aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 23 de enero de 2018
Bona

16/9/2009

Al descubierto la antigua mezquita mudéjar de Calatorao

Durante este verano se ha recuperado definitivamente uno de los lugares más interesantes de Calatorao. Fue conocido durante muchos años como el Hospital de Peregrinos, pero hace unos años se descubrió que conservaba algo más. Dentro del edificio se intuían otros restos ocultos que el tiempo había conservado. Un arco con forma de herradura señalaba para los ojos que lo supieron ver, que ese edificio había sido además una antigua mezquita mudéjar.
Redacción

Durante este verano se ha recuperado definitivamente uno de los lugares más interesantes de Calatorao. Fue conocido durante muchos años como el Hospital de Peregrinos, pero hace unos años se descubrió que conservaba algo más. Dentro del edificio se intuían otros restos ocultos que el tiempo había conservado. Un arco con forma de herradura señalaba para los ojos que lo supieron ver, que ese edificio había sido además una antigua mezquita mudéjar.

Ahí saltó la noticia como hace muchos años también pasó en Torrellas y en el barrio de Tórtoles en Tarazona, donde también se encontraron dos antiguas mezquitas. En Tórtoles, además de inscripciones árabes, apareció muy bien conservado el mihrab y una techumbre mudéjar decorada. Pero lamentablemente no ha tenido tanta suerte como la de Calatorao porque a fecha de hoy aún no se ha concluido su restauración.

Con buena intuición, la asociación cultural Barbacana de Calatorao tomó cartas en el asunto y buscaron asesoramiento científico en el profesor de la Universidad de Zaragoza Bernabé Cabañero quien habla así del edificio en un artículo:

“La razón de ser de este pequeño artículo nos llena a todos de alegría, la Asociación Cultural Barbacana -que viene trabajando desde hace años de manera tan fructífera en esta localidad- ha conseguido demostrar que el edificio conocido como Hospital de Peregrinos sito en la calle Murillo, número 6, es en realidad un edificio único en la región y mucho más antiguo de lo que se pensaba, puesto que se trata en realidad de la mezquita mayor utilizada por la comunidad mudéjar de Calatorao en la segunda mitad del siglo XV. Junto a la sala de oración mudéjar ha llegado hasta nosotros una pequeña casa, que era utilizada en su planta baja como escuela coránica o madrasa y en la planta superior como vivienda del imán. Todo ello ha llegado hasta nosotros prácticamente íntegro y en un estado de conservación bastante bueno, si bien, es sumamente urgente la consolidación inmediata de las pinturas al fresco y los graffiti de la madrasa, pues si no se perderán irremediablemente”.

Y el tiempo les ha dado la razón gracias a la iniciativa de la asociación, que ha trabajado sin cesar hasta ver la antigua mezquita completamente restaurada y conservada para el patrimonio aragonés. La asociación ha contado con financiación del Ayuntamiento, la Diputación Provincial de Zaragoza y la comarca de Valdejalón. La mezquita, ubicada en la calle del Murillo, puede visitarse los sábados de 18.00 a 21.00 horas. Aunque también se puede contactar previamente con el teléfono del ayuntamiento.

Artículo completo de Bernabé Cabañero Subiza sobre la mezquita de Calatorao:

http://www.calatorao.net/V_DIRECTORIO_BARBACANA/publicaciones/programasfiestas/fiestas2002.htm

javier.bona@gmail.com

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Los Austrias", de José Luis Corral
Carlos Álvarez de Eulate

Carlos Álvarez de Eulate

Tirarse al paso de cebra

Es un hecho innegable. Los peatones de siglo XXI ya no cruzan los pasos de cebra. Se tiran a ellos con total impunidad entusiasta. Lejos han quedado los años en los que permanecían quietos en el borde de la acera, avisando de su intención a los conductores. Ahora se tiran, literalmente.