aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 9 de diciembre de 2016
Zaragoza
Pilar Artiaga Bueno

13/6/2008

Guía imprescindible para expo-visitantes
Ha llegado la Expo. El recinto de Ranillas, con 25 hectáreas, ofrece al visitante una variada oferta tanto de edificios emblemáticos, pabellones de participantes, espectáculos y servicios. Sin embargo, si no hay tiempo para verlo todo, aquí van unas claves para no perderse lo esencial.
El Pabellón de Aragón, uno de los edificios emblema de la Expo
El Pabellón de Aragón, uno de los edificios emblema de la Expo

Zaragoza.- El 14 de junio comienza para Zaragoza uno de los momentos más importantes. Es el momento de mostrar al mundo lo que se ha estado preparando en la capital aragonesa desde diciembre de 2004, cuando fue designada como sede de la Exposición Internacional de 2008.

Las 25 hectáreas del recinto de Ranillas van a dar para mucho. Desde la organización de la Exposición Internacional, estiman que se necesitan al menos 3 días para verlo todo. Si no tiene tiempo suficiente, desde aquí le ofrecemos unas claves para que no se pierda lo esencial, lo más impactante o lo más divertido.

Empezando por los pabellones principales, no puede perderse el Pabellón de Aragón. Una de las estructuras más emblemáticas de la muestra, pagada por la DGA, que quedará para la posteridad como la sede de uno de los Departamentos del Gobierno de Aragón.

Sus contenidos tampoco dejan indiferente a nadie. Carlos Saura ha dedicado parte de su tiempo en los últimos meses a la producción de un documental que pone los vellos de punta. En una sala de grandes dimensiones y techo, jalonada por grandes pilares de cristal de negro azabache, se proyecta este corto, que según el oscense director “dan una idea resumida de Aragón”. Paisajes aéreos de la Comunidad que muestran el patrimonio cultural e histórico; la Naturaleza en su estado más puro; el arte del bailarín Miguel Ángel Berna; y, sobre todo, el más profundo sentir de los aragoneses, en momentos como la “Rompida de la Hora” en Calanda.

La sala contará ya esta semana con las seis obras de arte contemporáneo que han sido creadas ex profeso, y que completarán el recorrido marcado por un río de 100 metros de largo y cinco ibones. Otro aspecto que también puede llamar la atención a los usuarios son las vistas desde el piso superior del pabellón, el primero al que se accede en el recorrido. Al lado de una sala donde se van conociendo las comarcas a través de fotografías y audiovisuales, se encuentra una cafetería donde se puede tomar un refrigerio acompañado por una perspectiva singular: el río Ebro en su serpenteante recorrido por la capital aragonesa.

El Pabellón de España representa un bosque

Gastronomía en España

El siguiente de los pabellones más interesantes para visitar es el Pabellón de España, especialmente si se va al mediodía. Allí estará uno de los cocineros más prestigiosos de la península, Enrique Martínez, del restaurante Maher, de Cintruénigo. Además de la oferta al público general, del que será uno de los hitos gastronómicos de la Expo, el restaurante albergará un centenar de almuerzos y cenas oficiales ofrecidos a los participantes en Expo Zaragoza 2008, tanto a los países como a las Comunidades Autónomas. Sin embargo, para ir a degustar estas bondades gastronómicas habrá que reservar con antelación.

El Pabellón de España se ha marcado el objetivo de presentar una visión dinámica, moderna y científica del problema del agua, desde el origen, hasta sus propiedades, su uso o su gestión. Para ello, este pabellón es muestra ejemplarizante de todas estas cuestiones.

Por una parte, el edificio, obra del arquitecto navarro Patxi Mangado con la colaboración del Centro Nacional de Energías Renovables (Cener) es una apuesta por una arquitectura comprometida con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Reproducirá un bosque de pilares que envuelve diáfanos volúmenes de vidrio donde se realizan las exposiciones constituye la base del pabellón, concebido bajo criterios de ahorro energético, con una gran cubierta que proporciona sombra al edificio. De esta forma, el pabellón desarrollará un microclima que permitirá al visitante resguardarse del intenso calor del estío zaragozano.

Por otra, para acercar los contenidos de forma más amena a los visitantes, el Pabellón ha preparado cinco talleres, con una duración de unos 50 minutos cada uno. Hay que reservar plaza previamente en la web del Pabellón de España o en el teléfono 639 10 26 50. Estas actividades están pensadas para todas las edades. En “La magia del agua”, por ejemplo, se podrá aprender a realizar experimentos científicos de manera amena relacionados con el agua y sus propiedades fisicoquímicas.

Un puente en forma de gladiolo

El Pabellón Puente une las dos orillas del Ebro

Quizá uno de los elementos de mayor asombro para los zaragozanos es el Pabellón Puente. La arquitecta Zaha Hadid buscó un diseño imaginativo: “Aunque estaba lejos y no puedo visitar todos los lugares en los que va a ir ubicado un proyecto mío debo diseñar con un cierto distanciamiento”, concretó Hadid en una visita a las obras.

A esta estructura se puede acceder desde la parte de la margen derecha del Ebro por un único paso. A medida que se va adentrando en él, habrá tres bifurcaciones, que corresponderán a la parte expositiva del pabellón y que dan la forma de gladiolo al edificio.

En los 7.000 metros cuadrados de espacio expositivo, el Pabellón Puente hablará del agua como recurso único”, se centrará durante los tres meses de la celebración de Expo 2008 en las buenas prácticas en gestión del agua a través de tres espacios expositivos vinculados a la unicidad del agua, crisis y gobernabilidad del agua y éste como derecho humano.

La Torre del Agua será el gran legado de la Expo

La Torre del Agua

El edificio de la Torre del Agua, de 76 metros de altura, está construido con planta en forma de gota. Con un zócalo de unos 13 metros de altura, desde allí renace una estructura prácticamente diáfana realizada en cristal. Su planta en forma de gota, sus perfiles de traza diagonal y los parasoles que siguen las rampas hacen que el edificio adopte formas muy diferentes en función del punto de vista desde el que se observa.

“Agua para la vida” es una exposición abierta, sin un discurso lineal, donde el visitante puede construir su propio discurso. La exposición se divide en dos ámbitos, al igual que el resto del edificio: zócalo y torre. En el zócalo, con el contenido denominado “La naturaleza del agua”, supone una experiencia que se desarrolla aparentemente en un solo ambiente escenográfico. En la torre, con la exposición “Agua en mente”, domina la visión vertical y las dimensiones más reducidas del espacio en planta y excepcionales en su volumen, con : la escultura Splash. La torre está dedicada a la dimensión cultural del agua, se estructura en los siguientes apartados: Agua para la vida, Agua en mente, Splash y Nube.

El recorrido por la Torre del Agua invita a mirar el mundo que conocemos de otra manera. Es una oportunidad para percibir el agua con los ojos, los oídos, la piel... y la imaginación, que hace posible que conozcamos las diferentes visiones del agua.

La serpiente despierta a mediodía

Los espectáculos de todas las artes serán uno de los grandes reclamos

Parafraseando el dicho, en la Expo “no sólo de pabellones vive el visitante”. Los espectáculos son parte importante de la muestra internacional. De algunos podrá disfrutarse todos los días, como “El despertar de la serpiente” o “Iceberg”. El primero, a cargo del Cirque Du Soleil, es una cabalgata que recorrerá las instalaciones de la Expo, desde el edificio de participantes hasta los edificios temáticos. Entre 80 y 90 artistas, tres cuartas partes de ellos españoles darán vida a esta espectacular coreografía en la que intervendrán diábolos y acróbatas.

Por la noche, al cierre de pabellones, a las 22.00 horas, se celebrará el espectáculo del "Iceberg. Sinfonía Poético Visual" creado por Calixto Bieito. La obra evocará una fábula que da un toque de atención sobre la responsabilidad del hombre en la situación actual del planeta. Un joven de Utebo ha sido elegido para protagonizar este espectáculo que iba a ser uno de los espectáculos inaugurales y que, a causa de la crecida, no ha podido ser así.

El calendario se completa con las actuaciones del Anfiteatro 43, que prevén actuaciones para todas las noches de la Expo, así como tres conciertos especiales. El 23 y 24 de junio, actuará Bob Dylan; el 6 de septiembre, Enrique Bunbury; y el 13 de septiembre, Gloria Estefan. Todos ellos lo harán en la Feria de Muestras por 8 euros (si se tiene entrada o pase que de acceso a la muestra internacional).

Aún más oportunidades tendrá el público para disfrutar del espectáculo especial, que se repetirá seis veces a lo largo del día en una de las seis plazas temáticas, Inspiraciones Acuáticas. Diseñado por Pichón Baldinu (De La Guarda) y desarrollado por la compañía Ojalá, tendrá como hilo conductor una reflexión sobre el uso y abuso del agua bajo el título “Hombre Vertiente”.

Los cuatro balcones, el de los Niños, de las Artes Escénicas, de las Músicas y de la Cultura también tiene una programación cargada de interesantes propuestas para entretener a todos los públicos. En la Plaza Aragón, situada al lado del Pabellón de la Comunidad, los participantes tendrán opción para mostrar sus espectáculos (de lunes a miércoles). De jueves a domingo, acogerá un único espectáculo nocturno de unos sesenta minutos, que corresponden a la Década Prodigiosa (los jueves), “Gitanillos de la calle la cera” (los viernes) y “Brasil Natura” y “Las jotas aragonesas” (sábados y domingos).

Para llegar a la muestra

El Ayuntamiento de Zaragoza ha previsto un servicio especial de autobuses que unirá ocho puntos de la capital aragonesa con la muestra internacional. El servicio Expo saldrá desde Parque Goya (EX1), Santa Isabel (EX2), Las Fuentes (EX3), San José (EX4), Delicias (EX5), Miralbueno (EX6), Valdefierro (EX7) y Paseo Pamplona (EX8). Las frecuencias de paso se sitúan en torno a los 10 minutos.

Además, las dos líneas de autobús turístico también acercan a los visitantes a la muestra, así como algunas líneas de autobús diurno, como el 20, 23, 34 y 42. Éstas, en concreto, desde las 20.00 horas se aproximarán por la calle Clara Campoamor a la Puerta del Ebro del recinto y prolongarán su servicio hasta las 3.30 horas.