Me he ido unos días de vacaciones con mi marido y mi hijo. Mi madre, ya mayor, me echa en cara que debería cuidar a mi padre enfermo. Necesitaba un descanso y no sentirme tan mal hija…

Cada día nos preocupa más la vejez de nuestros padres. Por un lado, el declive físico o mental y, por otra, la creciente demanda de tiempo y cuidados que conlleva además una sobrecarga emocional de culpa y autorreproches.
Es importante cuidar a los padres, pero hay que tener en cuenta que si nos excedemos corremos importantes riesgos como descuidar demasiado nuestra propia familia.
Ser realista en esta cuestión te ayudará a evitar frustraciones y a programar mejor sus cuidados y asistencia. Reflexiona sobre qué parte hay de real en lo que te dice tu madre y cuál es tu propia opinión según tus necesidades. En función de eso, mejora o mantén la misma situación.

Mi consejo: Cuidemos sin descuidar nuestras vidas, hay que buscar el equilibrio.
Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies