Eugenio Calleja / Experto Sociolaboral y Técnico en Prevención de Riesgos Laborales

Autoridad moral

Eugenio Calleja

El 28 de abril vamos a decidir quién será el presidente del Gobierno de España y si queremos un gobierno de centro-izquierda o uno de extrema-derecha. Gobierno de extrema-derecha no de centro-derecha, ya que VOX no se caracteriza, precisamente, por ser un partido moderado.

VOX está obligando al PP y ha arrastrado a Ciudadanos a conformar una coalición (Andalucía es el primer exponente de lo que puede suceder a nivel nacional) que rompe con lo hasta ahora conocido y que lleva implícito estrategias y programas que se solapan en el bloque de las derechas y que obligan, así, al PP a adoptar posiciones contundentes a la hora de explicar qué va a hacer con el gran reto del independentismo catalán ¿obligado a adoptar una posición radical? Artículo 155 de la Constitución Española (CE), ¿es muy difícil la vía del diálogo? Las exigencias de los independentismos son muy radicales.

Es cierto que los Presupuestos Generales del Estado (PGE), elaborados por el gobierno del PSOE, para el presente año, tenían una mayor profundidad en las políticas sociales; pero el escenario actual está impregnado por varias razones: el rechazo del conglomerado de los partidos independentistas (derecha e izquierda catalana ¿tremenda?, ¿lo explican?) a los PGE. Y, la otra razón, la coincidencia del juicio del “Procés”, así como quien tiene el patrimonio de la bandera española escenificado en la concentración de la plaza de Colón en Madrid y obviando a la propia CE, que es de todos los españoles – los que la votamos y de quien no la votó, hasta que se produzca un pacto, para modificarla, ¿acuerdo? -, y no solo de algunos partidos políticos, que consideran que solo ellos defienden España. Craso error. Pretenden confundir a la ciudadanía.

Confundir, para tratar que ciertos espacios sociales vean más preocupación en el nacionalismo dictatorial que en otros asuntos más humanos y de necesidad inmediata, atajar y acortar el incremento de la desigualdad, lo cual ayudaría, a su vez, a hacer frente a los extremismos que tanto daño están haciendo a Cataluña y, por consiguiente, a España.

Necesitaríamos una Autoridad Moral, capaz de impregnar a los representantes de todas las instituciones de un auténtico respeto a las leyes y cumpliendo con el deber de servir al pueblo y no de servirse del pueblo ¿utopía?

Muchos ciudadanos reclamamos la igualdad, aunque hay que reivindicar, también, la igualdad de oportunidades que contribuye a que el Estado de Derecho funcione un poco mejor, ¿es así? Yo creo que sí.

España debe seguir mejorando, debe de informar y formar a las generaciones actuales y a las futuras a cuestionar si una noticia es falsa o no y, requiere, de un pacto de Estado ¿difícil?, ¿imposible? sobre la educación (la educación es el elemento clave, para hacer frente a la actual crisis), la sanidad y forjar un nuevo contrato social ¿Europa?; por el bien común de la ciudadanía, ¿a quién no le interesa? ¿Me lo creo? No creo que todo ello ocurra, ya que vivimos una guerra cultural y no interesa redefinir las bases culturales y sus valores y sería aconsejable no repetir las ideas preconcebidas.

Tampoco se avanza en un verdadero espacio global, que ayude a mejorar los desequilibrios territoriales a nivel mundial…. Mucho por hacer.

Cada uno de los partidos políticos tiene su color; pero como se comenta en las redes sociales a la ciudadanía nos toca el color marrón.

En mayo volveremos a votar en Aragón, pero en esta ocasión para elegir al presidente de la Comunidad Autónoma y a los alcaldes de los municipios… Muy importante para la gobernabilidad. Un nuevo reto, ¿mejoraremos?

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies