Javier Casas: “Las farmacias comunitarias podrían ser los centros de atención de salud del futuro”

Javier Casas es el director general de Aliance Healthcare España

Alliance Healthcare  España es una de las compañías más valiosas afincadas en suelo aragonés. Desde su nacimiento, exactamente hace 100 años en Zaragoza, la empresa fue trazando los capítulos de su historia desde todos los rincones del planeta. Hoy,  forma parte del grupo empresarial Walgreens Boots Alliance, que no solo cuenta con una plantilla mundial de más de 400.000 empleados, sino que se ha consagrado como la cadena de farmacias más fuerte de EEUU, siendo uno de los 36 grupos más importantes a nivel global. Su actividad central es la distribución y fabricación de productos farmacéuticos, además de coordinar los ensayos clínicos realizados alrededor de los cinco continentes.

A pesar de formar parte de un gigante empresarial -con NIF americano- que cotiza en el mismísimo Dow Jones, los orígenes aragoneses de Alliance Healthcare España braman hoy más que nunca con redobles de admiración entre las personas que conforman el equipo. Su propio director, Javier Casas, rinde bajo estas líneas tributo a una biografía empresarial que comenzó con el entusiasmo de un modesto grupo de farmacéuticos preocupados por la salud de la ciudadanía, y que, pasando por un sinfín de fases y actividades, vertebra desde Zaragoza una firme apuesta de futuro.

Pregunta.- La compañía se fundó en 1919 y no ha parado hasta ahora. Háblenos sobre los orígenes de la empresa.
Respuesta.- Es una historia muy larga, pero en noviembre de 1919 se fundó Aliance Healthcare, procedente de la antigua Safa. En su momento se trató de un grupo de farmacéuticos que -tras las grandes enfermedades de finales de 1890- tuvieron inquietudes por la salud de la ciudadanía. Capitaneados todos ellos por Ramón Bosqued, que había participado activamente en el cuidado de la salud aragonesa, se decidió dotar a los farmacéuticos de herramientas más rápidas, fiables, en forma de distribución y acceso a la medicación y las fórmulas necesarias para mantener la salud de las personas. Fueron todos ellos quienes pusieron la semilla de lo que hoy es Aliance Healthcare. Nos sentimos muy orgullosos, porque somos un caso de éxito digno de admiración.

P.- La garantía de salud es uno de los principales objetivos de la humanidad. Hoy son proveedor global para la industria farmacéutica…
R.- Sí, en el año 1995 empezamos a formar parte de un grupo que es hoy el más grande en salud y belleza a nivel mundial. Primero fuimos adquiridos los farmacéuticos aragoneses, vendiendo el 25% al grupo francés Alliance Santé, que se dedicaba principalmente a la distribución farmacéutica. Fruto de varias alianzas, pasamos después a ser ingleses -con la unión a Boots, que es la principal cadena de farmacias de Reino Unido-. Y, desde hace poco más de una década, somos americanos, perteneciendo a Walgreens, que es la principal cadena de farmacias de EEUU. Lo curioso de todo esto es que el consejo de este conglomerado (que cotiza en el Dow Jones y es una de las 36 empresas más grandes del mundo) sigue conformándose por el matrimonio originario que se dedicó a fundar y comprar distintas empresas de distribución por Europa. Dentro de la red estamos nosotros, España, perteneciendo a un grupo en el que trabajan 425.000 personas directamente por todo el mundo.

La sede social del grupo se encuentra en Zaragoza

P.- Y dentro de esa diversidad, ¿cómo definiría su misión? ¿Qué es realmente Alliance Healthcare?
R.- Por enlazar con la historia del centenario, el grupo ha pasado por mil fases, haciendo de todo. En un primer momento vendíamos desde fotografía a, por ejemplo, las famosas pastillas “Safa” contra la tos. Eso sí, toda la actividad se englobaba dentro del entorno de la salud y el cuidado del paciente. A lo largo del tiempo, siempre se ha mantenido como core de negocio la distribución, pero se han ido creando áreas ligadas a la industria farmacéutica. Ahora mismo tenemos nueve empresas que llevan distintas labores a cabo, donde el grueso del beneficio final proviene en un 50% de esa distribución. El resto es de productos propios. Pertenecen a nosotros, por ejemplo, los laboratorios de genéricos (Almus). También fabricamos productos como geles, jabones o tiritas que pueden encontrarse en farmacias. Somos asimismo gestores de ensayos clínicos. En ese sentido, tenemos un centro de excelencia mundial en Tarrasa que gestiona la logística de los ensayos clínicos que se producen en todo el mundo.

P.- Y en Zaragoza tienen su sede social…
R.- Bueno, Zaragoza seguirá siendo el centro. Está y estará aquí. Realmente nos sentimos muy orgullosos de nuestro origen. De hecho, todos los actos del centenario giran en torno a ese ADN aragonés.

P.- Ha desplegado ese amplísimo catálogo de actividades y productos. ¿También albergan políticas de RSC?
R.- Las políticas de Responsabilidad Social se enmarcan alrededor de todo lo que hacemos. Ya teníamos filosofía propia, pero, al pasar a ser empresa americana, esto se acrecienta y potencia más todavía. Tenemos muy interiorizado nuestro lema principal: es tan importante “lo que haces” que el “cómo lo haces”, pues “no todo vale”. Por ejemplo, si yo presento para aprobación una inversión cualquiera, como la ampliación de un almacén, tendrá la misma relevancia ese proyecto que la manera en que esta nueva inversión incida en el entorno: medio ambiente, laboral, clientes, proveedores, etc. Son nuestros pilares. Al final una empresa debe conocer el modo en que sus actividades afectan o influyen en la gente que convive alrededor tuyo.

Alliance Healthcare ofrece una metodología de consulta permanente que permite realizar a las farmacias un seguimiento de la evolución del negocio

P.- Dentro de esa filosofía, ¿plantean rumbo a la digitalización?
R.- La salud es cada vez más digital, por lo que creemos que la digitalización es clave, aunque no el fin, sino el medio. Una empresa debe evolucionar con las herramientas digitales de manera acompasada. Fruto de todo esto, en Zaragoza, un grupo de personas empezaron a desarrollar productos de rasgo digital (a través de Apps o web). Un trabajo que fue impregnando de interés al resto de empresas del grupo. Fueron cinco las personas que crearon “The Software Factory”, que es la empresa de software que tenemos ahora mismo en la capital aragonesa. De cinco pasaron a ser más de cien y ahora todas ellas trabajan por todo el mundo desarrollando las capacidades digitales de las distintas actividades que lleva a cabo el grupo en su conjunto.

P.- Y en cuanto a la evolución derivada de esa revolución, ¿cómo espera el futuro de la compañía?
R.- Convirtiendo la farmacia comunitaria en un centro de atención de salud. Creemos que la época de “dispensar” ha quedado a un lado, ya sea por los recortes en salud o la demanda de auto-cuidado de pacientes. Todo ello nos lleva a evolucionar. La farmacia y su capilaridad deben ser vistas por pacientes y consumidores como un centro de salud adicional a los tradicionales, conectando las necesidades del paciente con el farmacéutico y su sabiduría. Entonces, nosotros y nuestros partners tratamos de desarrollar conjuntamente los Join Business Plan o estrategias de negocio para hacer que el paciente nos vea como un valor para su salud. Dentro de 10 años todo estará más interconectado, será todo más accesible, pero creo que la relación personal con el farmacéutico de confianza y el paciente en momentos críticos es el gran valor añadido que queremos potenciar.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
El gasto por hogar en Aragón supera los 28.700 euros y alcanza su mejor nivel desde 2008

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies