aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Domingo, 24 de septiembre de 2017
Zaragoza

22/6/2009

El déficit de ingresos por actividades urbanísticas crea un agujero de 70 millones en las cuentas del Ayuntamiento según CHA

CHA calcula que las cuentas del Ayuntamiento de Zaragoza tiene un agujero de 70 millones de euros por la mala previsión de ingresos por actividades urbanísticas. En concreto, Juan Martín ha apuntado que sólo en materia de venta de suelo el Consistorio calculó ingresar 136 millones en tres años y sólo ha recaudado 67.
Javier Lasheras Muro
Martín ha informado de la escasa ejecución de los presupuestos relacionados con la actividad urbanística
Martín ha informado de la escasa ejecución de los presupuestos relacionados con la actividad urbanística

Zaragoza.- Chunta Aragonesista calcula que las cuentas del Ayuntamiento de Zaragoza sufren un “agujero” de 70 millones de euros por la maña presupuestación realizada por el equipo de gobierno en materia de ingresos relacionados con la actividad inmobiliaria. En concreto, el concejal nacionalista Juan Martín ha advertido que, sólo en materia de venta de suelo, el Consistorio preveía ingresar 136 millones de euros desde el ejercicio 2007 y sólo ha recaudado 67.

Martín ha apuntado que, por ejemplo en el impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana el Consistorio sólo ha recaudado en lo que va de año el 30% de lo previsto para todo el año, a pesar de que ese cálculo ya había bajado un 30% respecto al ejercicio anterior. El caso es más llamativo en partidas como multas por infracciones urbanísticas, en donde sólo se ha ingresado el 0,65% de la partida anual, y, especialmente, en aprovechamientos urbanísticos o venta de solares, en donde la recaudación no llega ni al 0,1% de lo presupuestado para todo el 2009.

El concejal de CHA se ha quejado de que estas malas previsiones obligan al Consistorio a reducir el porcentaje de ejecución de inversiones. “Lo llamativo es que el alcalde sigue vinculando los grandes proyectos de la ciudad a la venta de suelo”, ha lamentado. Por eso, Juan Martín ha apuntado que estas iniciativas están “cuestionadas” y ha propuesto a Belloch que negocie con las aportaciones del Gobierno autonómico y central.

Agua de Yesa

Por otro lado, CHA presentará en el pleno del próximo lunes una moción para que el agua que llega a Zaragoza sea 100% del Pirineo y no mezclada con la del Canal. “Hay una razón política para que no recibamos agua de Yesa y es que se está usando a los ciudadanos de Zaragoza, cuyo abastecimiento de agua es prioritario a usos agrícolas e industriales, como rehenes del recrecimiento de Yesa”, ha denunciado. Para Juan Martín, no es necesaria esta obra para que llegue agua de calidad a la capital aragonesa. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Después del amor", de Sonsoles Ónega
Francisco Javier Aguirre

Francisco Javier Aguirre

Fanatismos

Uno de los riesgos que tiene cualquier ser humano es caer en el fanatismo. Puede resumirse este estado mental y emocional diciendo que supone la adhesión incondicional a una causa, de la que pueden derivarse actitudes conflictivas y violentas. El fanático está convencido de que su idea es la mejor y la única válida, por lo que menosprecia las opiniones y las posturas de los demás, a quienes, por si fuera poco, trata de imponer las suyas.

Los blogs de nuestros colaboradores
Un paisaje, Una mirada
Por Ramón Tejedor
Alto valle de Hecho. Pirineo aragonés.
Desafía tu mente
Por Virginia Coscollar Escartín y Antonio Coscollar Santaliestra