aragóndigital.es
Síguenos en... Facebook Twitter Canal Youtube RSS Versión móvil Goggle + Aragón Digital
Martes, 23 de enero de 2018
Teruel

10/4/2008

El Museo de Teruel rinde homenaje a Francisco Rallo mostrando, entre otras, ocho obras inéditas

El Museo de Teruel acoge la exposición “El desnudo en la escultura de Francisco Rallo Lahoz, 1972-2006” en la que se muestran, entre otras, ocho obras inéditas del artista aragonés. La exposición, organizada como homenaje a Rallo, visitará otras localidades como Huesca o Alcañiz, ciudad natal del escultor.
Itziar Portuondo Sanz
El autor recibió muchas influencias a lo largo de su carrera
El autor recibió muchas influencias a lo largo de su carrera

Teruel.- El Museo de Teruel acoge la exposición “El desnudo en la escultura de Francisco Rallo Lahoz, 1972-2006” con la que se pretende homenajear a uno de los más grandes escultores aragoneses del siglo XX, y en la que se recogen ocho obras inéditas del creador.

El tema principal de la exposición, compuesta por un total de 40 piezas, es el desnudo femenino, realizado en distintos materiales como el alabastro, la madera, el barro o el metal, lo que demuestra el perfecto dominio de Rallo sobre cualquier tipo de material.

En las distintas obras que componen la muestra se puede apreciar el alargamiento de las figuras, lo que les confiere un aire espiritual. Además de esto, el artista ha sabido a través de su mirada captar toda la belleza y la magia de los momentos íntimos femeninos. También podemos observar en la exposición, obras muy depuradas con tendencias a la abstracción, lo que demuestra que pese a ser un escultor figurativo, Rallo también jugó con la experimentación en su obra.

El artista alcañizano siempre se sintió muy unido a la provincia, por ello, y cómo ha dicho su hijo, Paco Rallo, “es una doble satisfacción ver la obra de mi padre en el Museo de Teruel. En primer lugar, porque es la primera vez que se expone tras su muerte, y en segundo lugar por la estrecha relación que tanto yo como mi padre sentimos con esta ciudad, y con el Museo en particular”.

Paco Rallo también ha manifestado que “mi padre siempre vivió de la escultura, con lo difícil que era en su época conseguir esto, y siempre ha sido un escultor de encargo aunque también tiene otra parte más íntima que él definió como autoencargo”.

Muchas influencias en su obra

Durante la muestra se pueden observar todas las influencias que Rallo recibió a lo largo de su extensa carrera profesional, ya que hay obras que recuerdan tallas mesopotámicas o indonesias, y también aparecen referencias al mundo mitológico, aunque siempre muy alejado de los cánones tradicionales.

Ignacio Bernués, comisario de la exposición, ha calificado esta exposición como “una buena oportunidad para que el público descubra todas las inquietudes de este artista”.

La obra permanecerá en Teruel hasta el próximo día 18. Posteriormente, visitará también Huesca, del 23 de mayo al 28 junio, y finalmente Alcañiz, localidad natal del escultor, que acogerá la exposición del 8 de septiembre al 12 de octubre.

La muestra, que ha sido organizada por la Diputación de Teruel, Ibercaja y los Ayuntamientos de Teruel, Huesca y Alcañiz, trata de rendir homenaje a uno de los más grandes creadores aragoneses, autor de obras tan importantes como los retablos de la Puebla de Hijar, Gargallo y Fortanete, o de la Venus de Fuendetodos, propiedad del Museo de Teruel.
 

comentarios
Sin comentarios en la noticia
tu comentario
 

Muchas gracias por tu envío que ayuda a construir Aragón Digital entre todos. El material será revisado en breve para ser publicado cuanto antes. Para cualquier duda, comentario o sugerencia, contacta con nosotros.

Este espacio se rige por unas normas simples con objeto de permitir que cada uno exprese su opinión sin ofender a los usuarios. Por favor, téngalas en cuenta cuando contribuya con la suya.

La semana en imágenes
agenda
Últimos estrenos de cine
Envíanos tus noticias con fotos, vídeos...
Próximo premio: 1 ejemplar de "Los Austrias", de José Luis Corral
Carlos Álvarez de Eulate

Carlos Álvarez de Eulate

Tirarse al paso de cebra

Es un hecho innegable. Los peatones de siglo XXI ya no cruzan los pasos de cebra. Se tiran a ellos con total impunidad entusiasta. Lejos han quedado los años en los que permanecían quietos en el borde de la acera, avisando de su intención a los conductores. Ahora se tiran, literalmente.