Elegir un adecuado protector solar, fundamental para evitar posteriores enfermedades

En 2018 se registraron 722 nuevos casos de cáncer de piel en Aragón

Escoger el protector solar no es fácil, sobre todo porque en muchas ocasiones se desconoce qué tipo de protección es necesaria y sobre todo cómo usarla. Con la llegada del verano y las altas temperaturas, las estanterías se llenan de todo tipo de protectores solares, sin embargo, según el Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, la mayoría de los aragoneses no usa correctamente estos productos derivando, en el peor de los casos, en cáncer de piel.

Según el último barómetro del Observatorio de la Asociación Española contra el Cáncer con datos de 2018, en Aragón se registraron 722 nuevos casos de cáncer de piel. Este tipo de cáncer es el quinto más repetido en la Comunidad, siendo Zaragoza la provincia con más casos, con 496, seguida de Huesca, que registró 133 y Teruel 93. Una enfermedad que se da más en los hombres, con 467 aragoneses diagnosticados, frente a ellas, que fueron 255 nuevas.

La detección precoz de este tipo de cáncer, antes de que se haya extendido o invadido en profundidad, es fundamental

Por edades, el grupo de edad que más casos registró fueron los mayores de 75, con 558 casos, seguidos del grupo 70-44, con 77 casos así como la franja 65-69 años que registró 41. Sin embargo, respecto a la mortalidad este tipo de cáncer desciende hasta la posición 18 con 30 aragoneses fallecidos en 2018, 25 de ellos en Zaragoza, tres en Huesca y dos en Teruel. Mortalidad que, a la par que su detección, se sitúa en edades elevadas ya que doce de los 30 fallecidos tenían más de 75 años.

Detección precoz

La detección precoz de este tipo de cáncer, antes de que se haya extendido o invadido en profundidad es fundamental ya que se podrá realizar un tratamiento más eficaz y menos agresivo.

Para ello, el presidente de la Asociación Española contra el Cáncer en Zaragoza, José Luis Ansó, ha reconocido la importancia de realizar una revisión anual de la piel por parte de un dermatólogo. “Determinará y hará un seguimiento de lunares, marcas de nacimiento o áreas pigmentadas anormales”, ha afirmado. Antes de llegar a este paso, una buena opción es una autoexploración de la piel.

La conocida regla del “Abcde” puede ayudar a distinguir un lunar normal de un melanoma. A de asimetría, es decir, que la mitad de un lunar no es igual que la otra mitad; B de bordes irregulares, desiguales, borrosos o dentados; C de color, los más peligrosos son los rojos, blancos y azules sobre lesiones de color negro; D de diámetro, cuando el lunar mide más de seis milímetros o aumenta de tamaño y E de evolución: si el lunar experimenta cambios en cuanto a tamaño o forma.

Es necesario protegerse del sol cuando salimos de casa en el día a día

Detección vs. prevención 

Sin embargo, “mejor que la detección precoz es sin duda la prevención”, ha defendido el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, Ramón Jordán. “El sol no es peligroso, es bueno, pero hay que tomarlo con protección y seguridad”, ha dicho poniendo de ejemplo un informe de la Academia de Dermatología en el que “el 3% de las personas no sabe que una quemadura puede ser un factor de riesgo para el posterior desarrollo de un cáncer de piel”. “Por lo tanto: protección y prevención”, ha sentenciado Jordán.

“A nivel general, el 40% de las cánceres se pueden prevenir, el de piel es fácilmente evitable aplicándose la crema correctamente y en el momento adecuado”, ha explicado el presidente de la AECC en Zaragoza, José Luis Ansó. Un tipo de cáncer, ha explicado Ansó, que “pasa desapercibido, pero las cifras hablan por sí solas. Con el sol no se juega”, ha concluido Ansó.

Recomendaciones

“El sol tiene sus beneficios y lo debemos saber así, ayuda a la síntesis de la vitamina D, que es buen para nuestros huesos a la par que nos aporta felicidad y un estado d confort, pero esto no significa que no debamos protegernos del sol”, ha explicado la vocal del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza, Virginia Barrau.

Un punto a tener en cuenta que no suele ser tan evidente es la protección UV y UVA. Los rayos UVA están presentes durante todo el año e incluso en los días nubosos, esta radiación compone el 95% de la radiación ultravioleta que llegan a la superficie de la piel. Atraviesan las nubes, el cristal y la epidermis; al contrario que la radiación UVB, es indolora y puede penetrar muy profundo en la piel hasta llegar a las células de la dermis. Como producen radicales libres, pueden alterar las células a largo plazo y provocar foto envejecimiento, enfermedades de pigmentación y desarrollo de cánceres de piel.

Sin embargo, la radiación UVB constituye el 5% de la radiación ultravioleta que llega a la Tierra. Tiene mucha energía y las nubes o el cristal pueden frenarla; puede penetrar en la epidermis. Es la responsable del bronceado, pero también de las quemaduras, de las reacciones alérgicas y de los cánceres de piel. Es por tanto importante que se proteja la piel tanto de la radiación UVA como de la UVB.

La radiación UVB constituye el 5% de la radiación ultravioleta que llega a la Tierra

El tipo de piel es un factor muy importante. “Hay que tener en cuenta sobre todo en pieles especiales como la rosácea, dermatitis atópica o dermatitis seborreica, así como las personas que están en un tratamiento oncológico que tendrán que protegerse del sol de una manera más especial, no servirá cualquier factor de protección solar”, ha explicado Barrau.

La mayoría de las persona reutilizan los productos solares de un año a otro. “Es muy importante renovar los productos solares del año pasado ya que su efectividad baja muchísimo y no es lo mismo una crema hidratante que nos hidrate un poco menos que un factor de protección solar que no proteja bien del sol”, ha expuesto la vocal. “Es como si nos vamos de vacaciones y nuestro coche no ha pasado la ITV, estamos poniendo en riesgo nuestra salud y la de la familia, por eso la importancia de cada año adquirir nuevos productos de protección solar”, ha añadido.

Las nubes engañan y aunque esté nublado hay que protegerse del sol. “La radiación solar traspasa tanto las nubes como los cristales, por ello aquellas personas que conducen tienen que protegerse del sol porque el cristal no consigue parar todas las radiaciones que perjudican la piel y que pueden producir cáncer de piel”, ha recalcado.

Hay dos cosas que se siguen haciendo mal: no protegerse del sol cuando salimos de casa en el día a día y creer que la sombra protege. “La radiación rebota en el suelo y nos incide. Así que ni el paseo nos protege del sol ni la sombra es un protector solar”, ha reconocido Virginia Borrau.

Otro error muy común es aplicar la loción anti mosquitos y el protector solar al mismo tiempo. “Se recomienda aplicar primero el protector y pasados 30 minutos el anti mosquitos, sino perderán su efecto”, ha concluido la vocal del Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza.

Como conclusión, Barrau ha recordado las recomendaciones que “en teoría sabemos todos pero todavía se ven en las piscinas”. “No hay que exponerse al sol en horas punteras como son de 12.00 a 17.00 horas y mucho cuidado con los pequeños y mayores ya que se deshidratan fácilmente”. Como consejo para los próximos días los profesionales han coincidido en que “lo mejor es quedarse en casa en las horas centrales, beber gran cantidad de agua aunque no se tenga sed e ir a la piscina fuera del horario central”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies