Pablo Cano: “Hay traspasos de bares paralizados porque no saben cómo va afectar la ordenanza de ruidos”

La nueva ordenanza de ruido ha conseguido unir en su contra a todas las asociaciones hosteleras de Zaragoza. El portavoz de la Asociación Plataforma de Empresarios Hosteleros de Aragón, Pablo Cano, lamenta que esta normativa que quiera aprobar el gobierno municipal se ha lanzado sin mantener contacto con el sector más afectado.

Cano acusa al Ayuntamiento de querer imponer en una norma que el hostelero actúe como un agente de la ley al tener que controlar a sus clientes en la vía pública y responsabilizarse de que no tengan conductas incívicas.

Pregunta.- ¿Por qué esta ordenanza ha logrado unirles a todos?
Respuesta.- Tiene un montón de lagunas legales que no sabemos cómo van a resolverse. Entre ellas, no está claro cómo se tiene que medir el volumen en el piso de arriba. No deja de ninguna manera clara cómo medir los decibelios.

P.- ¿Qué es lo que más les molesta de la norma?
R.– Hace responsable al local por los problemas derivados del ruido de la gente que está disfrutando del ocio en la calle y esto es inconstitucional. Tu licencia te dice que tu obligación es hasta las puertas. Toda la ley y toda la administración te obligan a cumplir normativas dentro de tu local, pero fuera de tu local lo que tiene que haber es sentido común.

P.- ¿No tienen responsabilidad?
R.- No nos podemos evadir de lo que suceda fuera. Hay que tener sentido común si hay algún jaleo, pero que la gente monte jarana en la calle debería ser responsabilidad del orden público y habría que intentar prevenir esta situación con una buena cultura cívica.

Los hosteleros critican que la nueva normativa “criminaliza” a los establecimientos de ocio

P.- ¿Corren peligro empleos?
R.- Sí que corren peligro. La mayoría del ocio nocturno cumple con los estándares de insonorización de hace años y esta ley dice que si traspasas el local, habrá que adaptarse. Por eso, el que venga a comprar tu negocio en un futuro tendrá que actualizarlo y eso rebajará el valor del local. Actualmente, en Zaragoza hay traspasos paralizados porque no se sabe cómo va a ser la nueva normativa de ruidos. Ahora mismo deja todo esto en un limbo.

P.- ¿Cómo van las negociaciones con el Ayuntamiento de Zaragoza?
R.- La intención del Ayuntamiento es sacar la ley adelante. En la mesa de negociación se ha dicho que se van a estudiar todas las propuestas y las iban a adecuar. Pero eso ha sido todo de palabra. De momento la normativa no ha cambiado una sola coma. Hemos presentado alegaciones junto al Colegio de Ingenieros y asociaciones de vecinos y deduzco que algo cambiará. La voz del Ayuntamiento es que quieren sacarlo adelante antes de las elecciones y que para ello se comprometen a conseguir el máximo consenso de todas las partes implicadas.

P.- ¿Por dónde han ido las alegaciones?
R.- Queremos saber qué ley protege al Ayuntamiento para hacer a los locales responsables del ruido que se produce en la calle. También se supone que se va a hacer un mapa del ruido. Queremos que nos expliquen cómo puede afectar eso en el Tubo, una zona que la hostelería ha convertido en uno de los mejores atractivos turísticos de la ciudad. Con esta normativa, igual habría que reducir en tres horas el horario del tapeo. Cómo se lo decimos al turista que venga de fuera.

Cano (tercero por la derecha) es el portavoz de los hosteleros contra la ordenanzas del ruido

P.- Qué esperan de la mediación del Justicia en el nuevo encuentro que tienen previsto?
R.- Creo que es una buena reunión porque nos veremos las caras todas las partes. El Ayuntamiento se comprometió a tener en cuenta un buen número de cuestiones. Ahora estaremos todas las partes implicadas.

P.- ¿Entienden las protestas de asociaciones vecinales por el ruido?
R.- Entendemos las protestas y entiendo que haya vecinos que tengan problemas con el ruido de la calle. Pero la actuación no es voy y denuncio al local. Los locales piratas no gustan a nadie, pero aquí hay que analizar también que es una cuestión de educación y de civismo que nadie se atreve a decir.

P.- ¿Qué medidas deberían tomar desde el Ayuntamiento?
R.- No hay ninguno en el Ayuntamiento que se haya planteado que hacer con el botellón y su cultura. Se da la situación ridícula de que a ti te pueden denunciar y en frente de tu local tienes a cinco personas haciendo un botellón con las bebidas de tu casa y a ellos no les pueden multar y a ti te multan. Tiene que haber un entendimiento para que los vecinos tengan derecho al descanso, pero el derecho al ocio es igual de importante y genera muchos puestos de trabajo. Yo no quiero que me molesten cuando la gente sale de fiesta, pero soy el primero que le gusta salir de fiesta a un bar.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies