Javier Sada: “En cuanto a derechos y libertades, no voy a ser nada tibio”

Sada apela a la cordura" de todas las formaciones para proponer al candidato

El socialista Javier Sada ha sido veinte años alcalde de Ateca (1991-2011) y ocho años portavoz del grupo del PSOE en las Cortes (2011-2019). Con este largo bagaje, ha asumido la Presidencia de las Cortes de Aragón, segunda institución de la Comunidad, de la que demuestra en esta entrevista tener muy claro cuál es su papel ahora.

En el hemiciclo, su máxima será la de mantener un perfil bajo, ya que considera que es el conductor del debate pero no el protagonista. Reconoce que le costará porque en sus años de parlamentario ha sido uno de los que más han mostrado su carácter. “Me gusta la vehemencia en política porque significa que nos creemos lo que decimos”, asegura, y reconoce que “a veces será difícil estar al otro lado de la barrera, pero no habrá ningún problema en que yo modere los debates aunque yo no sea muy moderado a veces”.

Eso sí, no dejará pasar las acciones que atenten contra derechos y libertades. “Tengo la obligación de exigir su cumplimiento, Y no voy a ser nada tibio”, según sus palabras .

Unos de sus principales objetivos es ser el embajador de la institución : “El presidente de las Cortes donde menos debe de estar es en el Parlamento”, remarca, porque se considera el encargado de que la ciudadanía conozca la importancia que tiene en sus vidas lo que allí sucede día a día.

Al nuevo presidente de las Cortes le gusta la vehemencia en política “porque significa que nos creemos lo que decimos”

Pregunta.- Sus primeras palabras como presidente fueron más allá de denunciar la violencia de género. Se refirió a la tergiversación de esta problemática. Ahora es el defensor de los debates parlamentarios, pero parece tener muy claro que hay cosas que no son debatibles.
Respuesta.- Evidentemente. Se ha avanzado mucho en la lucha contra esta gran lacra como para que se empiece a dar pasos hacia atrás de forma sibilina, como es cambiarle el nombre. Eso es esconder la realidad. Son asesinatos machistas y no tienen otra posible denominación. Combatir la violencia de género debe ser prioridad absoluta porque más de mil mujeres asesinadas es un dato escalofriantes.

P.- Es Vox el partido que ha conseguido cambiar en Andalucía el nombre del teléfono de atención a la violencia de género por el de intrafamiliar ¿Ha recibido alguna crítica por el hecho de que su primer mensaje como presidente vaya claramente dirigido hacia un partido?
R.- No me metí con ningún partido y hay cuestiones en las que no se puede estar de perfil bajo. Represento a una institución donde está la representatividad de la ciudadanía aragonesa y conviene dejar las cosas claras. Hay cuestiones con las que no se puede andar a medias tintas. No me meteré con cuestiones partidistas porque represento a todos, pero, desde luego, en temas de derechos y libertades, de los que tengo la obligación de exigir su cumplimiento, no voy a ser nada tibio.

P.- Usted mismo lo reconoce, tiene carácter, además de una voz profunda que impone. ¿Ha pensado en que igual va a tener que hacer yoga o algo parecido para ser totalmente ecuánime cuando salten las chispas de nuevo?
R.- Soy vehemente y me gusta la vehemencia en política porque significa que nos creemos lo que decimos. Hay veces que, si no se utiliza, parece que estamos actuando y eso es malo para la imagen de la política. A la vez, creo que siempre he tenido gran capacidad de negociación y acercamiento. De hecho, esta legislatura, que parecía imposible con siete grupos, ha sido cuando más leyes se han aprobado y se ha hecho de forma muy consensuada.

Su intención es acercarse a la ciudadanía porque “el presidente de las Cortes donde menos debe de estar es en el Parlamento”

A veces será difícil estar en el otro lado de la barrera, pero no habrá ningún problema en que yo modere los debates aunque yo no sea muy moderado a veces.

P.- Pero es que usted ha sido el encargado de defender a su grupo en decenas de trifulcas, casi todas con el PP. Igual los populares no lo consideraban un buen candidato.
R.- Nos conocemos suficientemente todos y sabemos que una cosa es la vehemencia y otra la relación y la cercanía que hemos tenido. De hecho, si me han planteado esa cuestión ha sido en todo de broma.

P.- Su predecesora, Violeta Barba, eliminó gastos que considera superfluos. Si no recuerdo mal, ordenó la venta de un coche oficial blindado en desuso, y creo que la eliminación de un puesto de confianza asociado a Presidencia. ¿Tiene en mente alguna iniciativa de este tipo?
R.- Yo creo que tampoco fue así exactamente. La realidad es que menos gente en el gabinete no se puede tener. Los medios que se tienen es para usarlos y yo hago entre 60.000 y 70.000 kilómetros al año. Además, pienso moverme mucho, porque el presidente de las Cortes donde menos debe de estar es en el Parlamento. Hay que abrirlo a los ciudadanos pero también salir hacia fuera. Pienso visitar mucho el territorio para que se conozca lo que hacemos.

P.- En su última comparecencia en una presentación de un evento cultural, Barba dijo que espera que esta legislatura pueda salir adelante su propuesta de hacer un festival en el foso. No pudo ser entonces por división de la Mesa. ¿Qué opina sobre abrir este peculiar espacio al aire libre?
R.- En su momento no se nos presentó una propuesta clara y concreta. Hace muchos años se vienen haciendo actividades culturales en la Aljafería y en los últimos años se incrementaron y eso es bueno. Es un edificio impresionante, simbólico y muy importante en la historia de Aragón por lo que es bueno utilizarlo para actividades culturales. Mantendré la inmensa mayoría de cuestiones que se habían consensuado y no haré nada sin un máximo consenso.

P.- Entonces, ¿considera que Barba, con el festival del foso, no trabajó por buscar el consenso?
R.- Sé que plantearé cosas que no tengan el consenso. Eso pasa muchas veces y tampoco hay que asustarse por ello. Lo que sí dice en favor de ella es que, una vez visto que no había consenso, no lo hizo. Una posición que es la correcta en un presidente de las Cortes.

P.- Otra acción puesta en marcha por Barba fue reclamar la deuda que la DGA con las Cortes, que asciende según sus cálculos a 24 millones. ¿Continuará con ello también?
R.- Hubo un momento de crisis económica en que desde las Cortes lo correcto era que hiciéramos un esfuerzo para que el dinero fuera a los ciudadanos. Antes de tener nosotros un excedente presupuestario, es mejor que se destine a cuestiones de educación, sanidad o servicios sociales. No voy a presionar porque tampoco es una barbaridad. Si que, conforme vaya mejorando la situación económica, reclamaremos poco a poco alguna parte de esa deuda para hacer más actividades.

P.- La participación ciudadana también ha avanzado mucho estos cuatro años. Los mimbres, con el nuevo reglamento de 2017 y la renovada web, parecen estar listos. ¿La labor de la institución ya está acabada en este sentido?
R.- No. Ese es el gran reto que hay ahora. Fui el coordinador de la ponencia para la elaboración del nuevo reglamento y quiero ponerlo en valor. Conseguir una modificación tan ambiciosa, de forma consensuada era complicado y todos hicimos un esfuerzo impresionante. Los mimbres están, pero ahora hay que facilitar que se conozcan y que los ciudadanos sepan utilizar las herramientas. Creo que ese es el gran reto de esta legislatura.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies