aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 30 de septiembre de 2016
Deportes
Alejandro Alonso Rodríguez

3/1/2014

¿Quién mejora este 2013?
Una inolvidable clasificación para el playoff por el título y la creación de una plantilla que volvía a aspirar a lo más alto de la tabla depositaban la ilusión sobre la pista del Príncipe Felipe. El CAI Zaragoza ponía a sus pies un año 2013 difícilmente superable, con reconocimiento de la prensa incluido para José Luis Abós.
Pere Tòmas reforzaba las filas rojillas esta temporada
Pere Tòmas reforzaba las filas rojillas esta temporada

Zaragoza.- El año 2013 quedará grabado en la memoria de los seguidores rojillos para siempre. El CAI Zaragoza lograba una impecable clasificación para disputar el playoff y no defraudó. Además, el equipo aragonés volvía a formar una plantilla de nivel para superar con éxito la primera fase de la Eurocup en la presente campaña.

Después de una gran primera vuelta, el conjunto dirigido por José Luis Abós se metía por primera vez entre los ocho mejores bloques del campeonato doméstico. Así, los rojillos se desplazaban hasta Vitoria para disputar la prestigiosa Copa del Rey. Sin ningún tipo de obligación en el torneo, el bloque maño se despedía a la primera de cambio.

Un fuerte Caja Laboral superaba con contundencia al CAI en un encuentro desigual a partir del descanso. Hasta el ecuador del choque, los zaragozanos consiguieron aguantar el pulso, pero los segundos 20 minutos pesaron lo suficiente para llegar sin opciones a la recta final del duelo.

Algo que no empañaba el mérito de la clasificación copera. Tras el premio, el equipo aragonés volvía a centrarse en la Liga Endesa con el claro objetivo de continuar entre los ocho primeros puestos de la tabla y jugar el playoff por el título. Y todo ello llegó antes de lo esperado.

Un soberbio triunfo en el Martín Carpena dejaba al CAI Zaragoza a un paso de la meta. Las palabras del entonces capitán de la escuadra rojilla, Pablo Aguilar, destacando el respeto generado por los rivales hacían presagiar un final de temporada brillante. Así fue. Una vez asegurada la participación en el playoff, los de Abós no se conformaron.

De ese modo, el bloque maño terminaba el curso en quinta posición, con 21 victorias en su casillero. Lugar que le emparejaba en cuartos de final con el Valencia Basket. A pesar de la igualdad de la eliminatoria, el conjunto naranja contaba con el factor cancha a su favor.

Brillante Playoff

Nombres como Faverani, Doellman, Ribas, Rafa Martínez o Kelati eran la principal amenaza para los de José Luis Abós. El propio técnico aragonés definía al rival como “un equipo que tanto en Eurocup como en la Liga ha demostrado que es muy duro, muy correoso y que siempre juega con la misma intensidad”.

Durante el campeonato doméstico, ambos se habían repartido el botín. Triunfo de los valencianos en La Fonteta y partido para el CAI en el Pabellón Príncipe Felipe. Con la ausencia de Henk Norel, al que los zaragozanos perdían por lesión, se desplazó el bloque maño hasta tierras valencianas para disputar el primer asalto.

En un partido sin historia, el equipo dirigido por José Luis Abós recibía un duro correctivo en el encuentro inaugural del playoff. Valencia Basket pasaba por encima de un equipo que buscó reponerse rápidamente para igualar la eliminatoria. Fue entonces, con el vestuario aparentemente dolido, cuando llegó el momento mágico de la temporada.

Albert Fontet y Jon Stefansson durante esta pretemporada
Albert Fontet y Jon Stefansson durante esta pretemporada

En un choque histórico, ambos conjuntos ofrecían un espectáculo sin precedentes con tres prórrogas incluidas. Tras ellas, el CAI Zaragoza salía victorioso en un final trepidante en el que el marcador del Príncipe Felipe reflejaba 122-120. Los rojillos forzaban el tercer duelo después de ofrecer, según Abós, un “baloncesto con mayúsculas”.

No bajaría su nivel en Valencia y el bloque aragonés cerraba un estelar triunfo para conseguir su billete a las semifinales del playoff. El derroche competitivo y de orgullo de los zaragozanos ofrecía la inolvidable ocasión de medirse al Real Madrid de Pablo Laso con la licencia para seguir soñando todavía intacta.

Los caístas metían el miedo en el cuerpo de los blancos, a pesar de caer en la capital de España por 84-76. Días más tardes, ambos volvían a enfrentarse en otra victoria de los merengues. Un 0-2 que no frenaba el orgullo e ilusión de los maños por forzar el cuarto partido de la eliminatoria.

No pudo ser, pero la fiesta del feudo aragonés todavía permanece en la retina de los casi 11.000 espectadores que se dieron cita en el pabellón. Al grito de "Campeones, campeones", se despedía la afición rojilla de una campaña histórica para el club. Además, el capitán Pablo Aguilar y Sam Van Rossom también disfrutaban de un momento tan especial como emotivo en su último choque como caístas.

Novedades en la plantilla

Después de un curso inolvidable, Willy Villar y José Luis Abós se ponían manos a la obra para diseñar otro bloque competitivo, fiable e ilusionante. La salida de hombres importantes en el vestuario zaragozano como Pablo Aguilar o Sam Van Rossom dejaba huella en el corazón caísta.

Sin embargo, el club maño también confirmaba la presencia de jugadores que habían enamorado al Príncipe Felipe. Michael Roll, Pedro Llompart, Jon Stefansson, Rudez o Albert Fontet seguían a las órdenes de José Luis Abós. Además, las incorporaciones subían también el nivel de la plantilla.

Los georgianos Shermadini y Viktor Sanikidze, Tabu y Pere Tòmas reforzaban las filas aragonesas para el curso 2013-2014. Caras nuevas para afrontar una exigente temporada con dos competiciones de alto nivel en un calendario muy comprimido. La Liga Endesa y la Eurocup aterrizaban en la capital del Ebro.

José Luis Abós durante una rueda de prensa
José Luis Abós durante una rueda de prensa

Pase en la Eurocup y objetivo copero vivo

Ya en la nueva campaña, no ha sido fácil para el CAI Zaragoza hacer frente a dos partidos por semana. A pesar de algún tropiezo inesperado en la competición doméstica, los de José Luis Abós se mostraban sólidos en su exhibición europea. En el grupo, Alba Berlín, Gravelines Dunkerque, Telekom Baskets Bonn, Virtus Roma y Belfius Mons.

El conjunto zaragozano lograba meterse como tercero. Un balance de seis triunfos y cuatro derrotas como bagaje permitía a los caístas avanzar a la siguiente ronda. En ella, el equipo maño tendrá que verse las caras con Lirtuvos Rytas, Besiktas y Cedevita. Los rojillos jugarán su primer encuentro del grupo el día 7-8 de enero.

En lo que a la Liga Endesa se refiere, inicio dubitativo de los de José Luis Abós. Además, las derrotas ante Gran Canaria y en el feudo zaragozano contra el Gipuzkoa Basket complicaban la presencia del CAI en la Copa. Sin embargo, el vital triunfo cosechado en el Martín Carpena provocaba que el vestuario todavía no renuncie a nada y se vea con opciones de estar entre los ocho mejores.