aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Sábado, 3 de diciembre de 2016
Educación
Marta Gracia Sánchez

27/1/2014

La crecida del Ebro anega campos de Boquiñeni
La punta de la crecida del Ebro ha llegado a Boquiñeni. El agua ha inundado campos cercanos a la ribera, pero las hectáreas perjudicadas no pasarán de 450, y no hay riesgo para el municipio. La crecida registra un metro de altura menos que en 2013. El alcalde de la localidad asegura que la mota está arreglada y no hay filtraciones.
Imagen de la riada en 2013
Imagen de la riada en 2013

Zaragoza.- El río ya se ha desbordado a su paso por Boquiñeni y el Ebro continúa su recorrido hacia Zaragoza, donde se prevé que llegue la punta de la crecida a las 18.00 horas de esta tarde. A su paso por el municipio zaragozano, el agua ha inundado algunos campos cercanos a la ribera, pero las hectáreas perjudicadas no pasarán de 450.

“Hemos activado la prealerta por si acaso, pero en principio el Casco Histórico está muy protegido”, ha explicado el alcalde de Boquiñeni, Miguel Ángel Sanjuán, y es que, tal y como ha puntualizado, arreglaron la mota “y las filtraciones casi no se han notado”. Además, la altura del río es un metro menos que la avenida del 2013.

Desde el Gobierno de Aragón, también han explicado que este año no hay ningún riesgo de inundaciones en los municipios porque es una crecida ordinaria que no va a superar los 1.500 hectómetros cúbicos, lo que son 400 menos que en la crecida del año pasado.

Así, han llamado a la tranquilidad y han asegurado que la prealerta que está activada es un “paso previo y necesario”, pero que “no significa nada”.

El alcalde de Boquiñeni ha apuntado que uno de los problemas se encuentra en que "como las gravas de los ríos no se limpian" el Ebro pasa con más altura aunque no incremente el caudal en comparación con otras ocasiones, lo que hace que la presión sobre las motas "sea mayor".

Sanjuán ha estimado que el caudal del río empezará a bajar en "un par de horas", dado que "en Novillas ya lo está haciendo". Respecto a los daños que haya podido causar el agua, ha asegurado que "el agricultor ya se ha acostumbrado".

"Sabe que la riada le va a coger la cosecha y se pone tipos de cultivos que, si llega el agua, no se pierdan tanto. Además, también hay seguros, que si bien no cubren los daños totales sí ayudan".

Sin embargo, ha apuntado que la gente va a pasear al río a ver si crece o no, “pero este año está super defendido, han hecho muy buen trabajo en los 200 metros que han reforzado”.