Cambiar Huesca propone la creación de una Sociedad Municipal de la Vivienda

"La vivienda es un derecho, no un privilegio al alcance de unos pocos", ha señalado la candidata de Cambiar, Pilar Callén

Cambiar Huesca ha realizado en el solar de la Merced un acto reivindicativo para llamar la atención sobre el enorme problema que plantea la vivienda para muchas personas y familias oscenses, que no pueden acceder en condiciones al ejercicio de su derecho constitucional a vivir bajo un techo digno. El escenario, la Merced, en el que se ha colocado una simbólica primera piedra, pone de manifiesto el reiterado incumplimiento del Gobierno de Aragón, a través de la Consejería de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, de poner en marcha un proyecto de ejecución de viviendas para alquiler social.

De acuerdo con la información de que dispone Cambiar Huesca, en la ciudad, la DGA cuenta con 22 pisos alquilados y otros tres en situación de disponibilidad. De entre estos se reserva alguno para atender una emergencia habitacional. Por su parte, el Ayuntamiento cuenta con 68 viviendas destinadas al alquiler social y hay 64 ocupadas. “Con todo, ha señalado la candidata a la alcaldía por la formación de izquierda, Pilar Callén, el Ayuntamiento oscense no tiene propiedades suficientes para responder a las necesidades actuales, como lo demuestra el hecho de que haya casi 200 personas a la espera de obtener una casa con un arriendo acorde con su situación económica, paradójicamente, en la ciudad se constata la existencia de 5.120 pisos vacíos, según el censo municipal”.

Pilar Callén ha subrayado el criterio de Cambiar Huesca al señalar que “la vivienda es un derecho, no un privilegio al alcance de unos pocos”. De acuerdo con este planteamiento, “Cambiar promoverá la creación de una Sociedad Municipal de la Vivienda, desde la cual queremos lograr una mayor eficacia en la acción institucional relacionada con un asunto de tanta sensibilidad social y con la urbanización del suelo que se precisa”. La Sociedad, además, promovería la captación de vivienda vacía para el uso de alquiler social mediante un contrato municipal con el propietario, acuerdo legal que garantizase el pago del alquiler y las condiciones de uso, disponiendo de reserva para los colectivos con mayores dificultades de acceso, facilitando también seguridad y apoyo.

Al tiempo, podría abordarse la construcción de viviendas de alquiler para conformar una “bolsa” que facilitase una respuesta inmediata a los casos de emergencia con el fin de que ninguna persona o familia se vea obligada a pernoctar en la calle. Igualmente, la Sociedad podría acometer la rehabilitación de viviendas municipales y la promoción de mecanismos dirigidos a dignificar edificios y pisos habitados por sectores vulnerables, caso de muchas personas mayores y personas con diversidad funcional que carecen de un elemento tan esencial como es un ascensor para el desempeño de sus vidas cotidianas.

“Ofrecer alquileres a precios asequibles es la opción más viable para proteger a las familias de nuestro municipio. El ayuntamiento cuenta con una Oficina de Vivienda desde la cual entendemos, ha concluido Pilar Callén, debería prestarse un servicio integral a las familias en riesgo de desahucio o desalojo, no solo información y asesoramiento, también acompañamiento en el proceso, sea por deuda hipotecaria o de alquiler y un realojo digno en caso necesario”.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Eloy Suárez rechaza “más impuestos al automóvil”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies