Beamonte (PP) reivindica la participación de agricultores y ganaderos en el futuro de Aragón

El candidato del PP Luis María Beamonte visita una fábrica agroalimentaria en La Almunia

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno de Aragón, Luis María Beamonte, ha insistido durante esta campaña electoral en que hay que devolver la vitalidad y las oportunidades a los pequeños y medianos municipios aragoneses.

Lo ha hecho en el pueblo turolense de Lidón, donde ha ofrecido “solidaridad, determinación y recursos económicos” para que los aragoneses no se vean obligados a marcharse de sus municipios buscando un futuro mejor.

Beamonte ha planteado al resto de las fuerzas parlamentarias un Pacto por las Infraestructuras de Aragón para superar la situación de abandono en la que se encuentran muchas carreteras de la red viaria dependiente del Ejecutivo de Javier Lambán.

También ha reiterado ese empeño personal de recuperar el protagonismo del Aragón rural utilizando la fortaleza de la agricultura y la ganadería como actividad económica de referencia, y como demostración de la estrecha vinculación que une al Partido Popular con los intereses del sector primario.

La agricultura, sector estratégico para el PP

Para Beamonte “el sector primerio es estratégico y queremos, además, que tenga un impulso importante” y lo hará, señaló, a través del “reconocimiento institucional que debe tener el sector primario y como tal recuperaremos lo que es la consejería de Agricultura y Ganadería”, y a ese valor estratégico incorpora el Partido Popular el valor añadido para mantener la población en el medio rural, pero también para afianzar un modelo de economía basado en las explotaciones familiares cuya aportación al PIB regional alcanzó casi el 9% durante 2018.

Las claves del programa agrario de Beamonte son la modernización del sector para aumentar su competitividad, el máximo aprovechamiento del recurso del agua en los cultivos y el apoyo a la agroindustria.

Defensa del recurso del agua

El programa agrario del Partido Popular ha reiterado su firme compromiso con la tradicional defensa de los caudales del Ebro y del Pacto del Agua al ser fundamentales para ampliar las oportunidades vitales de los habitantes del medio rural, junto a la importante transformación que para los usuarios de los diferentes sistemas de riego supondrá la entrada en funcionamiento de los embalses de Yesa, Mularroya, Almudevar y Biscarrués, como ya sucedió con San Salvador.

Una defensa del Ebro que pasa, y así consta de manera expresa en el programa de gobierno de los populares, por garantizar la unidad de cuenca, la reserva hídrica de los 6.550 hectómetros cúbicos que blinda el Estatuto de Autonomía, en el respaldo a las obras contempladas en el Plan Nacional de Regadío que para Aragón supone concluir Monegros II y Bardenas II, y agilizar las transformaciones pendientes del Pebea.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies