aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil widget
Viernes, 25 de julio de 2014
Deportes

20/11/2008

La estación de esquí de Astún abre sus pistas este fin de semana

Del 22 y 23 de noviembre, la estación de esquí del valle de Astún abrirá sus puertas este fin de semana. Sin embargo, las instalaciones no abrirán de manera continuada hasta el 29 de noviembre. La previsión es poner en marcha un 60% de pistas y kilómetros esquiables.
Redacción

Zaragoza.- La estación de esquí del valle de Astún se une este fin de semana, 22 y 23 de noviembre, a las demás estaciones del territorio aragonés para abrir sus instalaciones para los esquiadores.

Posteriormente, Astún mantendrá las pistas cerradas al público hasta el próximo sábado, 29 de noviembre. Si el tiempo lo permite, la nueva temporada 2008-2009 en el valle de Astún no arrancará hasta a finales de noviembre.

Actualmente, los espesores oscilan entre 15 a 100 centímetros de nieve. La previsión es poner en marcha un 70% de los remontes y aproximadamente un 60% de pistas y kilómetros esquiables. 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
José Carlos Fuertes Rocañín

José Carlos Fuertes Rocañín

El Síndrome de Magaluf

Cuando redacto estas líneas, me encuentro en la cálida y siempre fascinante isla de Palma de Mallorca participando en unos cursos de verano sobre inteligencia emocional a los que la UNED ha tenido a bien invitarme. Y un día sí y otro también, observo cómo aparecen en la prensa local noticias esperpénticas, a la vez que preocupantes, sobre el llamado“turismo de borrachera”, el sexo desenfrenado y compulsivo, el “balconing” mortal y el “jolgorio” nocturno, que parece ser que es lo que “mola” entre una buena parte de los turistas, muy jóvenes ellos, que acuden, no a buscar el plácido descanso veraniego, sino el desmadre tosco y la desmesura sistemática.