José Luis Soro: “Sin CHA podría haber Gobierno de izquierdas pero no aragonesista”

Soro ha calificado de positiva la participación de CHA en el Gobierno

El candidato de Chunta Aragonesista a la Presidencia del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, encara la recta final de la campaña electoral convencido de que su formación será clave “cuantitativa y cualitativamente” tras la próxima cita autonómica con las urnas. El cabeza de lista cree que sin los diputados de CHA la izquierda “no sumará”, y ha defendido que aún en el caso de que pudiera hacerlo, sería un Gobierno “de izquierdas pero no aragonesista”.

Tras haber formado parte del Gobierno durante la pasada legislatura por primera vez en la historia, CHA ha defendido durante esta campaña su labor durante estos cuatros años y espera repetir en el Gobierno. El candidato Soro ha llamado a movilizar el voto de la izquierda para evitar que el PSOE “tenga la tentación de pactar con Ciudadanos” y tiene claro que si lo hiciera, CHA no participaría junto a ellos.

Como principales propuestas, la formación aragonesista basa en la mejora de las infraestructuras su lucha contra la despoblación, y en continuar con las políticas de estos últimos cuatro años para evitar que la derecha “desmantele” la sanidad o la educación. Una situación que según Soro ya se dio durante el Gobierno de PP-PAR hasta 2011.

Pregunta.– Esta ha sido la primera vez que CHA ha estado en el Gobierno de Aragón, ¿qué ha supuesto a la hora de encarar estas elecciones?
Respuesta.- Ha sido un antes y un después. Es la primera vez que nos presentamos ante la ciudadanía con la experiencia de Gobierno y por lo tanto durante esta campaña estamos poniendo en valor lo que hemos hecho estos cuatro años. Cuestiones como desatascar Canfranc, la lucha contra la despoblación, avanzar en el eje Cantábrico-Mediterráneo o las políticas de vivienda.

Pero sobre todo hemos demostrado que es posible gobernar con cercanía, recorriendo el territorio y escuchando a todo el mundo. Hemos demostrado que somos diferentes y que CHA está en política de otra forma.

P.- En las próximas elecciones se espera un escenario muy fragmentado, ¿cómo cree que puede afectarles?
R.- La palabra fragmentación siempre tiene un matiz negativo y solemos usarla como si fuera algo malo. Yo creo que es muy bueno. La sociedad afortunadamente es plural y no es azul o roja, hay muchísimos matices. Es muy positivo que haya un Parlamento plural que refleje esa diversidad.

Soro ha defendido que los diputados de CHA serán determinantes “cuantitativa y cualitativamente”

Esto exige algo importantísimo en democracia que es la negociación y el pacto, y saber que no va a haber una mayoría absoluta y que lo previsible es que el Gobierno dependa de tres partidos es muy bueno para la democracia y para poner en valor el parlamentarismo.

P.- ¿Cree que le puede pasar factura el no haberse presentado a las elecciones generales solo un mes antes de esta cita autonómica?
R.- Fue una decisión complicada. Estábamos preocupadísimos por que la derecha y la extrema derecha pudiera sumar, y de hecho en las generales tuvieron más votos y escaños en Aragón. Planteamos desde CHA que todos los partidos de izquierda fuéramos juntos, pero no fue posible porque el resto no quiso.

Por lo tanto en esa misma dinámica y en coherencia con esa propuesta veíamos que no tenía sentido presentarnos en un contexto que era muy complicado sacar algún diputado. Sabíamos además que habríamos quitado votos a la izquierda, y de hecho el resultado demostró que si nos hubiéramos presentado la probabilidad de sacar un escaño era muy difícil pero el PSOE seguro que hubiera perdido uno y lo habría ganado Ciudadanos. Por lo tanto yo creo que es una decisión que se ha entendido perfectamente y ahora ya nos hemos centrado en nuestro ámbito natural, que son las elecciones autonómicas y municipales.

P.- ¿El objetivo de CHA sería seguir en el próximo Gobierno si las izquierdas suman?
R.- Sin ninguna duda. El objetivo el día 26 es sumar una mayoría parlamentaria de izquierdas que haga posible que haga posible conformar un Gobierno de izquierdas y aragonesistas. Y para eso somos imprescindibles cualitativa y cuantitativamente.

Los votos de nuestros diputados serán imprescindibles porque sin CHA no se sumará. Pero también desde el punto de vista cualitativo, porque sin CHA podría haber un Gobierno de izquierdas pero no de izquierdas y aragonesista. El aragonesismo es la forma de defensa de los servicios públicos, del autogobierno como garantía del Estado de Bienestar o de defender únicamente los intereses de los aragoneses y pensar solo en Aragón.

A lo largo de la campaña, Soro ha destacado el trabajo realizado por el Gobierno PSOE-CHA durante la legislatura

P.- En un escenario postelectoral en el que el PSOE y Ciudadanos pudieran llegar a algún tipo de acuerdo, ¿podría estar ahí también CHA?
R.– No. Se trata de evitar que el PSOE tenga la tentación de pactar con Ciudadanos y para eso hay que conseguir una mayoría de izquierdas en las Cortes de Aragón.

P.- ¿Cuál es su principal propuesta para convencer a los aragoneses?
R.– Se trata simplemente de echar la vista atrás y recordar cómo gobierna la derecha. Lo sufrimos en la anterior legislatura con el PP y el PAR. Sabemos que la derecha desmantela la Sanidad pública mientras establece bonificaciones fiscales para pagar los seguros privados de salud y que se lo pague quien pueda.

Sabemos que la derecha cierra escuelas infantiles y este Gobierno ha mantenido los centros con al menos tres alumnos y también hemos multiplicado por dos los dependientes atendidos por el sistema. Queda muchísimo por hacer, pero quien quiera un Gobierno que siga comprometido con la gente, de justicia social y solidario, quiere un Gobierno de izquierdas y aragonesista.

P.- En materia de vertebración o vivienda, áreas ligadas a la despoblación y en las que CHA ha estado en el Gobierno, ¿se ha quedado algo en el tintero?
R.– En despoblación queda todo por hacer salvo lo más importante que era planificar la estrategia. Lo que hicimos fue invertir muchos meses en un proceso participativo para saber cuáles eran los objetivos. Así establecimos 380 acciones concretas que están recogidas en la Directriz de Política Demográfica contra la Despoblación, que es la hoja de ruta.

Ahora se trata, como ya hemos hecho, de seguir desarrollando esa directriz. En vivienda hemos conseguido garantizar una alternativa habitacional a cualquier persona que sufría un desahucio o hemos impulsado como nunca la rehabilitación o el alquiler a través de ayudas a inquilinos. En infraestructuras es imprescindible que sigamos en el Gobierno para reabrir Canfranc, si vuelven los de siempre a marear la perdiz su reapertura parará en seco. Hemos hecho mucho pero cuatro años es muy poco y necesitamos seguir para culminar los proyectos.

P.– Durante la campaña ha destacado la aprobación de la Ley de derechos y garantías de las personas con discapacidad como un gran logro de esta legislatura. ¿Cree que puede peligrar durante la próxima?
R.– Ese es el gran reto, que no quede en papel mojado. Es una ley absolutamente transversal con medidas en sanidad, educación o empleo. No puede ser que dos de cada diez empleos para personas con discapacidad se queden desiertos o que las familias tengan que adelantar el coste de una silla de ruedas, y todo esto lo garantiza la ley.

Además, desde CHA hemos demostrado también esa visión de plenitud de derechos de las personas con discapacidad con un ejemplo. Estas van a ser las primeras elecciones autonómicas y municipales en las que las personas con discapacidad intelectual van a poder votar y nosotros hemos querido que voten con conocimiento de causa. Hemos hecho una edición de nuestro programa de lectura fácil, con un lenguaje fácil y el apoyo de pictogramas para que todos puedan entender qué es lo que propone CHA.

Soro ha calificado de imprescindible la reapertura del Canfranc

P.- ¿Cómo se financiarían todas estas propuestas electorales si llegan al Gobierno?
R.– No se trata de recaudar más, sino de distribuir mejor la recaudación. Hay que avanzar hacia un sistema tributario progresivo, equitativo y justo. Que pague más quien tiene. Pero esto no lo digo yo, lo dice la Constitución, se trata de que los impuestos cumplan esa función redistributiva de la riqueza, de solidaridad y de justicia social.

Hay una cuestión que cuando la derecha habla de bajar impuestos nunca nombra, y es que hay que acabar con que la gente no pague impuestos. Esa es la mayor lacra que tenemos, la evasión fiscal, y se calcula que en España hay un 20% de economía sumergida. Se trata de pagar impuestos mejor, pero sobre todo de pagarlos todos.

P.- ¿Qué espera de Aragón en los próximos cuatro años?
R.– Quiero un Aragón que se crea a sí mismo, que seamos conscientes del inmenso potencial que tenemos. Quiero un Aragón de justicia social en el que todas las personas vivan en igualdad de oportunidades, y eso pasa por avanzar en la lucha contra la despoblación.

Un Aragón bien comunicado, que reabramos Canfranc y que el Cantábrico-Mediterráneo sea un corredor de verdad, competitivo y de altas prestaciones. Quiero un Aragón orgulloso de su pasado y de su identidad y consciente de su potencial, porque muchas veces el mayor problema es que los aragoneses no nos llegamos a creer lo que somos.

P.– ¿Qué diría a esos indecisos que todavía no tienen claro a quien votarán el próximo domingo?
R.- Que voten, que no se queden en casa. Lo que se decida el domingo va a afectar a nuestra vida los próximos cuatro años y los siguientes. Sabemos muy bien lo que cuesta reconstruir lo que la derecha destruye cuando gobierna y si quieren que haya un Gobierno con sensibilidad aragonesista su opción es CHA.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies