Casi 4.500 personas se presentan a las oposiciones para 260 plazas de celador

Los opositores se han repartido entre el campus Río Ebro y el campus de San Francisco

Dos horas de examen. Más de cien preguntas tipo test. Por cada respuesta errónea, resta puntuación. Estas son las condiciones de los exámenes de oposición a celador, que este año han congregado a 4.330 personas. Son un 43% menos que en la convocatoria anterior, cuando se inscribieron 14.774 pero se presentaron 7.571. Esta vez se habían inscrito sustancialmente menos, 7.873.

Por un lado, hay que tener en cuenta que se han ofertado menos plazas que el pasado año, un total de 259, por otro, los que consiguieron la suya en años anteriores, ya se encuentran integrados en el Salud. Las vacantes se distribuyen en 177 de turno libre, 25 para discapacitados, 2 para víctimas de terrorismo y 55 de promoción interna, aunque a esta solo se han presentado 31.

Aunque las posibilidades de sacar adelante la oposición son complicadas, no todo es el examen. En concreto, este supone el 60% de la nota; el otro 40% son puntos que acumulas con tu experiencia profesional, formación y cursos, entre otros méritos. Y entre los opositores este año hay de todo: gente que se ha presentado consecutivamente a los exámenes, gente para la que era su primera vez, gente que lleva años preparándose, gente que no ha abierto un libro…

“Yo no he estudiado nada. De hecho, no iba a venir. Así que espero que la Virgen me ilumine un poco”, dice una señora entre carcajadas. “No es mi categoría. He venido a probar porque soy enfermero, así ya estoy preparado para cuando venga la mía de verdad”, comenta un chico. “Estoy nervioso, estoy nervioso… son 20 temas y te pueden preguntar por cualquier concepto”, añade otro joven con los apuntes en la mano que está exprimiendo hasta el último segundo para repasar.

“La clave es estudiar y ser constante”, asegura el responsable provincial de Zaragoza de CSIF, Francisco Dorado. “Luego es verdad que se presentan poco más de la mitad de los inscritos. Hay gente que no estudia o que le da pereza venir ese día, entonces esos no vienen. Pero los que se han preparado en academias generalmente vienen todos”.

Los opositores se han repartido entre el campus Río Ebro, edificios Ada Byron, Betancourt, Normante y Torres Quevedo, y el campus de San Francisco, entre las Facultades de Derecho y Medicina, según orden alfabético. Tras el examen, el Salud colgará en la web las respuestas correctas y los aspirantes tendrán tres días para plantear impugnaciones ante el Tribunal.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies