aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Viernes, 9 de diciembre de 2016
M. Ambiente
María del Carmen Ugarriza Hernández

18/6/2013

Más de 300 desalojados y cuantiosos daños producidos por el desbordamiento del Ésera
Las fuertes lluvias registradas han provocado el desbordamiento del río Ésera, lo que ha obligado a desalojar a más de 300 vecinos de las localidades de Benasque y Castejón de Sos. La crecida ha causado cuantiosos daños y ha dejado a varias poblaciones aisladas. La UME se ha desplazado hasta la zona para establecer un puesto de mando.

Zaragoza.- Más de 300 vecinos de Benasque y Castejón de Sos desalojados de sus casas, municipios aislados y daños “cuantiosos” es el balance provisional que han dejado las fuertes lluvias registradas durante la noche de este lunes y todo el martes y que han provocado la crecida del río Ésera. La Unidad Militar de Emergencias ha tenido que desplazarse hasta la zona para establecer un puesto de mano.

En Benasque, el río se ha desbordado el mediodía de este martes inundando varias calles del municipio, por lo que el Ayuntamiento ha ordenado el desalojo de la plaza Mayor y la avenida de los Tilos evacuando a unos 90 vecinos que pasarán la noche en el pabellón polideportivo que el Ayuntamiento ha habilitado con víveres, mantas y grupos electrógenos.

Está previsto que como medida de precaución duerman también en el complejo otros vecinos que voluntariamente han dejado sus casas, ha explicado el primer teniente de alcalde, Javier Abadía, en declaraciones a ARAGÓN PRESS.

También han sido desalojadas una quincena de familias de la urbanización de viviendas La Granja, cercana al cauce del río, donde, además, ha resultado dañado un puente por la crecida.

Un muro de contención ha cedido por la fuerza del agua y ha provocado que la parte trasera de un edificio de tres viviendas “se haya venido abajo”, aunque “de momento” no hay riesgo de derrumbe, ha señalado Abadía, quien ha avanzado que los daños son “cuantiosos” en un balance provisional.

El Ayuntamiento ha advertido de que el agua no es apta para el consumo humano y de que se ha cortado el suministro porque “el agua se ha llevado las tuberías”, ha apuntado Abadía. Por razones de seguridad, hay varios transformadores de luz que no están operativos y los que sí lo están se han asegurado con tierra y grava para evitar que el municipio quedase completamente a oscuras.

Desde primera hora de la mañana, la crecida ha dejado cortados dos tramos de las carreteras A-139 y N-260 entre Campo y Castejón de Sos, así como entre Eriste y Benasque, quedando estas localidades aisladas. La carretera de Benasque a Cerler permanece cortada al hundirse la calzada.

La lluvia también ha tenido en alerta a los vecinos de Castejón de Sos (Huesca), donde el Ayuntamiento ha desalojado la mayor parte de los locales públicos cercanos al cauce del río que a las 19.00 horas bajaba a 270 metros cúbicos por segundo a su paso por esta localidad, según la Confederación Hidrográfica del Ebro.

El alcalde del municipio, José Manuel Abad, ha apuntado que se ha trasladado a las personas que estaban en el camping y en la escuela infantil a un centro cultural del municipio y se ha desalojado la gasolinera por su proximixidad al río. También se ha suspendido la ruta de transporte escolar.

Además, se han evacuado El Refugio de Pineta y varias casas próximas a la ribera del Ésera en Eriste. Una decena de personas que se encontraba realizado acampada libre entre Benasque y Llanos del Hospital están aislados a la espera de que bajen el nivel de las aguas, pero en condiciones de seguridad, según han informado fuentes del Gobierno de Aragón.

Efectivos de la UME se han dirigido a mitad de la tarde de este martes a Benasque con dos equipos de achique para intervenir ante el desbordamiento del río Ésera. Un helicóptero y seis autobombas, dos nodrizas y dos embarcaciones están interviniendo.

En Castejón de Sos se ha instalado el puesto de mando avanzado del 112 y un puesto de Cruz Roja. En esa misma localidad y en Benasque, además, están trabajando bomberos, Guardia Civil y Protección Civil.

La crecida también ha llegado al municipio de Graus aunque sin causar incidencias, según su alcalde, José Antonio Lagüens. Tan sólo se ha desalojado a personas que estaban en el camping y que han sido trasladados a la cafetería donde van a estar “más seguros y más cómodos”, ha apuntado.