«John Wick: Capítulo 3 – Parabellum»: Prepara la guerra

Hace dos años que vi las 2 primeras entregas de la saga de John Wick, y las he vuelto a ver antes de este tercer capítulo, ya que me gustaron bastante, y quería tenerlas muy recientes antes de ir al estreno de este “Parabellum”.

Este antihéroe, interpretado magníficamente por Keanu Reeves, se pasaba los dos capítulos atrapado en un ciclo creciente de violencia del que siempre estaba intentando huir, y acababa el segundo capítulo cometiendo un crimen dentro del Hotel Continental, lo que prometía desatar una guerra y una caza del hombre nunca antes vistas; Keanu Reeves, John Wick, Baba Yaga, El hombre del saco…. iba a enfrentarse a la guerra, para lo que debía prepararse muy bien, y buscar aliados, si quería lograr la paz.

El nombre del tercer capítulo está perfectamente seleccionado, “Parabellum”, ya que, además de ser un tipo de arma y una munición, la famosa 9 mm Parabellum, es parte de un refrán en latín, de Publio Flavio Vegecio, “Si vis pacem, para bellum” que se traduciría como “si quieres la paz, prepárate para la guerra”, que es lo que debe hacer Wick a lo largo de toda la saga.

La acción se inicia exactamente donde acaba la segunda parte, con John Wick expulsado del Continental, con las secuelas de la última batalla, sangrando y huyendo de todos los asesinos en cuanto es excomulgado y despojado de todos los derechos, de todas sus armas (veremos aquí la extrema habilidad de Baba Yaga para utilizar como arma todo lo que hay a su alrededor en el escenario de cada batalla), con su cabeza valorada en 14 Millones. Al quedarse sólo, deberá buscar aliados, para lo que deberá usar todas sus deudas de sangre pendientes, y se enfrentará a todas las hordas de asesinos que podamos imaginar, así como a la misma Alta Mesa.

Las primeras escenas de acción son desde este mismo momento clásicos del cine de lucha y acción; la de la biblioteca, la de la tienda de cuchillos, los establos y la persecución a caballo y en motos hacen que en 20 minutos hayamos soltado toda la adrenalina acumulada en 2 años de espera. No sabría destacar algo en concreto, pero la escena de las motos, rodada sin pausas, como si de un salvaje plano secuencia se tratase, es sin duda algo para recordar.

Si en la segunda parte hablábamos de un ballet de sangre, esta tercera es la sinfonía definitiva, un despliegue de acción constante, donde cada paso, cada golpe, cada segundo en cada batalla está perfectamente estudiado, entrenado y ejecutado; si, hay violencia gratuita, disparos en la cabeza, pupilas que desearíamos haber visto en otra situación, pero… la composición es perfecta, con un director que sabe lo que hace, y un intérprete que encaja perfectamente.

Toda la película es acción en estado puro, pero realizado, planificado, rodado e interpretado de una manera que llamaremos “Estilo Stahelski”, está claro que el director bebe del cine asiático de Bruce Lee, de Jackie Chan, John Woo… pero también de los videojuegos de artes marciales, especialmente al primero de todos ellos, Kung Fu Master, al que, los que jugamos infinitas partidas en los años 80, no nos queda más remedio que recordar en las escenas finales de la película, y como vemos a Wick ir subiendo nivel a nivel hasta llegar al Big Boss. Es un homenaje constante al cine asiático, o más que un homenaje, es puro cine asiático en Hollywood.

El guión es de nuevo simple, pero esta parte profundiza más en la Sociedad de asesinos, dándonos más datos de cómo funciona, y dejándonos detalles de la mitología de ese mundo paralelo de violencia. No obstante, y pese a una historia simple de venganza y supervivencia, la película vuelve a elevar el nivel de la saga, y hace que, un servidor, esté contando ya los días para la cuarta entrega.

Los actores y actrices que acompañan a Reeves en “Parabellum” están muy bien; tanto los que repiten, como Ian McShane, Lawrence Fishburne (quizás el más flojo) ó Lance Reddick; como los nuevos, la elección de resucitar a un mito del serie B de acción de los 90 como Mark Dacascos, la elegante aparición de Anjelica Huston, la impactante aparición de Jerome Flynn (Juego de Tronos), la enigmática Juez de la Mesa, interpretada por la televisiva Asia Kate Dillon (Billions), y sobre todo, el contrapunto femenino de Baba Yaga, Sofía, a la que da vida una espectacular Halle Berry, la que por cierto rueda sus escenas de acción y entrena personalmente a los perros que la acompañan en todo momento, hacen de Parabellum una joya del cine de acción a disfrutar en cada segundo.

www.habladecine.com

LO MEJOR: Además de por supuesto todas las escenas de acción, que 200 muertos después, la simpleza de la historia sigue atrapando y que lo pasamos en grande.

LO PEOR: Que Keanu podría cambiar de cara en algún momento de la película, aunque esa cara de palo le va que ni pintada al personaje.

VALORACIÓN:

Banda Sonora: 8

Fotografía: 9,5

Interpretación : 8

Dirección: 9

Guión: 6,5

Satisfacción: 9

NOTA FINAL: 8,33

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies