aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil widget Goggle + Aragón Digital
Lunes, 22 de septiembre de 2014
Economía
María Abadía Jiménez

22/5/2007

El drama que esconde un accidente laboral
AVAEL es la única asociación de víctimas de accidentes laborales en España y tiene su origen, sede y razón de ser en Aragón. Su fundadora, Carmen Cavero, lleva 14 años de lucha por mejorar la prevención de la siniestralidad laboral en España, que se sitúa a la cabeza de Europa en el número de fallecidos y lesionados en horario de trabajo.
Tanto la empresa como los trabajadores han de fomentar las medidas de seguridad
Tanto la empresa como los trabajadores han de fomentar las medidas de seguridad

Zaragoza.- AVAEL acoge un total de 300 afectados por la siniestralidad laboral y a sus familiares, y fue constituida en 1993, dos años después de que Carmen perdiera a su marido, trabajador del sector metalúrgico y padre de tres hijos. El pasado 28 de abril se celebró el Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, algo que desde AVAEL tienen en cuenta con la celebración de misas en Zaragoza en homenaje a todos los que han perdido la vida trabajando. “Tras catorce años de lucha, me queda el inmenso deseo de que se levante un monumento en recuerdo a todos los muertos que hemos tenido en Aragón y en España”. Sólo en el año 2006, un total de 1.352 personas fueron víctimas mortales de la siniestralidad laboral.

“Detrás de cada accidente laboral hay un drama familiar”, asegura Carmen. En Aragón, en el primer trimestre de 2007, se han producido 15 accidentes mortales, uno más del doble que el pasado año en el mismo periodo. Nueve de ellos se produjeron en jornada, mientras que los cinco restantes se sufrieron in itinere. Doce se registraron en la provincia de Zaragoza, dos en la de Huesca y uno en Teruel. Los sectores de Industria, Construcción y Servicios concentran los siniestros mortales.

“Y eso que en los recuentos no se integran a los autónomos ni tampoco a los que mueren después de las 24 primeras horas del accidente”, recuerda Cavero.

Los sindicatos aragoneses recuerdan que el 55% de los accidentes mortales, así como la inmensa mayoría de los accidentes de trabajo, se producen en empresas con menos de 50 trabajadores, carentes, en numerosas ocasiones, de representante legal de los empleados, y faltos también de planes preventivos y de planificación de la actividad preventiva. “Pero mientras haya un muerto más que no digan nunca que se han reducido los accidentes, ya que los muertos siguen sumando y cada vez que alguien fallezca, se sumará uno más”, apuntala Cavero.

Muertos de primera y de segunda

Entre las principales causas de la siniestralidad laboral se encuentran la falta de una cultura de prevención como imperativo ético y jurídico, la abusiva aparición de subcontratas que no estén sujetas a regulación, la incorporación de personal inmigrante sin formación ni experiencia, el abuso de confianza del trabajador a la hora de aplicar y aplicarse las medidas de seguridad, etc. Así, confluyen una serie de factores que ponen a España a la cabeza europea en siniestralidad.

“Hay que invertir más en vida y en medidas de seguridad. Hay otras muertes muy dolorosas, como las provocadas por ETA, pero a las víctimas del terrorismo se les presta ayuda psicológica y a nosotros nada. ¿Qué somos? ¿Muertos de primera, segunda o tercera? Siempre voy a intentar que esto mejore”, manifiesta Cavero.

Para los familiares de las víctimas de siniestralidad laboral, según transmiten a AVAEL, “lo más difícil y más duro es demostrar de quién ha sido la culpa”. Carmen manifiesta que tras la muerte de su esposo “pisotearon mi dignidad, la de mi marido y la de mis hijos, ya que tuve mala suerte y no tuve ni derecho a un juicio. Detrás de cada accidente laboral hay un drama familiar. Lo más importante es que el día después no sea tan duro, ya que los familiares no tienen ni idea de plazos, leyes y trámites. Es muy difícil demostrar quién ha tenido la culpa, porque el que ha fallecido ya se sabe, no puede hablar”. Y denuncia que lo único que ocurre en la empresa al día siguiente es que “están todos muy consternados y que te dicen que se ha perdido un gran trabajador, pero al día siguiente tienen a otro preparado para entrar. La empresa sigue casi ese mismo día trabajando”.

En Aragón se produjeron 15 accidentes laborales mortales en el primer trimestre de 2007

La inspección de Trabajo

Tanto desde AVAEL como desde los sindicatos se aboga por diversas medidas que contribuirían a reducir los accidentes laborales. Para la presidenta y fundadora de AVAEL, “es imprescindible incrementar el número de inspectores en Aragón -ahora hay 22-“, así como que éstos realicen “lo mejor posible el informe y en el menor plazo”. “A los 8 días la empresa ha cambiado hasta las máquinas o han tapado los huecos del ascensor. Es necesario que se paralicen las máquinas y las obras, y que la Inspección de Trabajo actúe a la mayor brevedad posible”, advierte Cavero. Así, por ejemplo, los sindicatos plantean la habilitación de técnicos del Instituto Aragonés de Seguridad y Salud Laboral (ISSLA) en funciones inspectoras.

Desde UGT y CCOO proponen publicar el listado de empresas con alta tasa de siniestralidad, para lo que se hace vital el compromiso de los poderes públicos y de la iniciativa privada para desterrar a los incumplidores. Asimismo, apuestan por la presencia sindical en las empresas a través de la figura del delegado territorial o sectorial. Otras iniciativas son la puesta en marcha de un plan de choque contra la siniestralidad para los inmigrantes o la vigilancia de la salud -algo por lo que tienen que velar empresas y administraciones-.

“Yo no quiero que lleven a empresarios a la cárcel, pero sí que los sancionen”, señala Cavero. “Ningún hombre entra al trabajo a matarse. Tiene que haber más y más competentes inspectores y los jueces favorecer más a las víctimas”, añade. “Si nos han de dar un euro, que nunca te pueden pagar lo que vale una vida, la sonrisa de tu marido o un dedo, que no sea tan largo el proceso y que no haya que estar durante años de juicios”, manifiesta con desconsuelo Carmen.

Uno de los mayores logros de AVAEL fue el de transmitir al ex Defensor del Pueblo, Fernando Álvarez de Miranda, que la orfandad de los hijos de un fallecido por siniestralidad laboral la habría de mantener el Estado hasta los 21 años en lugar de hasta los 18. Y en caso de que éstos estudien, hasta el momento de finalizar.