aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Sábado, 3 de diciembre de 2016
Sociedad
Luis Miguel Gabás

3/1/2014

Da Silva mandó un whatsapp a una amiga en la mañana que desapareció
La Policía Nacional continúa la investigación para dar con el paradero del joven desaparecido durante la Nochevieja de Zaragoza. Según fuentes consultadas, Víctor da Silva fue visto por un testigo caminando por la calle Pablo Ruiz Picasso. Asimismo, mandó un whatsapp a una amiga de Valencia en el que no advertía de ningún peligro a las 09.45 horas.

Zaragoza.- Las vías de investigación sobre el paradero de Víctor da Silva, el joven de 19 años desaparecido durante la Nochevieja zaragozana, se amplían. La Policía Nacional no cierra ninguna hipótesis, después de que el teléfono móvil le localice sobre las 12.00 horas en la avenida Cataluña, es decir, muy cerca de su domicilio.

El estudio de su teléfono móvil por parte de la Brigada de Homicidios de la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Aragón ha sido clave para saber que, este estudiante de Administración y Dirección de Empresas, llegó a ponerse en contacto con una persona y que salió de la zona en la que desapareció.

En concreto, según fuentes consultadas por ARAGÓN PRESS, Víctor da Silva habría mandado un mensaje de whatsapp a una amiga suya de Valencia sobre las 09.45 horas, en el que no se advertía, en principio, de ningún tipo de peligro. A esto hay que añadir su localización horas más tarde y que un testigo le vio andar por la avenida Pablo Ruiz Picasso.

Asimismo, se le han tomado muestras de ADN a la madre del muchacho, Nelida da Silva, para cotejarlas con unos restos de sangre hallados en la zona de la desaparición.

Todas estas pistas han llevado al Cuerpo Nacional de Policía a suspender, de forma momentánea, el rastreo por las aguas del río Ebro, que realizaron buceadores del Cuerpo de Bomberos en la jornada anterior.

Junto con estas pruebas, la Policía Nacional ha tomado declaración a todos los amigos que compartían fiesta con Víctor da Silva en el Pabellón Ceremonias del Espacio Ebro, situado en el meandro de Ranillas.

El grupo estaba formado por doce personas cuando, según Alejandro, uno de sus amigos, de repente desapareció. Esto fue a escasos minutos de que la fiesta finalizara, sin haberse producido ningún tipo de incidente. Al principio sus compañeros no le dieron importancia, pero sí cuando no volvieron a saber nada de él.

Por ello, se acercaron a su casa y vieron que no había nadie. Ante esto, fueron a la comisaría de la Policía Nacional en el barrio del Arrabal para interponer la correspondiente denuncia.

Víctor da Silva es moreno, mide 1,78 centímetros y vestía un traje oscuro, camisa rosa clarita y una pajarita negra. Sus amigos han colocado carteles por toda Zaragoza para pedir ayuda.

“El dinero que había dejado está todo ahí”

Nelida da Silva ha regresado de Brasil ante la desaparición de su hijo. En declaraciones en AragónTV, esta mujer ha descartado que se haya ido de casa porque “el día 7 tenía un examen, estaba estudiando y ahí tiene sus libros”.

Asimismo, ha señalado que no falta nada de su casa “salvo su documentación y un par de zapatos”, pero que no ha echado de menos ningún objeto, ni tampoco “el dinero que yo le había dejado, está todo ahí”.

Da Silva ha hecho un llamamiento para que cualquier persona que le vea o se acuerde de algo colabore con la Policía Nacional y llame al 091.