Un grupo de padres denuncia “oscurantismo” en la asignación de plazas en colegios

Han remitido un escrito a Educación y al Justicia, con más de 800 firmas, donde solicitan que aumenten las ratios para acoger a sus hijos

Varios padres indignados se han concentrado a las puertas del Servicio Provincial de Educación, Cultura y Deporte porque sus hijos han quedado fuera en el reparto de plazas escolares. No podrán entrar en el colegio que eligieron como primera opción y tachan al proceso de “oscuro e injusto”.

Por eso han ido a protestar, convocados por padres de La Salle Montemolín y Bajo Aragón Marianistas. “Queremos saber en función de qué criterios unos colegios aumentan sus ratios para acoger a más alumnos y otros no, y quién lo decide”, expone Germán Alonso, que quería escolarizar a su hija de 3 años en el Calasancio. Pone de ejemplo un colegio vecino, el Pompiliano, donde sí han acogido a más niños. Su elección se basa en lo que considera que es la mejor educación para su hija y cree “que no supone una minoración de la calidad aumentar de 22 a 25 niños en un aula”.

Una madre de La Salle Montemolín, Beatriz López, critica “la desigualdad de trato” y el “favoritismo”, dado que, año tras año, han visto tanto a colegios públicos como concertados admitir a más alumnos. Pero siempre son los mismos. “Pedimos que se respete el principio de igualdad y que, o se aumente en todos, o no se aumente en ninguno”.

El Gobierno de Aragón garantiza que el 100% de los niños aragoneses sean escolarizados y hasta el 97% de los niños lo hacen en su centro de preferencia; cifra que aumenta en el caso de en Teruel hasta el 98% y en Huesca hasta el 99%.

Los que han quedado fuera en Zaragoza critican que no se está atendiendo a las necesidades de la zona entre el Príncipe Felipe y el parque Torre Ramona, donde se han instalado en los últimos años muchas parejas jóvenes en edad de tener hijos que han adquirido pisos de protección oficial. Mientras la población ha ido en aumento, las ratios escolares han descendido de 25 alumnos a 20 “y los colegios no pueden, sistemáticamente, absorber la demanda, lo que provoca que sean asignados en colegios que no son de su elección ni muchas veces de su barrio”, explica Mayte Cortina, madre de La Salle Montemolín.

Entre este centro y Marianistas del Bajo Aragón, son 25 niños los que han quedado fuera; 3 en reserva en el caso del Calasancio y la situación se repite en Agustinos. Por ello, han remitido un escrito a Educación y al Justicia, con más de 800 firmas, donde solicitan que aumenten las ratios para acoger a sus hijos o que puedan hacer uso de las reservadas a Acneae (niños con necesidades especiales) que han quedado vacantes, aunque sea parcialmente.

“Queremos que el máximo número de niños pueda entrar en su primera opción y seguiremos con la lucha hasta conseguirlo”, apostilla María García, madre del colegio Bajo Aragón.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies