Figueruelas se despide del Mokka tras cinco años y 315.000 unidades

El Rey Felipe VI fue el encargado de inaugurar la producción del Opel Mokka

La planta de Opel en Figueruelas se ha despedido de uno de los cuatro modelos que ensamblaba. De la fábrica zaragozana ha salido este viernes su último Mokka tras cinco años de producción y más de 315.000 unidades. A partir de ahora se diseñará en la planta de PSA en Poissy (Francia), aunque apenas afectará a la industria, que tras el verano recibirá el nuevo Corsa y su versión eléctrica.

La marca alemana, entonces propiedad de General Motors, anunció en julio de 2013 la llegada del Mokka a Figueruelas para hacer frente a la bajada de producción de la fábrica y al éxito del modelo en Europa. Así, se esperaba que se pudiera dar respuesta a la amplia demanda desde uno de los mayores nodos logísticos de Europa.

Ahora, Figueruelas le dice adiós en un contexto completamente distinto. Junto al Corsa, de la planta zaragozana salen el Crossland X y el C3 Aircross, con los que tiene garantizado el futuro de su producción durante los próximos años. Además, la fábrica se va a convertir en todo un referente de la movilidad eléctrica, ya que de Aragón saldrá el primer vehículo 100% eléctrico de PSA y el primero que se ensambla en España.

Durante el pasado 2018, de Figueruelas salieron cerca de 450.000 vehículos y el objetivo es alcanzar la plena capacidad en 2019, es decir, unos 480.000 vehículos, algo que no se logra desde antes de la crisis económica y que se acordó en el convenio colectivo firmado en enero del pasado año.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies