aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 19 de noviembre de 2018
Sucesos
Redacción

29/6/2018

Plaza se desliga de la corrupción
Los tribunales han archivado hasta la fecha cuatro causas relacionadas con la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) y los acusados en otros cuatro asuntos han sido absueltos. El 1 de octubre comenzará el macrojuicio por la presunta malversación de 150 millones de euros en la sociedad pública, que ahora mira optimista a su futuro.
Plaza continúa mejorando las infraestructuras de servicios. Imagen www.plazalogistica.com
Plaza continúa mejorando las infraestructuras de servicios. Imagen www.plazalogistica.com

Zaragoza.- La Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) deja atrás su imagen ligada a casos de corrupción y lo hace con el “apoyo” de los tribunales aragoneses. La principal causa con Plaza como escenario todavía está pendiente de juicio –comenzará el próximo mes de octubre-, pero hasta ahora los tribunales han archivado ocho de las once causas abiertas o bien los denunciados han sido absueltos.

Así, desde que en 2012 el Ejecutivo autonómico de Luisa Fernanda Rudi (PP) emprendiera una lucha judicial contra la supuesta corrupción en Plaza, el Gobierno de Aragón no ha hecho sino perder todas las causas abiertas o ver cómo se archivaban. Sobreseimientos o absoluciones que han ido despejando la sombra que se cernía sobre Plaza, el proyecto estrella del Gobierno de Marcelino Iglesias. 

Los servicios jurídicos de la DGA defienden ahora los intereses del Ejecutivo autonómico en las causas sobre Plaza, pero las arcas autonómicas han tenido que afrontar las importantes facturas del despacho de abogados madrileño que se contrató para actuar en las causas penales. Se calcula que esta cruzada judicial ha costado ya a las arcas autonómicas más de 500.000 euros.

El año 2013 supuso un punto de inflexión en la historia de Plaza. Fue en agosto de ese año cuando la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada desembarcó en Zaragoza tras recibir una denuncia sobre posibles irregularidades en las obras de urbanización de la plataforma logística. Aquella operación dio origen al caso Plaza, una macrocausa que suma más de 15.000 folios y que comenzará a juzgarse el 1 de octubre. Mientras la instrucción de este asunto avanzaba, los juzgados aragoneses resolvían otros asuntos que tenían en Plaza su escenario principal. 

Cuatro casos archivados

En julio de 2014, el juez que investigaba el bautizado como Caso Apartadero decidió archivarlo al no apreciar indicios de delito. En él se estudiaba la adjudicación sin publicidad de unas obras valoradas en 15,5 millones de euros a la UTE Plaza. Llegó a estar imputado parte del Consejo de Administración de la sociedad pública.

Ese mismo mes, la magistrada que investigaba el denominado Caso Caladero también acordó su archivo al entender que no había delitos en las obras de la planta de Caladero en Plaza. Estaban en cuestión más de tres millones de euros, pero la Audiencia de Zaragoza confirmó el archivo. Estuvieron imputados el exconsejero delegado de Plaza, Carlos Esco; el exconsejero delegado de la Corporación Empresarial Pública de Aragón, Santiago Coello; la exresponsable de Empresas Participadas, Pilar Valdivia, y el exdirector financiero de Plaza, Pedro Colás.

Un jurado popular declaró no culpables a los acusados en el Caso Karting
Un jurado popular declaró no culpables a los acusados en el Caso Karting

También fue archivado -este en septiembre de 2015- el bautizado como Caso Cuadros, en el que no llegó a haber imputados. En él se investigaba la compra por más de trece millones de euros de cinco cuadros por parte del Gobierno de Aragón y la Fundación Plaza. Finalmente se concluyó que el precio pagado durante el Ejecutivo del PSOE-PAR correspondía al precio de mercado.

A estos casos se suma el archivo de la demanda que interpuso el que fuera consejero de Obras Públicas en el anterior Gobierno, Rafael Fernández de Alarcón, contra el exgerente de Plaza, Ricardo García Becerril. El Ejecutivo autonómico de aquella etapa consideró que se habían pagado hasta siete millones de euros más de lo que correspondía por dos edificios en la plataforma al Grupo Codesport, propiedad del exdueño del Real Zaragoza, Agapito Iglesias. La juez instructora archivó este asunto en 2012 al no apreciar indicio de criminalidad y la Audiencia de Zaragoza confirmó esa decisión un año más tarde.

Cuatro casos con absueltos 

Otros cuatro casos relacionados con Plaza llegaron a juicio, pero sus acusados fueron tarde o temprano absueltos por los tribunales. Los presuntos sobrecostes de los edificios de Codesport se juzgaron por la vía civil y el asunto todavía está en manos del Tribunal Supremo.

Agapito Iglesias fue juzgado en septiembre de 2014 por aquel caso como responsable de la empresa Plaza Center Campus Empresarial. Fue inicialmente condenado a devolver 12 millones de euros a Plaza, pero la Audiencia de Zaragoza le absolvió al considerar que no había ninguna cantidad que reclamar. 

Sin embargo, el letrado del Gobierno de Aragón, en nombre de Plaza y de Suelo y Vivienda de Aragón, recurrió el fallo al Tribunal Supremo. Preparando el recurso halló una factura que podía ser falsa por un movimiento de tierras en las obras de uno de esos edificios que, al parecer, no se ejecutó. Aquel hallazgo dio lugar a otro procedimiento penal con el empresario Agapito Iglesias en el banquillo, acusado de falsedad y estafa. Fiscalía pedía para él seis años de cárcel y la DGA, ocho. La Audiencia de Zaragoza, sin embargo, absolvió a Iglesias al entender que no hubo engaño y, en consecuencia, no apreció delito.

Los cuatro acusados en el caso Codesport fueron absueltos
Los cuatro acusados en el caso Codesport fueron absueltos

También acabó en absolución el Caso Pagarés (o Caso Codesport) en el que se cuestionaba un posible sobrecoste de más de 17 millones de euros en la construcción de unas naves en Plaza para la empresa Autocity. En el banquillo de los acusados se sentaron el exgerente de Plaza, Ricardo García Becerril, el exconsejero delegado Carlos Esco, el constructor Agapito Iglesias y el director técnico de Plaza, Miguel Ángel Pérez.

En octubre de 2016, la Audiencia de Zaragoza condenó a los tres primeros a cuatro años de cárcel por una malversación de 8,7 millones de euros y absolvió al último. La sentencia fue recurrida al Tribunal Supremo que, en julio del año pasado, absolvió a todos.

Tampoco hubo condena para los tres acusados en el Caso Karting: el exgerente de Plaza, Ricardo García Becerril, el exconsejero delegado, Carlos Esco y el dueño de los terrenos del antiguo kartódromo junto a la A-2, Santiago Becerril. Este último reconoció haber pagado una comisión de unos 660.000 euros a García Becerril y a Esco por la venta a Plaza de esos suelos a un precio más elevado del que realmente tenían. Un jurado popular consideró que había indicios pero no pruebas para condenarles por malversación y cohecho. En consecuencia, el magistrado-presidente de ese jurado les absolvió. 

La principal causa, pendiente de juicio

Mientras los juzgados aragoneses han resuelto de uno u otro modo el destino de estos casos, el próximo 1 de octubre comenzará el juicio por el presunto desfase en las obras de urbanización de la plataforma. Una vista que se prolongará varios meses. 

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Zaragoza, José Ignacio Martínez, cerró la instrucción de este asunto en el año 2015 con 26 investigados (antes imputados). Entendió que hubo un desfase de unos 150 millones de euros en las obras de urbanización de Plaza y exigió fianzas semejantes para hacer frente a las posibles responsabilidades civiles.

Entre los principales acusados están el exgerente de Plaza, Ricardo García Becerril, para quien el fiscal pide 23 años de cárcel, y dos ejecutivos de la UTE Plaza, para los que solicita más de diez años de prisión. 

El exgerente de Plaza, Ricardo García Becerril, es el principal procesado en la causa principal
El exgerente de Plaza, Ricardo García Becerril, es el principal procesado en la causa principal

Plaza mira optimista su futuro

Lejos de los tribunales, la Plataforma Logística de Zaragoza continúa mejorando las infraestructuras de servicios para empresas exportadoras e importadoras y apostando firmemente en el desarrollo de las líneas ferroviarias que enlazan la capital aragonesa con los principales puertos del país, un servicio demandado por las más de 350 empresas instaladas allí.

Plaza se encuentra al 84,5% de ocupación con 4.609.311 metros cuadrados de superficie vendidos. Entre 2016 y 2018, se han vendido más de 404.000 metros cuadrados (los últimos 49.973 en 2018).

Actualmente en Plaza hay unos 12.500 trabajadores, sin considerar las empresas en vías de instalación. Se han instalado operadores logísticos y empresas de transporte, transitarios, compañías que han instalado el almacén de distribución de sus propios productos y empresas de servicios y comerciales.

La sombra que se cernía sobre la plataforma se va disipando de este enclave que trata de responder a todas las necesidades logísticas de las empresas ofreciendo a su vez equipamientos de la más alta tecnología.