Las empresas aragonesas se comprometen con la salud

El ISSLA ha dispuesto cuestionarios en su web para que la empresas evalúen sus prácticas contra amenazas para la salud como el tabaquismo

El Instituto Aragonés de la Seguridad y Salud Laboral (ISSLA) ha puesto en marcha la Red Aragonesa de Empresas Saludables (RAES), un organismo que pretende reconocer a las entidades aragonesas que han demostrado en su estructura y sus prácticas un compromiso con la salud de sus trabajadores. Por el momento, un total de 30 organizaciones, de todos los sectores y tamaños, ya han pasado a formar parte de esta estructura, que mantendrá abierta su adhesión durante todo el año.

El objetivo, unir el ámbito laboral con el de la salud, de tal forma que estos nos sean ajenos. De esta relación pueden salir, tal y como explica la directora general de Trabajo del Gobierno de Aragón, Soledad de la Puente, “efectos positivos inmediatos”, como la reducción de la siniestralidad laboral o el absentismo. Y es que las empresas de la RAES se comprometen a que la salud laboral esté presente en todos los organismos de la entidad y sea tenida en cuenta en cualquier decisión empresarial.

A pesar de que esta Red Aragonesa de Empresas Saludables inició su andadura en 2018 con su aprobación por parte del Gobierno de Aragón, no ha sido hasta hace unos días cuando se ha celebrado el primer encuentro con representantes de las 30 empresas integradas.

Una reunión que sirvió para marcar los cauces de cooperación entre todos los participantes, pero también la Administración a través del propio Issla y los Departamentos de Trabajo y Salud Pública. Todos ellos se han comprometido ya a seguir las directrices de la Organización Mundial de la Salud y a continuar impulsando nuevas medidas en los próximos años para mejorar la salud en el trabajo.

De la Puente y Falo dirigieron el primer encuentro de la Red en este mes de mayo

Se trató de primera toma de contacto de lo que espera convertirse en una red fructífera y que, para Soledad de la Puente, permitirá a las empresas “beneficiarse de una serie de experiencias” que de otra forma no podrían llegar a alcanzar por separado.

“Hay que tener en cuenta que el 96% de las empresas aragonesas son pequeñas o muy pequeñas y en este sentido necesitamos a las de mayor tamaño para que se produzca un efecto de contagio”, explicaba de la Puente durante la primera jornada de la RAES, llamando a estas entidades de mayor tamaño a sumarse también al proyecto.

Gente sana en organizaciones sanas

Entre las directrices que las empresas pertenecientes a la RAES se han comprometido a impulsar en su propia organización, destaca su adhesión a la llamada Declaración de Luxemburgo por la Promoción de la Salud en el Lugar de Trabajo. Un documento europeo que se ha establecido como requisito previo para solicitar la inclusión en la Red.

La principal premisa de esta Declaración es conseguir “gente sana en organizaciones sanas”, a través de la implicación de todos sus miembros para conseguir prevenir y actuar contra posibles riesgos. Una integración de todas las partes que debe también extrapolarse a las diferentes administraciones con las que la Red tenga relación.

Por ello, de la Puente se comprometió también durante la creación de la RAES a “tener una actitud activa, de escucha activa”. “No se trata tanto de curar como de prevenir y en este sentido tenemos un interés común con empresas y trabajadores”, defendió de la Puente.

En esa misma línea, el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, destacó en el primer encuentro de la RAES la coordinación entre las distintas áreas administrativas como una necesidad para que la red “llegue a buen fin” y pueda tener continuidad en el tiempo.

“La salud y el bienestar son motores de crecimiento y es evidente que el ámbito laboral es un determinante de la salud”, reconoce el director general, para quien es “estrictamente necesario” que las propuestas relacionadas con la salud “estén presentes en todas las políticas”, también en las laborales.

Una red abierta y con posibilidad de promoción

Una vez que cualquier empresa se haya comprometido con la Declaración de Luxemburgo, deberá acreditarlo mediante un diploma antes de continuar con el proceso de adhesión a la RAES. Tras hacerlo, podrá ser incluida dentro de la organización si lo desea.

Pero su andadura no finalizará aquí, y la empresa podrá seguir mejorando la salud laboral de sus trabajadores y obteniendo reconocimientos de la RAES por ello. En una siguiente fase, los integrantes de la Red podrán conseguir una medalla de bronce tras acumular dos años manteniendo sus buenas prácticas, acreditadas a través de diferentes cuestionarios dispuestos por el Issla.

Estos cuestionarios pueden realizarse de forma online a través de la propia página del Issla y tienen en cuenta aspectos como la alimentación saludable, el tabaquismo, el estrés o la actividad física de sus trabajadores, así como otros aspectos de bienestar mental o de gestión de enfermedades crónicas.

El objetivo de la Red es unir el mundo de la salud y el laboral para prevenir riesgos

Si una de las empresas consigue acreditar dos años de experiencia y recibe la medalla de bronce, continuará con la siguiente fase para obtener una insignia de plata. Para conseguirla, los integrantes deberán ir un paso más allá y demostrar de forma verificable que han puesto en marcha al menos dos nuevas prácticas saludables dentro de su organización.

Por último, la RAES dispone también de una medalla de oro, o “tendencia a la excelencia”, para las empresas que alcancen el máximo nivel de compromiso con la salud. A ella solo podrán acceder los miembros que dispongan de las dos medallas previas, acrediten al menos seis años de compromiso con la salud laboral y hayan mantenido en ese tiempo las nuevas prácticas puestas en marcha al respecto.

Un proyecto que viene de largo

La creación de la Red Aragonesa de Empresas Saludables es un proyecto que a pesar de su reciente inauguración ya había sido previsto con anterioridad. Su puesta en marcha estaba ya contemplada en la Estrategia Aragonesa de Seguridad y Salud en el Trabajo, en la que se establecía una red encargada de la mejora continua y progresiva de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo.

Esta estrategia contemplaba también que este objetivo debía lograrse mediante la promoción, apoyo y fomento de las de las iniciativas de promoción de la salud dentro de las empresas y destacaba el papel relevante de la Administración para coordinar todo el proceso.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies