Mis sobrinos están locos por jugar a los videojuegos y se han vuelto insociables. A sus padres se les ha ido de la mano, pero no me quiero meter…

Los videojuegos tienen tantos inconvenientes como beneficios en la educación. Pueden contribuir al aprendizaje de los niños siempre que sean adecuados y se utilicen con moderación.

Se puede ser un buen tío sin necesidad de interferir en las normas o en la educación que los padres le están inculcando, y una forma de hacerlo es dando ejemplo y, por tanto, siendo una positiva referencia para ellos. Los tíos tenéis que ser el amigo adulto que un niño necesita.

Mi consejo: como tía no debes entrometerte en la educación que un padre ha decidido dar a sus hijos, pero sí puedes interesarte por sus intereses y darles consejos.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies