Los sindicatos califican la visita de la ministra Ribera a Andorra como “una tomadura de pelo”

Sindicalistas y empresarios se han reunido en la comisión sobre el futuro del carbón

Palabras muy duras hacia la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se han escuchado esta mañana en las Cortes de Aragón. Apenas 24 horas después de su visita al municipio turolense de Andorra para conocer de cerca la realidad que viven las Cuencas Mineras aragonesas, se ha celebrado en el Parlamento una sesión de comparecencias de la comisión especial que analiza el futuro del carbón, en la que los representantes de CCOO, UGT, Cepyme han sido muy críticos con su paso por Teruel.

Así, el representante de CCOO, Antonio Jiménez, ha asegurado que “tiene la cara muy dura y las cosas poco claras”. Desde UGT, Alejo Galve se ha sumado a las palabras de Jiménez, y ha añadido que “fue una tomadura de pelo a la Comarca Andorra-Sierra de Arcos y al pueblo de Andorra porque no se puede venir a reírse de una población sabiendo por lo que está pasando”.

También ha sido especialmente crítico el portavoz de Cepyme en la comisión, Juan Ciércoles, para quien los turolenses “necesitamos un balón de oxígeno y que se siga creyendo en nosotros, pero no es así”. Y añadía, a continuación, en relación a la visita de Ribera, que “no se puede venir a decir nada”. De su reciente encuentro con representantes sociales, Ciércoles concluye que “nos vino a dar la extremaunción”, pero, en su opinión, “estamos en la UVI y no queremos ir al tanatorio, sino que queremos volver a planta, y lo vamos a luchar porque el pueblo de Andorra, tras la manifestación del otro día, que reunió a 7.000 personas, no nos merecemos que nos maten como nos quieren matar”.

Propuestas

Más constructivas han sido las intervenciones de Carlos Torre (CEOE Aragón) y de Antonio Santa Isabel (Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio). Torre ha explicado con datos que la transición de las Cuencas Mineras “se está produciendo, pero a día de hoy no se ha completado”.

Poniendo en cifras esta afirmación, ha explicado que en el año 2000 el 77% de la economía de la zona dependía de la industria extractora, mientras que en 2015 se había rebajado al 45%. Entre estos mismos años, el empleo del sector pasó de suponer el 24% al 17%. Por contra, la industria manufacturera ha experimentado el efecto contrario: de un 2,8% a pasado a suponer un 10% del PIB en ese mismo periodo, y el empleo que genera, de un 8% a un 14,4%.

Torre también ha propuesto, tomando de ejemplo otras zonas europeas que han pasado por una transición económica, que es necesario crear la figura de un coordinador de las políticas activas de empleo en la zona y una agencia de desarrollo conformada por un equipo multidisciplinar para atraer inversores. Además de un plan estratégico que permita resolver los problemas existentes para la atracción de empresas.

Por su parte, Santa Isabel ha presentado un decálogo de actuaciones. Entre ellas, acabar con los problemas de abastecimiento de aguas, poner en marcha políticas especiales de vivienda, bonificar a las empresas que se instalen según número de contratos que realicen, rebajar a la mitad la cotización a la Seguridad Social y a los autónomos, suprimir el IVA o rebajar un 30% el coste de la electricidad.

Del mismo modo que Torre, Santa Isabel ha planteado crear una oficina de promoción empresarial “apoyada en el conocimiento alcanzado estos años”, que “apoye a las empresas ya implantadas, acompañe a empresas y emprendedores para su puesta en marcha y cree una red de captación de inversores”.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
El Conservatorio de Teruel ofertará danza y la Escuela de Hostelería, gestión de eventos y animación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies