Un estudio europeo coordinado por la UZ detecta antibióticos en 24 ríos de la cuenca del Ebro

Las cantidades encontradas en ningún caso suponen un riesgo para el ser humano
Las cantidades encontradas en ningún caso suponen un riesgo para el ser humano

Hasta 24 de los 25 ríos analizados en todo el valle del Ebro y el sur de Francia contienen partículas de antibióticos en sus aguas. Es el resultado del proyecto europeo Outbiotics, coordinado por la Universidad de Zaragoza, que relaciona esta situación con la presencia de explotaciones ganaderas cercanas a los cauces de los ríos. Sin embargo, el estudio también incide en que las cantidades encontradas son muy bajas y no suponen, por el momento, ningún riesgo conocido para el ser humano.

“Lo relevante es que hay antibióticos, pocos pero hay”, ha explicado el catedrático emérito de Química Analítica de la UZ y coordinador de Outbiotics, Juan Ramón Castillo. Para el investigador, estos resultados son “un indicador de algo que en una proyección a muchos años podría ser un problema preocupante”.

Además de estudiar la situación de los ríos, el proyecto tiene como objetivo desarrollar y aplicar tecnologías innovadoras que reduzcan la presencia de antibióticos en las aguas naturales, así como encontrar también una solución alternativa para el uso de estos fármacos en las explotaciones ganaderas, en especial a las porcinas y avícolas, las más relacionadas con la presencia de antibióticos en los ríos según el estudio.

Como ha explicado el propio Castillo, España es el país con más antibióticos vendidos destinados a un uso ganadero. Además, la zona del valle de Ebro y el sur de Francia supone el 35% de la producción porcina de ambos países, lo que se convierte en un factor más de riesgo para los ríos aragoneses. Solo el río Aragón Subordán, afluente del Aragón, arrojó resultados completamente negativos durante el análisis de sus aguas.

Con estos resultados, Outbiotics ha concluido su primera fase de análisis, y comenzará a trabajar ahora con los resultados obtenidos. Se trata de una iniciativa confinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) en la que participan tres grupos de investigación de la UZ junto a otros de la Universidad de Navarra, Lérida, y Pau (Francia), además de las empresas Laboratorios Enosan, Nilsa y PSI.

Seis tipos de antibióticos

En concreto, en las muestras de agua de los ríos se han detectado hasta seis grupos de antibióticos: fluoroquinolonas, macrólidos, sulfonamidas, lincosamidas, tetraciclinas y beta-lactamas. Juan Ramón Castillo ha recordado que hace apenas nueve años, un estudio similar no detectó ninguna de ellas en las mismas aguas, pero lo achaca a las técnicas analíticas de última generación que han conseguido utilizar en este nuevo análisis.

Con todo, Castillo ha incidido en hacer un llamamiento a la tranquilidad y ha remarcado que no las cantidades encontradas no permiten hablar de “ríos contaminados”. “Lo digo así de tajante, no hay ríos contaminados por antibióticos”, ha finalizado.

Print Friendly, PDF & Email
Las cantidades encontradas en ningún caso suponen un riesgo para el ser humano

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies