aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil widget Goggle + Aragón Digital
Miércoles, 26 de noviembre de 2014
Economía
Emilio César Mera Gallego

28/7/2013

Leche Pascual mantiene contactos con alguna compañía interesada en la reapertura de la embotelladora de Graus
El Grupo Leche Pascual está en conversaciones con alguna compañía interesada en la reapertura de la planta embotelladora de Graus, que cerró sus puertas en junio del año 2009. El Gobierno de Aragón ha mostrado su voluntad de encontrar alguna empresa que quiera volver a poner en funcionamiento la empresa.
Imagen de una de las plantas de Leche Pascual. Foto: Web Grupo Leche Pascual
Imagen de una de las plantas de Leche Pascual. Foto: Web Grupo Leche Pascual

Zaragoza.- El Gobierno de Aragón ha desvelado que existen conversaciones entre el Grupo Leche Pascual y alguna compañía interesada en la reapertura de la planta embotelladora de Graus, tal y como ha explicado el Ejecutivo en una respuesta parlamentaria al diputado de CHA Joaquín Palacín.

No obstante, el Ejecutivo autonómico no ha querido desvelar más detalles de este proceso ya que las conversaciones “se están llevando a cabo bajo la confidencialidad lógica y necesaria en estos procesos”.

La voluntad del Gobierno de Aragón es encontrar alguna empresa que tenga interés en volver a poner en funcionamiento esta fábrica y para ello ya ha mantenido reuniones con la compañía propietaria.

Desde el Ayuntamiento de Graus han asegurado que estarían dispuestos a dar todo tipo de facilidades, incluso fiscales, para la reapertura de la factoría y ha recordado que la planta no está desmantelada ya que se realizan labores periódicas de mantenimiento y cuenta con la maquinaria y los permisos administrativos necesarios.

La planta del Grupo Leche Pascual cerró sus puertas en junio del año 2009, lo que supuso el despido de una treintena de personas. En julio de ese mismo año, la titular del aprovechamiento para agua mineral natural solicitó la suspensión temporal de los trabajos, fundamentando la petición en que la merma en la venta del producto como consecuencia de la crisis de mercado hacía “insostenible” el desarrollo de la actividad desde el punto de vista económico.

En noviembre de ese mismo año, la Dirección General de Energía y Minas del Gobierno de Aragón atendió la solicitud presentada y resolvió paralizar temporalmente este aprovechamiento.