‘La historia del amor’: Emociones a flor de piel

El amor es entre todas las emociones la más humana y la más compleja, la que más canciones y películas ha suscitado, pero, también es la que más nos cuesta comprender e interpretar. ¿Qué es realmente el amor? Desde una perspectiva puramente biológica algunos dirían que es una interacción entre feromonas y oxitocina, otros que no es más que un instinto que asegura la supervivencia de la especie que ha evolucionado hasta hacerse más social. Hay quién dirá que es el punto más alto de la concepción humana. Irracional en ocasiones, complejo y disparatado en otras. El amor es un sentimiento ineludible, irrechazable, complejo pero necesario para entender el sentido de la vida. Enemigo de unos por doloroso pero sustento vital para otros de concepción más romántica. Sin duda un sentimiento de poderoso afán y laberíntica gestación.

++++++++++++++++++++++++++++++

El notable y consolidado realizador francés de origen rumano y de evidentes raíces judías Radu Mihaileanu profundiza en las procelosas aguas de ese AMOR y nos presenta lo que casi podemos considerar su obra más ambiciosa: ‘La historia del amor‘, un film que llega para reafirmarlo como uno de los escritores y realizadores autorales más notables de toda Francia aunque, como veremos más adelante sufre de un exceso de metraje y de un complejo trabajo de adaptación. Tras ‘El tren de la vida’, ‘Vete y vive’, ‘El concierto’ o la más reciente ‘La fuente de las mujeres’ Mihaileanu nos presenta su sexto largometraje (séptimo si consideramos su trabajo para la televisión), un film que adapta la novela de la prestigiosa literata estadounidense Nicole Krauss de nombre homónimo al film, obra sobre la que compró los derechos la Warner para la realización de dicha adaptación que originariamente iba a realizar el mexicano Alfonso Cuarón.

Krauss, criada gran parte en Israel (nexo que comparte también con Mihaileanu y con Armand Amar, compositor no solo de la banda sonora de este film sino de la inmensa mayoría de la filmografía del realizador de origen rumano), muestra en su novela parte de la historia real de sus abuelos paternos, emigrantes de origen búlgaro y bielorruso que huyeron de los horrores de la guerra para establecerse en los Estados Unidos de América. Además de esta esencia migratoria y eminentemente religiosa, la novela y a la postre el film revelan en sus líneas la gran pasión que la autora siente por los escritores latinoamericanos, tales como Roberto Bolaño, Gabriela Mistral, Borges o el mencionado en el film Nicanor Parra.

La historia es fácilmente divisible en dos. Por un lado la historia de amor entre Alma (una emotiva Gemma Arterton) y Leo (interpretado por el algo sobreactuado Derek Jacobi y por un más insustancial Mark Rendall según el momento temporal que se nos cuente), de cómo se conocen y de cómo tratan de salir adelante. Por otro lado la historia de la otra Alma (Sophie Nelisse, a quién descubrimos en la estupenda ‘Profesor Lazhar’ o en ‘La ladrona de libros’), una adolescente huérfana de padre, en luchas con su sentimiento de primer amor y cuya madre recibirá el encargo de traducir al inglés el libro editado en Chile La historia del amor.

Lo cierto es que el film logró atraparme desde su inicio a pesar del miedo que puede infundir la esencia del melodrama romántico en mis venas. Nada más lejos. La historia a pesar de un montaje algo alargado y complejo en ocasiones por una sobrecarga de flashbacks, es francamente emotiva y sensorial. Consiguió arañar en mi corazoncito gracias a esta gran historia de amor, de amor no solo hacia una mujer o un hombre, sino también a un padre, a un amigo, a un libro, a una religión. Una historia de diferentes amores que se combinan entre sí para resultar una historia preciosa de vidas cruzadas que consigue trasladar el máximo interés desde sus primeros fotogramas.

Amén de la melodiosa sinfonía de cuerda que nos trae el compositor israelí Armand Amar (premiado en los César por su trabajo en ‘El concierto’) cabe destacar interpretativamente el trabajo de una volcada con el cine europeo de autor Gemma Arterton, quien últimamente nos muestra cómo es capaz de abandonar el mainstream para dotar de sentimiento y vigor más de una realización, así como el de la joven Sophie Nelisse, un valor en alza al que conviene seguir la pista.

Un film que narra cuan parecido es el amor a un lúcido pero espinoso ramo de rosas.

Texto: Alfonso Asín.

LO MEJOR: Lo cautivadora de la historia. El reparto femenino, ALMAS del film.

LO PEOR: La sobrecarga de flashbacks y de judaísmo en el personaje de Bird.

VALORACIÓN:

Fotografía: 7

Banda Sonora: 8

Interpretaciones: 7

Dirección: 6,5

Guión: 7,5

Satisfacción: 8,5

NOTA FINAL: 7,5

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies