El Ciclo Internacional de Órgano de Torreciudad celebra 25 años abriendose a la música del siglo XXI

Esther Ciudad y Juanjo Guillem darán el pistoletazo de salida el próximo 9 de agosto

Un verano más, y ya van 25, el Órgano de Torreciudad vuelve a llenar de música la Comarca de La Ribagorza. El majestuoso instrumento de más de 4.000 tubos vuelve a ser protagonista de este Ciclo Internacional acompañado por diversos instrumentos como las flautas, los violines, la percusión o diversos instrumentos étnicos.

Buscando repetir el éxito de la edición del pasado año 2018, donde más de 1.600 personas visitaron el santuario de Torreciudad para deleitarse con la música liturgica, los organizadores han elaborado una programación que abarca temas desde el s. XIII hasta el s. XXI.

Los cuatro conciertos programados, que tendrán lugar los viernes 9,16,23 y 30 de agosto a las 19.00 horas, acogerán a nombres tan celebres como el organista libanés Naji Hakim, la organista titular de Torreciudad, Maite Aranzabal -que estará acompañada del flautista José Menéndez- o un concierto de la organista vasca Loreto Aramendi que actuará junto al violinista Pedro Miguel Aguinaga y el musicólogo argenitino Pablo Mezzelani, experto en instrumentos étnicos.

Un ejemplo de esta apertura a nuevas músicas es el concierto que dará el pistoletazo de salida a esta vigesimo quinta edición del Ciclo Internacional de Órgano. La organista ejeana Esther Ciudad estará acompañada por el percursionista Juanjo Guillem, que con sus gongs y su carrillón de campanas promete crear un espectáculo “grandioso”. Tal y como explicaba la organista titular de Torreciudad, Maite Aranzabal, todo el repertorio de este concierto está elaborado por compositores del S.XXI.

Un escenario privilegiado

“Lo perfecto del escenario del Torreciudad es que tiene un órgano enorme que te permite tocar todo el repertorio”, ha señalado el organista de la Basílica del Pilar, Juan San Martín, que señala como factor clave la acústica y la cercanía entre la consola del órgano y las gradas donde se coloca el público.

El Ciclo, además, también tiene la pretensión de convertirse en un dinamizador cultural de la Comarca de la Ribagorza. Tal y como ha aclarado el director de Comunicación de Torreciudad, José Alfonso Arregui, aunque el santuario tiene una vocación cristiana los asuntos mundanos no le son ajenos y sienten preocupación por temas como la dinamización del entorno social, respeto por el medio ambiente o el impulso cultural.

“Hemos conseguido un público fiel, que se mantiene y que sirve para divulgar el nombre de Aragón en el exterior”, ha señalado Arregui.

Este ciclo de conciertos cuenta con la colaboración de la Fundación Caja Rural de Aragón. Tal y como ha remarcado el director de la Fundación, José Antonio Artigas, este tipo de actividades son “cruciales” para acercar la cultura al medio rural.

 

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
“Corteo” protagoniza la vuelta del Circo del Sol a Zaragoza bajo la imaginación de un payaso

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies