aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Lunes, 5 de diciembre de 2016
Cultura
Noelia Fragoso Delgado

26/1/2014

La lista roja del patrimonio abandonado registra ya 54 monumentos amenazados en Aragón
El convento de San Javier de Escatrón y otras dos iglesias de La Ribagorza han sido inscritas en la lista roja de la Asociación Hispania Nostra y ya son 54 los monumentos aragoneses en ella. Su situación de ruina es alarmante. Se trata de la iglesia de San Juan Evangelista, en Besiáns y de la ermita de San Martín de Terraza, en Bacamorta.
Iglesia de San Juan Evangelista, en Besiáns. Foto: romanicoaragones.com
Iglesia de San Juan Evangelista, en Besiáns. Foto: romanicoaragones.com

Zaragoza.- El convento de San Javier de Escatrón, en la provincia de Zaragoza, es la última incorporación a la lista roja del patrimonio amenazado por su situación de ruina alarmante, llegando a 54 los monumentos en peligro en Aragón. La Asociación Hispania Nostra recoge entre las situaciones de peligro también a dos nuevas iglesias de La Ribagorza.

El convento no está protegido y su estado es de ruina progresiva y abandono. Hay peligro de derrumbre y expolio de piezas sueltas, aunque se encuentra cerrada y no es posible visitarlo. Sólo se conserva parte de la iglesia, destacando las dos torres gemelas que flanquean la portada; el claustro ha desaparecido completamente. En su origen fue un Colegio o Congregación de Sacerdotes Misioneros fundado a comienzos del siglo XVIII, por Miguel Ignacio Redorad, que fue Alcalde del Crimen de la Real Audiencia de Aragón.

En el Colegio, fundado bajo la advocación de San Felipe Neri y San Francisco Javier, vivían sacerdotes misioneros destinados a la oración y el estudio. A la fundación original, que tenía cinco capellanías, se unieron otras fundaciones y capellanías. Los actos de culto, pláticas, confesiones y catecismo estaban abiertos al público.

La iglesia de San Juan Evangelista, en Besiáns, en el término municipal de Perrúa, en la provincia de Huesca, es uno de los templos románicos más interesantes de La Ribagorza, que marca el paso del lombardo al cluniacense. La iglesia, abandonada, se encuentra parcialmente en ruina, si bien se han consolidado ciertos elementos. La reparación de urgencia hecha en la torre en 2002 se ha desprendido y la penetración de agua está causando grandes humedades daños en el interior. Se ha desprendido recientemente parte de la cruz de consagración que está cubierta de moho.

El riesgo está, según Románico aragonés, en el inminente hundimiento de la torre sobre las cubiertas del templo, ya que las humedades están causando graves daños en exterior e interior. El arreglo de 2002 en el lienzo norte de la torre con un enlucido exterior de cemento y un tabique de ladrillo en el interior ha sido insuficiente. El lado norte de la torre podría derrumbarse sobre las cubiertas del sur de la cabecera del templo.

Se ha incorporado también la ermita de San Martín de Terraza, en Bacamorta. Se trata de un templo ejemplo del románico ribagorzano con cánones lombardos de hacia la mitad del XII. Su estado es de ruina, aunque conserva la cubierta y las bóvedas de horno y cañón. Las grandes grietas en el interior en el lado norte y el posible derrumbe de la cubierta son visibles.

Patrimonio olvidado

Estas dos últimas incorporaciones hacen que sean 60 los monumentos amenazados de ruina en la Comunidad Autónoma, aunque seis han salido de la lista. En la lista se encuentran también la Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes o de los Monegros (Sariñena); el castillo de Arrés; el de Berdejo; también el de Bijuesca; Jarque; de la Palma (Sástago); de Langa; Maella; Monreal de Ariza; Rueda de Jalón; de Santias (Erla).

También están el Palacio de Argavieso; el castillo palacio de los Marqueses de Lanzán; el convento de Servitas (Las Cuevas de Cañart); la ermita de San Miguel (Sercué);la de Santa María de Javierremartes; de Santa Quiteria; la gótico-mudéjar de Nuestra Señora de Gañarul (Agón); la románica de Anzano; la de San Juan (Añón del Moncayo); San Miguel de Cheulas (El Frago); la románico-lombarda de San Pelay (Ceresa); la iglesia de Acín (Acín de la Garcipollera); de Ssan Bartolomé (Larrosa); de San Miguel (Maluenda); San Miguel de Otal (Broto); San Pedro (Cenarbe); San Esteban (Villarué); San Vicente Mártir (Villanúa); Anzano; Nuestra Señora de la Asunción (Monreal de Ariza); San Miguel de Abós (Jaca); San Pedro Apóstol (Bentué de Nocito); San Saturnino de Bergoda; Santa María de Belsué.

Asimismo, se encuentran recogidos la torre alminar de la Virgen de la Huerta (Villanueva de Jalón); el lavadero de lana del Jiloca (Calamocha); masías fortificadas (Maestrazgo); Molino de Fañanás (Alcalá del Obispo); Monasterio de Cambrón (Sádaba); Monasterio de San Bartolomé o del Santo (Alciñejo, Tosos); Monasterio del Desierto (Calanda); la necrópolis medieval de San Grimen (Hecho); Palacio fortificado de los Altarriba (Permisán); el Pantocrator de la iglesia de San Juan Bautista de Omiste (Rasal); el recito fortificado de Calatayud; las ruinas islámicas en Zaragoza; las torres de los Condes de Bureta (Pleitas de Jalón); la torre defensiva de Abenilla; y la de Obano (Luna).

Se han retirado de la lista roja la torre del Palomar de Maluenda por su restauración y la ermita románica de San Miguel de Sarsamarcuello tras los trabajos de protección, su desescombro y consolidación. Asimismo, han salido de la lista roja el castillo de Vera del Moncayo al realizarse obras de consolidación y rehabilitación de algunos muros, ya que no se puede hacer más por él.

Los castillos de Anento, de Añón y de Cadrete también salen de la lista por los contratos realizados para sus restauraciones.