Los sanitarios utilizarán en los desplazamientos de visita a pacientes pulseras geolocalizadoras

Cemsatse exige medidas en materia de seguridad

El sindicato mayoritario en el sector de la Sanidad Cemsatse ha decidido adquirir aparatos geolocalizadores. El objetivo es que sean utilizados en los desplazamientos de médicos y enfermeros que acuden a visitar a pacientes fuera de los centros de salud.

Cemsatse toma esta medida ante la “inacción”, según dicen, del Gobierno de Aragón, que en cuatro años “no ha tomado ninguna medida relevante en materia de seguridad, a pesar del gran aumento que se ha registrado en este tiempo”. En 2018 se produjeron 253 agresiones, según los datos del propio Departamento de Sanidad de la DGA. Es especialmente “sangrante” el caso del centro de salud Univérsitas donde en apenas 10 meses -junio de 2018 y el pasado día 8 de marzo-, dos médicos han sido objeto de graves ataques, sin que se haya adoptado ninguna medida.

Por ello, Cemsatse ha entregado los primeros dos geolocalizadores -pulseras que estarán conectadas con los responsables del centro- a la coordinadora médica y de enfermería del CS Univérsitas. Y lo hará progresivamente en otros centros “si el Servicio Aragonés de Salud sigue sin actuar en esta materia”.

Precisamente, los trabajadores de Univérsitas se están concentrando todos los viernes a las 11.00 horas en la puerta del centro para reclamar acciones urgentes, como destinar un guardia de seguridad e instalar videocámaras. Tras la concentración de este viernes, los representantes de Cemsatse han entregado las dos pulseras de geolocalización -para médico y enfermería- al coordinador.

El sindicato mayoritario considera que la seguridad es un elemento esencial en el funcionamiento diario de la Sanidad aragonesa, y afecta no solo a 20.000 trabajadores -la mitad sanitarios- sino también a todos los pacientes que acuden a los centros de salud y hospitales.

Por ello, el pasado día 14 presentó un escrito en el Gobierno de Aragón, dirigido a la consejera de Sanidad Pilar Ventura, en el que exige la implantación a lo largo de este año de cinco medidas para garantizar la seguridad de todo el personal de los centros de salud de Aragón. Las cinco actuaciones prioritarias que reclaman son: dotar con un vigilante de seguridad tanto los consultorios urbanos como rurales, instalar cámaras de videovigilancia, un “botón del pánico” en las mesas de trabajo, una “pulsera de geolocalización” para los profesionales cuando se desplazan fuera del centro y establecer multas de hasta 30.000 euros para los pacientes que cometan agresiones.

Cemsatse plantea la implantación “progresiva y paulatina” de estas medidas en 2019 pero advierte de que, si en el plazo de un mes no ha habido una respuesta “real y efectiva” dará lugar a “la denuncia ante la autoridad laboral o la Inspección de Trabajo de la Administración empleadora y de los responsables del organismo autónomo Servicio Aragonés de Salud (director-gerente y gerentes de los sectores sanitarios) de la situación, la exigencia de responsabilidad penal de las autoridades públicas responsables de la inactividad, por delito contra los derechos de los trabajadores, exigencia de responsabilidad patrimonial de la Administración, ejercicio del derecho de huelga y otras medidas”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies