Las auxiliares de educación especial piden que los llamamientos se hagan vía web y no por teléfono

El 80% de este colectivo se encuentra en situación de interinidad

Ante las puertas del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón se han concentrado este jueves varias decenas de personas. Son las auxiliares de educación especial, que piden mejoras en sus condiciones laborales y exigen que la administración cumpla su promesa de anunciar por internet las plazas para el próximo curso, y no llamando por teléfono.

Tener que estar pendientes de una llamada cuando ya ha comenzado el verano supone una gran desventaja para estas profesoras. “Igual estás dándote un baño en la playa y no puedes despegarte más de cinco minutos del móvil por si te llaman”, explica Marisa Casas, una de las afectadas. Asegura que cuando las llaman les dan apenas unos minutos para decidir si quieren la plaza, y que no reciben precisamente un trato cordial. “Y si no lo coges, pasan al siguiente”, lamenta.

El colectivo, compuesto en un 95% por mujeres, cree que el Departamento de Educación debería haber publicitado las plazas con la información conveniente sobre centros y horarios para que todo el mundo tuviese conocimiento previo de ello, pero no ha sido así. Critican la falta de transparencia en este proceso, así como que el 80% de la plantilla sea interina. “Y dentro de ese 80%, el 80% están contratadas a tiempo parcial, por lo tanto es una precariedad al cuadrado”, esgrime el responsable del Personal de Servicios Educativos de la Federación de Enseñanza de CCOO, Jorge Tabuenca.

Jornadas parciales e indefinición 

Desde el sindicato denuncian que existan jornadas de 15 y 20 horas y que se esté contratando “a la carta” según las necesidades del centro. “No puede ser que un lunes te pongan horario de 9.00 a 11.00 y el martes de 16.00 a 17.00 horas, porque así lo quiere el centro”, se queja Tabuenca. Algunas acaban haciendo más horas ya que las requieren también para cubrir el servicio de comedor, por ejemplo.

A día de hoy, no conocen bien cuál es el cometido de un auxiliar de educación especial, puesto que hay una falta de definición del concepto, que piden que el Gobierno de Aragón aclare. “No sabemos qué funciones tenemos y en los colegios tampoco lo saben. Queremos que nos digan qué tipo de profesionales quieren que seamos”, exige Tabuenca, para lo que es necesario cumplir con un acuerdo de reclasificación profesional que sí existe en otras Comunidades Autónomas.

Por eso, muchas veces se encuentran perdidas cuando llegan a un centro porque tienen que conocer sus horarios, sus condiciones, su espacio de trabajo y sus alumnos, todo el primer día de colegio. Esto se solventaría extendiendo la contratación desde el 1 de septiembre hasta el 30 de junio. Porque además eso influye en las vacaciones, que tampoco pueden elegir libremente y que muchas veces tienen que tomar en días lectivos. “Esto genera un conflicto porque los centros piden directamente a las familias de estos alumnos que no vayan a clase porque la persona que trabaja con ellos y que los cuida no va a estar ese día”, declara Tabuenca.

Piden también poder acceder a las ayudas de acción social que el Gobierno autonómico dispone para los trabajadores públicos y a las que ahora no tienen acceso. Aseguran que seguirán reclamando mejoras laborales, mientras tres cuartas partes del personal sea provisional.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies