‘Wilson’: Don de gentes

Cuando te imaginas el futuro siempre piensas que habrá más cosas, pero en realidad sólo hay cosas diferentes, y nunca son las que tú esperabas.” Son palabras de Wilson, el personaje creado por Daniel Clowes. El autor le dio la forma de novela gráfica como ya hizo en una de sus obras mas conocidas, Ghost World, también llevada al cine en 2001 e interpretada por unas jovencisimas Thora Birch y Scarlett Johansson A través de las sucesivas viñetas vamos conociendo a este ser peculiar. Un hombre de mediana edad, divorciado y un poco sociópata. Vive con su perrita Pepper, en la que vuelca todo su amor. Se trata de un antihéroe en toda regla y posee una manera muy personal de ver la vida que no deja indiferente.

Después de la estimable “The Skeleton Twins”, Craig Johnson estrena de nuevo una “dramedy con toques indies”, es decir, una película que oscila entre la comedia y el drama de bajo presupuesto y con toques de cine independiente, aunque detrás del proyecto se encuentre la Twentieth Century Fox. El dibujo animado adopta forma humana con la cara, cuerpo y talento de Woody Harrelson. Y seguimos las andanzas de este cuarentón desaliñado, asocial, lo que se llama un “Outsider”. La muerte de su padre provocara en él la necesidad de reorganizar su vida e intentara recuperar la relación con su ex mujer finalizada 17 años atrás, encontrándose con una inesperada sorpresa en el camino.

Wilson habla de temas tan actuales como la incomunicación y la soledad del urbanita actual. En un mundo tan tecnológico, Wilson aboga por la comunicación de tú a tú, critica la dependencia de los teléfonos móviles. Parafraseando a John Lennon, la vida es lo que pasa delante de nuestras narices mientras miramos la pantalla de nuestro móvil. Ademas, Wilson cree que tiene un don especial para contactar con la gente Hasta aquí, todo muy loable. Lo que le falla son las formas: sentarse en la mesa de alguien que no te ha invitado o ponerse a orinar junto a otro tío y entablar una conversación no son métodos muy ortodoxos. Detrás de todo esto se esconde una necesidad de afecto, de tener contacto con seres humanos aparte de con su perrita.

El problema de Wilson es la falta de empatia con el personaje. Le falta desarrollo y matices para que el espectador pueda decidir si lo ama o lo odia. Pero el film dedica poco tiempo a esta tarea. Ademas parece haber una disonancia entre la voz en off del propio Wilson que narra la historia y el Wilson que vemos en pantalla y que está mas cerca del psicópata que de alguien con el que podamos empatizar. Unas veces es divertido, otras descerebrado. Y mas un pesado que entrañable. Enseguida la película se centra en una trama familiar para, en su ultimo tercio y quizás pensando en el espectador, adoptar un tono mas amable en vez de seguir apostando por el frikismo. Es una tónica del cine americano, empezar en una linea digamos rompedora para al final traicionarse a si mismo.

Al final, hay muchos “Wilsons” en la trama. Seres corrientes, con vidas corrientes, anodinas, algunos fracasados, otros con ganas de dar un giro radical…no tan extremos como el protagonista, pero cercanos a el.

Woody Harrelson es el tipo perfecto para encarnar a Wilson. Cercano al Woody de “Cheers” ( aunque en el fondo éste era mas listo dentro de su apariencia de simplón), Harrelson es uno de los actores que han sabido librarse de su personaje televisivo, y dar el salto a la pantalla grande, en destacados films de los noventa como “El escándalo de Larry Flint” o “Asesinos Natos”. Ahora es un secundario de lujo en producciones como la saga de Los Juegos del Hambre, o en la próxima entrega de El planeta de los Simios. Tiene la mirada adecuada para darle el punto de locura a su personaje. Junto a él, la recuperada Laura Dern, a la que podemos ver ahora en la pequeña pantalla como abogada histérica en “Big Little Lies”, encarna a la ex mujer de Wilson, que intenta reinsertarse en la sociedad y busca también el afecto del que ha carecido en los últimos años, aunque sea de la mano de quien la saca de quicio.

Para mi gusto, al guion de Daniel Clowes le falta vendernos mejor su propia creación antes de embarcarlo en la historia central del film que es el reencuentro con su pasado sentimental. Con todo, el buen hacer de la veterana pareja protagonista conforman de Wilson un entretenimiento correcto no dirigido al gran publico sino para los que gusten de tramas mas sencillas pobladas por seres humanos que busquen su lugar en una sociedad en la que la incomunicación, la soledad y la búsqueda de afectos se encuentra a la orden del día.

Texto: Luis Arrechea.

LO MEJOR: Woody Harrelson: es él o su personaje?.

LO PEOR: Que empieza gamberra y acaba siendo una defensa de la familia, como casi todo el cine americano ( eso si, no de la familia convencional sino la de cualquier grupo de personas entre las que haya afecto, que no es poco).

VALORACIÓN:

Fotografía: 6

Banda Sonora: 6,5

Interpretaciones: 7,5.

Dirección: 6

Guión: 5,5

Satisfacción: 5,5

NOTA FINAL: 6,1

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies