aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil
Lunes, 15 de octubre de 2018
Deportes

3/9/2012

El CAI Zaragoza estrena un espectacular videomarcador

El Pabellón Príncipe Felipe disfrutará a partir de ahora de un espectacular videomarcador de 14,5 metros de superficie total que se estrenará en la próxima Supercopa Endesa. Así, el CAI Zaragoza se pone a la altura de los clubes más grandes de la competición con una tecnología de Mondo Ibérica que promete un gran show.
Francisco Javier Castarlenas Vaquero
Cuatro pantallas en las que ver repeticiones o la peculiar "kiss cam"
Cuatro pantallas en las que ver repeticiones o la peculiar "kiss cam"

Zaragoza.- Modernidad, fidelidad e igualarse a los más grandes. Son parte de los objetivos que conseguirá el CAI Zaragoza con la instalación de un espectacular videomarcador instalado en el techo del pabellón, fortaleciendo así el concepto de show que marca el baloncesto moderno. Encargado a Mondo, el Príncipe Felipe estrenará su nueva pantalla en la próxima Supercopa Endesa, a partir del 22 de septiembre.

En aspectos técnicos, está formada por cuatro videopantallas full-color de 5x2,80 metros que ocupan una superficie total de 14,5 metros. Además, se mejora la nitidez de la imagen con respecto a las pantallas tradicionales gracias a los más de un millón de leds que posee la tecnología. Importante, tal y como aseguran desde Mondo, el bajo consumo y su coste reducido, obteniendo una vida útil de 100.000 horas de funcionamiento.

El CAI Zaragoza y su afición disfrutarán por tanto de repeticiones, los mejores vídeos, incorporando el componente social de imágenes de las gradas y la “kiss cam”, que triunfa en la NBA. También se ofrecerán, además de los marcadores deportivos del encuentro que se está viendo, los resultados en tiempo real de los que se disputan en otros pabellones.

En la actualidad es utilizado por el Real Madrid, Estudiantes, Caja Laboral, Bilbao Basket o Unicaja de Málaga con gran éxito. “Es otro asunto que otros grandes clubles tenían y el CAI Zaragoza siempre ha trabajado para tenerlo”, ha explicado el presidente, Reynaldo Benito. “Se han dado las circunstancias por la labor de tres partes, Mondo Ibérica, Ayuntamiento y el CAI, en un paso más para seguir creciendo en lo deportivo e institucional”, ha añadido en la firma del convenio.

El propio Benito ha asegurado que son apuestas que “la propia afición y el club merecen”, además de servir para “fidelizar a la entidad y colocarla al nivel de las más grandes”. Como representante del Ayuntamiento, el consejero de Acción Social y Deportes, Roberto Fernández, ha destacado “los esfuerzos notables” realizados por el CAI para estar a la cabeza en lo deportivo y también en instalaciones. Además, el director general de la empresa Mondo Ibérica, Santiago Palomera, ha indicado que las obras comienzan el próximo 10 de septiembre en un pabellón que ha definido “de gran reputación a nivel internacional”. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
Sí, acepto la política de privacidad de Actualidad Media S.L.
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Antonio Coscollar Santaliestra

Antonio Coscollar Santaliestra

Con Sender en el camino

Según Ramón J. Sender, no pasamos de aficionados: la vida es tan corta que no da para más, excepto para los héroes, los santos y los guerreros. Creía Sender que cuantos más años cumplimos, antes nos damos cuenta de que la misión de una buena persona, incluso de un político (porque ambas cosas pueden darse en un mismo espíritu), esa misión, decía, es cumplir con nuestro deber, que es hacer bien nuestro trabajo y no traicionar la palabra dada. Dudaba de que hubiera otro quehacer que tuviera mayor importancia.