Si nosotras paramos, el mundo para