aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil widget Goggle + Aragón Digital
Domingo, 23 de noviembre de 2014
Economía
Luis Miguel Gabás

6/2/2013

"El principal escollo son los bancos porque me siguen pidiendo naves como aval cuando tengo patentes"
El gerente de AlphaSip -empresa que desarrolla nanotecnología-, Miguel Roncalés, reconoce la importancia de mirar al mercado exterior para que una compañía crezca. Roncalés resalta que España tiene que cambiar su forma de ver las cosas para que el capital vuelva a fluir.

Zaragoza.- Chips de seguridad y diagnóstico médico. Parece ciencia ficción, pero AlphaSIP sabe que no lo es. Esta compañía afincada en Zaragoza desde 2008, aunque sus agentes están en constante movimiento, desarrolla esta tecnología que pretende mejorar el diagnóstico médico. Su gerente, Miguel Roncalés nos descubre la importancia del I+D+i en estos momentos convulsos en los que no hay tanto movimiento de capital.

Pregunta.- AlphaSIP es una empresa que se dedica Bio-nanotecnología centrada en el diseño, producción y comercialización de dispositivos de diagnóstico médico. El sector de la salud es muy amplio. ¿A qué se dedica concretamente?
Respuesta.- Trabajamos mucho en el mundo de las emergencias, ya que pensamos que es fundamental la velocidad de respuesta. Por ello, nos hemos centrado en temas como la trombosis, un infarto o en con cosas relacionadas como los accidentes de tráfico en carretera, a través del CocaChip que permite descubrir si el conductor ha consumido la sustancia que da nombre al aparato.

El próximo de los productos que vamos a lanzar al mercado va a estar ligado a los niños pequeños, a los bebés y a gente que está teniendo problemas con el neumococo. Nuestro chip va a permitir medir en el momento si tiene o no meningitis y de qué tipo es. De esta forma conseguimos identificar rápidamente la bala, que sería el medicamento, con el que atacar al virus.

P.- Entiendo que el incremento de la esperanza de vida obliga a la industria sanitaria a innovar de una forma constante. ¿Existen muchos retos?
R.- Detrás de la esperanza de vida está el aumento de la calidad de vida. La gente mayor es cada vez más activa y viaja más, por lo que piensa: “No tengo que estar esclavizada a un centro de salud”. Por ello, es muy importante tener un botiquín de viaje en el que te llevas el sintrón o el adiro también te puede llevar unos chips para evitar, por ejemplo, una embolia en el avión.

Roncalés reconoce la importancia de mirar al mercado exterior para que una compañía crezca
Roncalés reconoce la importancia de mirar al mercado exterior para que una compañía crezca

P.- Me imagino que el principal de cara a la viabilidad económica de la empresa es el tema de las patentes hasta que el producto se consigue implantar. ¿Es duro este proceso?
R.- En nuestro caso somos muy afortunados porque, por ejemplo, una de las personas con la que monté la empresa inscribió directamente 120 patentes y otros con 14 ó 16. ¡Tenemos gente con una capacidad muy buena de licenciar patentes! Es muy importante el saber rodearte de gente ligada al mundo de la investigación y al mundo de la ciencia y así proteger lo que investigas. Esto nos da una fortaleza brutal a la hora de movernos por el mundo, ya que las compañías pequeñas no suelen hablar de igual a igual con grandes y nosotros sí lo hacemos gracias al cuerpo de patentes que tenemos detrás.

Nosotros apoyamos la innovación abierta, es decir, que yo puedo tener una pequeña solución, que es parte de un esquema mayor, y el hecho de cooperar con empresas más grandes nos permite hace proyectos robustos.

P.- Imagino que en cuanto se aprueba la patente son todos beneficios…
R.- Los emprendedores siempre caminamos en el filo, ya que siempre tenemos que afinar gastos e impulsar la confianza en el equipo. Esto pasa porque en España hay una falta estructural de fondos para potenciar la innovación. Por ejemplo, uno de nuestros socios en Boston de electrónica flexible acaba de recibir 10 millones de dólares. A partir de ahí hemos apostado por tener presencia en Boston y en San Francisco y así obtener algún beneficio en este sentido, además de demostrar que la tecnología española se puede vender fuera. Hay que mirar al mercado exterior.

P.- ¿Con cuántas trabaja Alphasip?
R.- Con una spin-off de Harvard tenemos 400 patentes licenciadas y propias siete.
También hay que saber que hay muchas que no se patentan para poder tener mejor viabilidad comercial.

P.- Uno de las especialidades, si así me permite decirlo, es el tema de la seguridad. Prueba de ello es el CocaChip: Test Rápido de Drogas y CardioChip: Test Rápido de Trombosis Venosa Profunda. ¿Costó mucho llegar a ellos? ¿Cómo está siendo la implantación de los mismos?
R.- Hemos sido afortunados con esos dos productos. De hecho, con el CocaChip hemos tenido la suerte de estar con la Policía y así tener una mejor adaptación del diseño para que sea un sistema robusto e higiénico. En cuanto al CardioChip vamos más paso a paso porque en el sector de la sanidad los productos tienen una mayor maduración hasta que se implantan. Por ello, estamos trabajando en hospitales como el Miguel Servet de Zaragoza o La Paz de Madrid. Esto ya lo sabíamos, así que fuimos espartanos a nivel de gasto. Parte del problema que tiene la nanotecnología es que puedes hacer tantas cosas, que lo mejor es hacer una cosa y luego otra.

P.- Es momento de crisis económica y aunque el I+D+i se vea como el camino para la salida de la misma esto choca con la política de austeridad. ¿Es fácil la comercialización de estos productos?
R.- Desde Bruselas se está apostando por la compra pública innovadora, es decir, que parte de los productos europeos sean realizados en procesos públicos al estilo americano. Por ejemplo, el Departamento de Defensa de los EEUU encarga un chip para la gente que tiene una hemorragia masiva y ellos al cabo del año dos del proyecto te van a comprar tres o cuatro millones de euros para uso suyo y quizá a veces te sacan algún tipo de royalties.

Miguel Roncalés asegura que
Miguel Roncalés asegura que "los españoles somos muy buenos en momentos turbulentos"

Para mí el principal escollo son los bancos, porque muchos me siguen pidiendo naves y yo les contesto que tengo patentes. Su contestación es que son intangibles, pero creo que es más un local en La Almunia de Doña Godina. En España tenemos unas infraestructuras muy buenas, hay muchísima formación y nos falta paciencia y resistir. Creo que los españoles somos muy buenos en momentos turbulentos.

P.- Y aunque sea un poco comprometida esta pregunta… ¿más en la sanidad pública o en la privada?
R.- Por nuestro tipo de producto nosotros vamos más hacia lo público y la sanidad en nuestro país apuesta mucho por la innovación. No obstante, te podría que el sector privado es más receptivo a incluirlas porque tiene mayores flexibilidades de decisión.

P.- Volviendo a la producción. ¿Se necesitan grandes cantidades de inversión no?
R.- Puedo decir que estamos satisfechos que en las últimas convocatorias se han presentado 900 proyectos y nosotros nos hemos quedado en primera y en cuarta posición por delante de las compañías del Ibex35. Eso sí creo que hay que correr riesgos y no sólo depender de subvenciones.

P.- ¿Qué equipo humano está detrás de AlphaSIP?
R.- Unas treinta personas, pero en plantilla doce. Seguimos buscando talentos porque estamos creciendo. El reto es hacer un mundo mejor, porque cuando montamos la compañía ya dejamos claro que una parte de los beneficios va para reforestar y también para investigación en oncobásica.

P.- Por último, tengo la costumbre de preguntar a empresarios sobre cómo ve esta crisis económica. ¿Espera que este 2013 sea el del comienzo de la salida?
R.- No. Para salir de una crisis que son ciclos largos tienes que cambiar la tendencia. Creo que algunos sectores empiezan a notar un punto de inflexión, pero aún queda bastante. Además, pienso a nivel de la calle se tienen que asumir los cambios y ser más austeros y trabajadores.