Tfno: 976 393 199 - Email: redaccion@aragondigital.es
Fernando Tirado Aznar / Jurista

Consumidores y elecciones

Fernando Tirado Aznar

Hoy 15 de marzo se celebra el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores instituido por las Naciones Unidas (ONU). Este día se celebró por primera vez el 15 de marzo de 1983. Dos años después, el 9 de abril de 1985, la Asamblea General de Naciones Unidas adoptó las Directrices de la ONU para la Protección de los Consumidores.

Se definieron ocho derechos básicos para el trabajo en la defensa de los consumidores de la Organización Internacional de Consumidores y de las diversas organizaciones de consumidores de todo el mundo, que recordamos por su gran importancia: el derecho a satisfacer las necesidades básicas: tener acceso a bienes y servicios esenciales, alimentos adecuados, ropa, vivienda, atención de salud, educación, servicios públicos, agua y saneamiento;  el derecho a la seguridad de productos y servicios: ser protegido/a contra productos, procesos de producción y servicios peligrosos para la salud y/o la vida; el derecho a ser informado/a: recibir datos e información para hacer una compra (elección) adecuada, y ser protegido/a contra el etiquetado deshonesto o incompleto; el derecho a elegir: poder seleccionar de un conjunto de productos y servicios, ofrecidos a precios competitivos con la garantía de de calidad satisfactoria; el derecho a ser escuchado/a: tener los intereses de los consumidores representados en el quehacer y la ejecución de políticas de gobierno y en la producción de bienes y servicios; el derecho a ser compensado/a: recibir un trato justo por demandas apropiadas, incluyendo compensaciones por bienes defectuosos o servicios insatisfactorios; el derecho a la educación de los consumidores: adquirir conocimientos y habilidades necesarias para decidir opciones informadas y confiables sobre bienes y servicios, y, asimismo, ser informado/a sobre los derechos básicos y la forma adecuada de actuar, y el derecho a un ambiente saludable: vivir y trabajar en un ambiente que no amenace el bienestar presente y de las futuras generaciones.

Fue el 15 de marzo de 1962 cuando el entonces presidente de EEUU, John Fitzgerald Kennedy, pronunció un importante discurso ante el Congreso de los Estados Unidos, donde destacó la universalidad del concepto de consumidor: “consumidores, por definición, somos todos.” “El Estado tiene la especial obligación de estar alerta en lo que se refiere a las necesidades de los consumidores y de hacer progresar sus intereses”. “Son el grupo mayoritario de la economía, afectando y siendo afectados por la práctica totalidad de las decisiones económicas públicas y privadas. Dos tercios del gasto total en la economía provienen de los consumidores. Pero son el único grupo importante en la economía que no están organizados eficazmente, cuya opinión es a menudo ignorada”.

Posteriormente, las legislaciones europea, nacional y autonómica recogieron de una forma u otra estos derechos, sometidos por el paso del tiempo a la evolución tecnológica y social. Por ello debemos recordar hoy, una vez más, el papel fundamental que juegan los consumidores en la economía. El consumidor con su decisión final de compra está ejerciendo un derecho fundamental para exigir productos de calidad naturales y éticos, que sean beneficiosos para su salud, no dañen el medio ambiente, y que además no vulneren los derechos de los que los fabrican. Para ello, debemos ser críticos y exigentes con lo que compramos, huyendo de la publicidad engañosa, y no dejarnos avasallar por la avalancha de intereses comerciales que nos rodean.

Eso puede pasar también cuando ejercemos soberanamente como ciudadanos nuestras opciones políticas de participación a la hora de ejercer el derecho al voto. Recordemos que tenemos a la vista cuatro citas electorales entre los días 28 de abril y 26 de mayo para elegir a nuestros representantes políticos en las Cortes Generales que conformará el Gobierno del Estado, en el Parlamento Europeo, y en las Cortes de Aragón y municipios, que conformarán por la regla de las mayorías el Gobierno de la Autonomía, y de los ayuntamientos, y en segundo grado en de las diputaciones provinciales.

Tendremos que informarnos y valorar por tanto, qué contienen los programas políticos de los partidos que se presentan sobre Consumo, qué balance de gestión y logros o resultados han puesto en marcha los equipos que han gobernado, y si merecen nuestra confianza para continuar en las instituciones. Ahora que algunos líderes políticos utilizan abusivamente el término talento, que rindan cuentas y nos digan ¿qué han hecho con los “talentos” que les prestamos hace cuatro años en esta materia que es básica para nuestra calidad de vida?.

Desde luego, instituciones, equipos de gobierno y responsables políticos que no celebran oficialmente el Día Mundial de los Derechos de los Consumidores dan a entender su desinterés y despreocupación por estos temas, y, dejando mucho que desear, pudieran no merecer continuar en sus cargos gubernamentales, ni reeditar su elección en el cargo representativo, cuando ignoran y no potencian derechos tan esenciales y sagrados de sus ciudadanos, que están recogidos en la Constitución: el artículo 51 dice que los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Fernando Tirado Aznar
Democracia teocrática y reparto de nuevas, pero no subvenciones

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies