Valero Rioja, el fotógrafo de las estrellas