” de los alumnos. “Será un referente nacional en educación especial”, añadía, gracias a sus punteras instalaciones, completamente adaptadas a las necesidades de los alumnos.

Todo ello podrá implementarse, entre otros motivos, porque casi cuadruplicará su espacio de atención –de los 1.598 metros cuadrados actuales a 5.449-. Este aumento permitirá instalar una piscina cubierta climatizada con servicios de hidroterapia, un aula multisensiorial o una residencia con diez plazas. “Esta nueva residencia es fundamental para incluir programas de respiro familiar”, ha remarcado Lozano, ya que muchos de los alumnos del centro son de fuera de la capital.

Algo más de un año de obra

“Entre demoler completamente y desescombrar calculamos que costará alrededor de tres semana”, ha afirmado el jefe de obra encargado del proyecto, Francisco Javier Royo, que calcula que, una vez termine esta primera fase, el plazo de construcción del nuevo colegio será de un año.

Los 120 alumnos que hasta ahora acudían a él se trasladarán el próximo curso al colegio San Antonio, ubicado en el barrio de Miralbueno de Zaragoza, que alberga a otros 30 jóvenes. Una vez terminado el nuevo centro, todos ellos disfrutarán de las mejoras que supondrá el nuevo centro.

La inversión total asciende a 7,5 millones de euros, que ha asumido Atades en su totalidad gracias a financiación bancaria y una intensiva campaña de recogida de fondos.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Vueling se fija en el talento digital de Zaragoza para seguir avanzando en innovación tecnológica

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies