El 99% de los etiquetados analizados por la DGA contiene la información adecuada

Todas las indicaciones de los productos deben ser fácilmente comprensibles, visibles y legibles

La Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno de Aragón ha realizado en 2018 una campaña de control de información en los alimentos, prestando especial atención a las indicaciones de intolerancias y alergias alimentarias. Como resultado, los datos eran correctos en el 99% de los casos analizados.

Desde el Ejecutivo recuerdan que el etiquetado debe incluir la lista de ingredientes, el lote, la identificación del responsable y la denominación del producto. Además, la información de alérgenos puede incluirse en la propia identificación del producto o destacarse en el listado de ingredientes, usando en muchas ocasiones la expresión “contiene…”. Además, recientemente se ha sumado la obligación de informar sobre el origen de las grasas que contiene cada producto alimentario.

Respecto a la información nutricional, la mayoría de los alimentos que han sufrido algún tipo de transformación tienen la obligación de informar en su etiquetado sobre su valor energético, grasas, grasas saturadas, hidratos de carbono, azúcares, proteínas y sal.

Además, todas las indicaciones de los productos deben ser fácilmente comprensible, visibles y legibles y no pueden ser tapadas o disimuladas.

Las declaraciones nutricionales podrán aparecer en el etiquetado, la presentación o la publicidad de los alimentos comercializados, pero no deberá ser ambigua, falsa, engañosa o dar lugar a dudas sobre la seguridad y la adecuación nutricional de otros alimentos. Estas declaraciones deberán basarse y fundamentarse en pruebas científicas generalmente aceptadas.

Resultados de la campaña de control

La campaña de inspección se ha basado en la norma general de etiquetado, así como en las declaraciones nutricionales y propiedades saludables de los alimentos o la cantidad de alérgenos como el gluten. Se ha revisado el etiquetado de zumos, galletas-bollería y aperitivos; productos con una notable demanda en la población infantil y juvenil.

Durante la campaña de control de la información en los alimentos, la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuarios del Gobierno de Aragón ha examinado un total de 58 productos, cuyas muestran han sido inspeccionadas en 15 establecimientos distintos.

Los resultados obtenidos ha sido que en el 99% de los casos, los datos examinados eran correctos. Las inexactitudes detectadas afectan a la información nutricional, concretamente a las afirmaciones que dan a entender que el producto presenta unas propiedades relacionadas con el aporte energético o la presencia o ausencia de nutrientes o sustancias.

Solamente se deben incorporar aquellas declaraciones nutricionales que aparezcan en el listado de autorizadas y que cumplan con las exigencias establecidas. Por ejemplo, solo se puede indicar “valor energético reducido” si es igual o superior al 30% respecto a otro producto similar, o la descripción de “sin azúcares” si contiene menos de 0.5 gramos por cada 100 gramos o miligramos.

De las 92 declaraciones nutricionales analizadas, 86 eran correctas, es decir en el 93.48% de los casos. En todos los productos analizados la declaración de alérgenos estaba presente y tan solo en un supuesto se omitía el origen de las grasas o aceites presentes en el producto.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies