aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Sábado, 10 de diciembre de 2016
Cartas al director

5/1/2014

A la vejez, escritor de novelas digitales

Tengo un amigo pedagogo aficionado a escribir, que lo hace bien, y harto de que le divulgaran manuales de normativa, consiguió que le publicaran la primera novela en su localidad. Animado por las posibilidades que da Internet para editar, publica por entregas en un blog que ha creado, otra novela que ha escrito. Es como un reto para demostrarse que tiene creatividad y originalidad, al margen de los "ladrillos legislativos" que antes le habían publicado. Textos efímeros por las leyes educativas cambiantes españolas, pero que hicieron un buen servicio a muchos docentes y equipos directivos para la organización y funcionamiento de sus centros.

Ya en su juventud había escrito una novela con poco éxito. Y se desanimó a seguir esa vocación, sin tener en cuenta lo que les costó a muchos escritores consagrados publicar su primer libro. O los pintores que mueren fracasados y después se cotizan sus cuadros por millones. Ahora, Internet, con más facilidad, te permite ser escritor y editor, y que la palabra escrita pueda ser leída por los antípodas. Junto a lo soez abundante, los hay que publican sus tesis doctorales y otros muchos escritos que resultan útiles e interesantes.

Días atrás me escribía que estaba contento porque su obra iba por las dos mil visitas. "Te alegrará saber que poco a poco es cada vez más internacional. La mayoría de España, pero también de otros países, treinta hasta hoy. Europeos, americanos o asiáticos. En cuanto a los diez países donde, hasta hoy, hay más visitantes son: España, Rusia, Reino Unido, Estados Unidos, Países Bajos, Alemania, Ucrania, Colombia, Francia y Brasil. Poquito a poco el blog se internacionaliza", me decía.

Le dije que no estaba mal, para no desanimarle. Pero en mi fuero interno pensé que hay famosos que reciben más de esas visitas en un solo día, y que se había introducido en la Literatura tarde. Que como la sentencia que pronuncia el Bachiller Sansón Carrasco cuando habla con Sancho sobre la novela, nunca segundas partes fueron buenas. Aunque hay ejemplos de personas que después de dedicarse a una determinada actividad, al final de sus vidas, de hobby les da por escribir novelas.

Como todo es posible, aunque difícil, admito incluso que puede hacerse popular en Internet, o que su novela digital se la publiquen después en papel, o que algún día me diga que le han dado un premio. No sería el primer veterano que lo consigue. Sirva como ejemplo la crisis económica explicada por Leopoldo Abadía con los Ninjas que reciben préstamos y bancos que comercian porquerías.

Recuerdo decir a Miguel Ángel Rodríguez que cuando le mandó uno de sus escritos a Miguel Delibes para que le dijera si le había gustado, le recomendó que se presentara a uno de los diversos premios literarios que existen. Ganar por ejemplo el Planeta, que aparte de la cantidad económica que percibes, tiene una tirada inicial de 250.000 ejemplares, compensa. Lo que supone tener continuidad de dedicar tu vida a las letras.

Vivimos en un mundo competitivo, y para triunfar te tienen que evaluar continuamente, midiéndote con otros. Desde que nacemos hasta que morimos nos evalúan. Al nacer nos pesan y tallan, y al morir un médico certifica de qué.

En mi caso, tras las evaluaciones sufridas, en especial las más impactantes, el ingreso de Bachiller y la de inspector, procuro que previo a realizar algo, no me hagan más tanteos. Para ver si te dan un cargo, te evalúa un tribunal, un jurado, un equipo, o lo hacen bajo cuerda proponiendo nombres los influyentes. Fui coordinador por votación, e inspector por oposición, lo que consigues por un sistema no lo puedes conseguir por otro. Actualmente he recibido alguna propuesta que posiblemente sea de alguien que leyó alguno de mis artículos, le gustó y me mandó referencias sobre algún premio. Pero no estoy por la labor.

Hoy día, no solo en un libro, sino en varias páginas, tienes resistencia para que te publiquen un artículo en alguna revista o periódico de mediana tirada. Recuerdo que cuando le pedí los motivos a un redactor jefe de por qué no me había publicado una colaboración, me abrió varios cajones de un archivador, y me mostró los escritos que aguardaban turno para ver la luz. Lo que no impide que se gasten ríos de tinta en publicaciones que casi nadie lee, y con las que se haría un gran servicio si con ellas se hiciera lo que le hicieron a Don Quijote.

Hay periodistas que publican crónicas y artículos en periódicos de tirada nacional, actúan en la radio y publican libros. Los cuales tienen toda esa publicidad que le dan los medios. A veces incluyen pre-publicaciones con las primeras páginas de un ejemplar y les hacen entrevistas en televisión. Juegan con ventaja. Para evitarla y comprobar la difusión con pseudónimo, hay triunfadores que publican con otro nombre.

Mi amigo es inasequible al desaliento. Y a pesar de lo dicho, lo admiro más que otros que consumen sus últimos días, en el anonimato.


Ricardo Gutiérrez. Foro Independiente de Opinión

Cartas al director