El Justicia sugiere “controlar” la producción de estiércol para frenar la contaminación de los ríos

El porcino intensivo lleva cinco años creciendo a un ritmo de 6.000 cabezas semanales en Aragón

El Justicia de Aragón, Ángel Dolado, visitó recientemente la localidad altoaragonesa de Fonz, donde pudo palpar la “problemática” surgida de la actividad de producción y gestión de estiércoles derivados de las explotaciones de porcino en la zona. Allí, la institución recibió una queja a través de la que la localidad denunciaba que la proliferación “desmesurada y descontrolada” de dicha actividad conllevaba un “agravamiento” de la contaminación de medio centenar de ríos y acuíferos de la cuenca del Ebro por los nitratos empelados para el abono. Bajo el pretexto de “preservar el medioambiente”, la institución ha recomendado la aprobación del Plan de Inspección y Control de las actividades de producción y gestión de estiércoles y residuos orgánicos, a cargo del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón.

El porcino intensivo lleva cinco años creciendo a un ritmo de 6000 cabezas semanales en Aragón. Sólo en Huesca, se engordan más cerdos que en toda Andalucía, más que entre Extremadura y Castilla-La Mancha juntas. Entre las zonas contaminadas se encontrarían “auténticas joyas” como la laguna de Gallocanta o el propio Delta. Por ello, desde Fonz interpelaron al Justicia para requerirle “dar un paso adelante” en la defensa del medio rural. Asimismo, se solicitó una moratoria para nuevas explotaciones y ampliaciones de ganadería industrial, para que permita “una ordenación del territorio” que actualmente, “no existe en nuestra Comunidad Autónoma.”

Plan de inspección y controles de actividad

Tras resolverse admitir a trámite dicha queja se dirigieron diferentes escritos a los Departamentos de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Sanidad, Presidencia y Economía Industria y Empleo, con la finalidad de recabar información. Vistas las competencias de las diferentes administraciones y las explicaciones que estas nos ha transmitido, desde esta Institución se quiere hacer hincapié en la importancia de la aprobación del Plan de Inspección y Control de las actividades de producción y gestión de estiércoles y residuos orgánicos por parte del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, que tiene las competencias de agricultura, ganadería y medio ambiente.

Dada la importancia de la materia, la preservación del medio ambiente y los valores paisajísticos de muchas localidades, el agua ya sea de riego o de suministro de boca, sus fuentes y acuíferos, los ríos y lagunas, y la salud de los trabajadores del sector, debería el Gobierno de Aragón publicar todas la actuaciones realizadas y sus resultados, para general conocimiento y comprobación por parte de la población del cumplimiento de la normativa, y de la ausencia de contaminación de las aguas y medio ambiente. El objetivo de la Administración, a juicio de esta Institución, debería ser reducir la contaminación de las aguas por nitratos procedentes tanto de explotaciones ganaderas como de la agricultura, hasta si es posible que sea imperceptible en los análisis de agua.

Cumplimiento de normas y fomento el desarrollo sostenible 

De la ejecución del Plan de Inspección y Control, la institución alega que debería intentar acreditarse el “cumplimiento de la aplicación de los purines en las parcelas y en las dosis precisas autorizadas que eviten cualquier tipo de contaminación”. Y para el supuesto de que no se pudieran cumplir los objetivos de empezar a reducir la contaminación de los acuíferos, fuentes y ríos por causa de los nitratos de los purines, en ese caso, el Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, que tiene las competencias sobre medio ambiente, debería valorar la necesidad de aprobar una moratoria en la concesión de autorizaciones de explotaciones ganaderas del sector porcino en los municipios que tengan sus acuíferos y fuentes contaminados por nitratos.

Por otro lado, las directrices emanadas del Decreto 94/2019 permiten a los ayuntamientos a regular las distancias entre explotaciones y casco urbano, pero en muchas ocasiones las presiones de grandes grupos económicos dificultan a pequeños ayuntamientos ejercer sus políticas de prevención, como el Justicia Dolado tuvo oportunidad de comprobar en su reciente visita a la localidad de Fonz, donde su alcalde le expuso el riesgo de saturación y contaminación de sus recursos hídricos a la luz de las solicitudes de instalación de explotaciones ganaderas en su término.

El Justicia quiere hacer un especial llamamiento a instituciones y ciudadanía en general a concienciarse de la necesidad de “promover un desarrollo sostenible real”, que compagine y equilibre el crecimiento económico con el respeto al medio ambiente y especialmente a un recurso “tan escaso como el agua”.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Aragón se prepara para un fin de semana en el que regresa el calor

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies